Últimas noticias Hemeroteca

La Justicia española rechaza las peticiones de asilo de decenas de venezolanos

  • La Audiencia Nacional ha rechazado peticiones de asilo de más de 50 venezolanos desde 2017
  • Sólo ha aceptado conceder la permanencia en España por "razones humanitarias" a 24 de ellos

Un grupo de niños juega en una calle el pasado 25 de noviembre de 2018, en el sector de Chacao, en Caracas (Venezuela). / ()

La Justicia española no considera refugiados a decenas de venezolanos que solicitan asilo en nuestro país. En los últimos dos años, la Audiencia Nacional ha rechazado que más de cincuenta venezolanos – algunos alegan ser opositores al régimen de Nicolás Maduro – sean considerados refugiados, admitiendo que una treintena de ellos puedan permanecer en nuestro país por “razones humanitarias” ante el deterioro del país, pero sin encontrar pruebas de la persecución política y paramilitar que la mayoría aseguran sufrir.

Desde principios de 2017, dos secciones de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional han dictado casi medio centenar de sentencias resolviendo casos de más de cincuenta venezolanos a los que el Ministerio del Interior les había denegado cualquier tipo de protección internacional. Los jueces sólo reconocen la condición de refugiada en un caso, negándolo en otras cuarenta sentencias que afectan a más de cincuenta personas reconociendo, eso sí, que a más de veinte personas llegadas de este país se les debe permitir permanecer en España por “razones humanitarias”.

El rasgo transversal que une casi todos los casos estudiados por la Audiencia Nacional es su alegación de tener un nexo con algún grupo de la oposición venezolana. Una costurera, un estudiante de higiene buco-dental metido a misionero, empleados públicos o una trabajadora de la embajada estadounidense que afirman haber sido amenazados, despedidos, atacados por guerrillas e incluso secuestrados por ir a manifestaciones contra el régimen de Nicolás Maduro, ser familia cercana de un dirigente opositor, militar en Primero Justicia, figurar en la ‘Lista Tascón’ o no comulgar con las exigencias del régimen heredado de Hugo Chávez.

Las sentencias de la Audiencia Nacional reproducen los argumentos con los que el Ministerio del Interior les negó el asilo en el primer trimestre del año pasado: no hay pruebas de que hayan sido perseguidos por el gobierno venezolano y si realmente han sido atacados por grupos paramilitares son casos de “delincuencia común” sin vínculos probados con el régimen de Maduro. Para Interior la violencia existente “en algunas zonas” del país no afecta “a toda la población”, así que la situación no es “asimilable a la de un conflicto armado”, y sólo se concede el asilo en el caso de una periodista.

“Razones humanitarias”

Las sentencias llegaban siempre con una negativa hasta el pasado mes de junio, cuando la sección segunda de lo contencioso de la Audiencia Nacional dio un leve giro a su doctrina: no son refugiados pero la situación de profunda crisis en la que está sumida Venezuela justifica que se les autorice la residencia en nuestro país por “razones humanitarias”. Esta residencia se ha concedido a veintiún personas, de las cuales cuatro son menores de edad.

“El regreso a Venezuela en la actual situación del país les pondría en una clara situación de vulnerabilidad, lo que justifica que se autorice su permanencia en España por razones humanitarias”, decía por ejemplo la sección octava en octubre en el caso de un matrimonio con dos hijos menores que pidieron asilo alegando la “escasez de productos de primera necesidad además de la gran violencia y peligrosidad existente” en el país. En otro caso, por ejemplo, explican que “no es descabellado pensar que la crisis sanitaria que vive Venezuela privará al recurrente” de recibir la medicación que necesita.

Venezuela's President Nicolas Maduro (C) arrives at the national assembly in Caracas, July 6, 2015 / Jorge Lopez (REUTERS)

El cambio de criterio que los propios jueces explican en sus sentencias llegó el pasado mes de junio, cuando la sección segunda recibió nueva información de ACNUR y entendía que “procedía que nosotros también cambiaremos nuestro criterio”. Para los jueces, que analizan también información llegada por ejemplo desde Human Rights Watch o la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Venezuela existe “riesgo, conflicto, inestabilidad o peligro para os derechos básicos de la persona”.

Atasco de solicitudes

La avalancha de venezolanos pidiendo asilo en España ha saturado por completo las oficinas del Ministerio del Interior: las cifras del departamento dejan una media de casi 1.700 personas pidiendo asilo cada mes, con 13.445 venezolanos pidiendo asilo en los primeros ocho meses de este año. De las 35 peticiones de 2013 pasamos a que, en tan sólo dos años, los venezolanos se convirtiesen en la nacionalidad que más asilo solicita en España por delante de Siria.

Los casos resueltos por la Audiencia Nacional, por tanto, suponen un porcentaje ínfimo de las solicitudes que llegan a manos de las autoridades españolas: más de 60.000 solicitudes de asilo procedentes de todas las nacionalidades se acumulan en las oficinas a la espera de obtener una respuesta, con las respuestas favorables al asilo suponiendo una minoría. La Comisión Interministerial se ha reunido nueve meses en lo que llevamos de año dejando un balance de 534 solicitudes de asilo aceptadas de más de once mil casos estudiados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?