Martes, 13 de Abril de 2021

Otras localidades

Robos

La trampa caza-ladrones de un ingeniero: una bomba fétida de purpurina

Mark Rober decidió crear la trampa cansado de que le robaran los paquetes de Amazon

El ingeniero muestra la trampa contra ladrones. / YouTube

Cansado de que un grupo de ladrones robara cada uno de los pedidos de Amazon que los repartidores dejaban en la puerta de su casa, el que fuera ingeniero de la NASA Mark Rober decidió instalar varias cámaras de seguridad en la entrada de su hogar para dar con la identidad de los cacos. De esta manera, Rober descubrió a dos personas que se encontraban tras cada uno de estos robos.

Con las cintas de seguridad en mano, el ingeniero decidió acudir a la policía para denunciar los múltiples robos que había sufrido durante los últimos años. Sin embargo, las fuerzas de seguridad le comentaron que no podían hacer nada por esclarecer el caso porque las imágenes no eran lo suficientemente nítidas como para dar con la identidad de los cacos.

La trampa caza-ladrones

Ante la pasividad de la policía, el ingeniero decidió tomarse la justicia por su cuenta. Por esa misma razón, Rober decidió crear una trampa para dar un escarmiento a los ladrones. Después de seis meses de trabajo, el ingeniero dio por finalizada su bomba fétida casera de purpurina y la probó con el dúo que había estado sus pedidos durante los últimos meses.

La trampa, oculta en una caja de Homepod (el altavoz inteligente de Apple), consistía en cuatro teléfonos inteligentes, una placa de circuitos y 453 gramos de brillantina. Tal y como explica en su vídeo, la bomba casera contenía un acelerómetro para detectar el movimiento y recibía señales de GPS para verificar si alguien había movido el paquete de su lugar. De esta manera, cada vez que la trampa se movía, los teléfonos empezaban a grabar.

Un paquete enviado por Kevin McCallister

Después de confeccionar la trampa, el ingeniero programó la bomba de brillantina para que se activara cuando los ladrones abrieran el paquete en el que estaba oculta. Medio kilo de brillantina que estaba en una taza que giraba sobre un motor y salía expulsada en todas las direcciones. Pero no solo eso. Rober también incluyó varias bombas fétidas dentro del dispositivo, que se activaban cada 30 segundos, para darles su escarmiento a los ladrones.

Cuando tuvo todo listo, Rober dejó la bomba en la puerta de su casa con una etiqueta que decía que el paquete había sido enviado por Kevin McCallister, en honor al protagonista de la película Solo en casa. Y los ladrones la robaron. Tal y como muestra el vídeo, los cacos cogieron el paquete como en anteriores ocasiones y se subieron al coche con él. Sin embargo, al intentar abrirlo, se encontraron con la sorpresa preparada por el ingeniero.

Tras no soportar el olor y la lluvia de brillantina, los ladrones decidieron tirar el paquete por la ventana. Gracias a la localización GPS de la trampa, el ingeniero pudo recuperar su bomba y emplearla en varias ocasiones contra los cacos. De esta manera, el ingeniero consiguió que los ladrones se lo piensen dos veces antes de robar cualquier paquete que se encuentre frente a su casa.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?