Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Miles de 'chalecos amarillos' vuelven a salir a la calle en el octavo sábado de protestas

Los primeros altercados se produjeron en las proximidades de la Prefectura de Policía, junto al río Sena, poco después de las 14.00 hora local, al inicio de la marcha entre el Ayuntamiento y la Asamblea Nacional

Los agentes volvieron a recurrir a los gases lacrimógenos y a las cargas para hacer retroceder a decenas de "chalecos amarillos" / ()

Miles de 'chalecos amarillos' participaron este sábado en París en una manifestación, en el octavo sábado consecutivo de protestas en Francia, con enfrentamientos entre una minoría de participantes y las fuerzas del orden. 

Los altercados y los enfrentamientos con la Policía marcaron el octavo sábado consecutivo de protestas de los 'chalecos amarillos' en Francia con manifestaciones que, lejos de ser multitudinarias, degeneraron en violencia en París y en otras ciudades.

En espera de cifras definitivas, fuentes policiales estimaron que hasta las 15.00 horas locales los 'chalecos amarillos' habían reunido a 25.000 manifestantes en toda Francia. La Prefectura de Policía indicó a Efe que fueron 3.500 en la ciudad.

Es un número relativamente pequeño, sobre todo si se compara con los 282.000 que -siempre de acuerdo con las fuerzas del orden- salieron a las calles el 17 de noviembre, en el momento álgido de la protesta.

Pero también duplica los 12.000 del 29 de diciembre hasta las 15.00 horas (habían sido sólo 800 en París), lo que significa que se ha puesto fin al descenso de la movilización registrado en las últimas semanas.

Los primeros altercados se produjeron en las proximidades de la Prefectura de Policía, junto al río Sena, poco después de las 14.00 hora local, al inicio de la marcha entre el Ayuntamiento y la Asamblea Nacional. La Policía respondió con gases lacrimógenos al lanzamiento de piedras y botellas contra los agentes por parte de manifestantes encapuchados.

Pero la situación degeneró unos cuarenta minutos más tarde. Los agentes volvieron a recurrir a los gases lacrimógenos y a las cargas para hacer retroceder a decenas de "chalecos amarillos" que trataban de atravesar el Sena por la pasarela Léopold Sédar Senghor frente al jardín de las Tullerías, fuera del itinerario marcado para la manifestación.

A partir de ahí, mientras los manifestantes se dispersaban, grupos violentos multiplicaron los ataques contra los agentes con todo tipo de proyectiles, las quemas de contenedores, de papeleras, de motos, de coches (e incluso de una gabarra-restaurante amarrada cerca de las Tullerías), en una amplia zona que fue desde el Museo de Orsay hacia el bulevar de Saint Germain.

Precisamente, en ese bulevar tan turístico continuaban las cargas policiales poco antes de las 17.00 hora local contra quienes habían prendido fuego a unas barricadas montadas para obstaculizar el paso por la calle.

Al menos un agente resultó herido al recibir el impacto de una bicicleta lanzada contra él desde varios metros de altura.

Fuera de París, igualmente se produjeron altercados en otras ciudades como en Toulouse, donde algunos manifestantes formaron barricadas en el barrio de Carmes, según la emisora "France Info", en Ruán, en Nantes o en Rennes.

El aumento de los altercados con respecto a las últimas semanas contrastó con la decisión del Gobierno de reducir el dispositivo de seguridad, ya que se desplegaron 1.000 agentes en París y 4.000 en toda Francia. Lejos de los 89.000 que se movilizaron el primer sábado de diciembre.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, publicó en su cuenta de Twitter una foto en la que aparecía reunido en la sede de su departamento con los responsables de las fuerzas de seguridad para una vídeoconferencia con los prefectos (delegados del Gobierno) e hizo un llamamiento "a la responsabilidad y al respeto de la ley".

En la mañana de este sábado, cientos de "chalecos amarillos" habían participado en otra marcha entre la avenida de los Campos Elíseos, donde habían convocado una concentración, y la plaza de la Bolsa, que se desarrolló sin actos violentos y sin choques con la policía.

Se coreaban mensajes contra el presidente francés, como "Macron, dimisión". El nombre del mandatario también aparecía en algunas pancartas, con lemas como "El rey Macron da migas a los mendigos".

El movimiento de los 'chalecos amarillos' -nombre que toman por el color de la prenda reflectante que llevan, obligatoria en los vehículos- surgió de forma espontánea para protestar por el alza de las tasas al carburante y después amplió sus críticas.

Evacuado el portavoz del Gobierno francés por ataque de "chalecos amarillos"

El portavoz del Gobierno francés, Benjamin Griveaux, tuvo que ser evacuado esta tarde por el ataque de un grupo de "chalecos amarillos" al edificio donde se encuentra su despacho, del que también fueron retirados sus colaboradores.

Los atacantes -entre una decena y una quincena- forzaron la puerta con un vehículo de obras que se encontraba en las proximidades y accedieron al patio, donde dañaron dos vehículos, una verja y rompieron varios cristales.

Griveaux, en una breve comparecencia ante la prensa, contó que se encontraba trabajando en su despacho -que se encuentra en el Ministerio de Relaciones con el Parlamento, en la calle de Grenelle- y que fue un responsable de la seguridad el que le avisó de que había que salir, lo que hizo con sus colaboradores por una puerta trasera.

"No se me ha atacado a mí, sino a la República" y "a la democracia", subrayó el portavoz, que consideró lo sucedido "inaceptable e inadmisible", y manifestó su esperanza de que los autores puedan ser identificados gracias a las cámaras de vigilancia para ser detenidos y "castigados". "No cederemos a los violentos ni a los que piden derrocar al Gobierno", señaló en alusión directa al movimiento de los "chalecos amarillos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?