Últimas noticias Hemeroteca

La alianza entre vehículos autónomos y perros robóticos para llevarte los pedidos a casa

Continental llega al CES con una propuesta que pretende mejorar la seguridad en el comercio electrónico

Los perros robóticos saliendo de un vehículo autónomo de Continental. /

El Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas es una feria en la que empresas especializadas en el campo de la tecnología muestran su perspectiva sobre el sector de cara a los próximos años. Desde el MicroLED de Samsung hasta la tecnología 5G pasando por numerosos avances en el materia de realidad virtual, videojuegos e impresión 3D.

Entre estos avances destaca la idea del fabricante de neumáticos Continental, que pretende revolucionar el sector de los repartidores con una flota de perros robóticos entrenados para entregar paquetes puerta a puerta. Mientras que algunas empresas como Amazon apuestan por los drones repartidores, la compañía con sede en Alemania ha desarrollado una alianza entre su vehículo autónomo Continental Urban Mobility Experience (CUbE) y una flota perros robóticos para ofrecer una distribución de productos más eficaz y eficiente.

Adentrándose en el campo de la entrega automatizada

Dos años después de presentar su primer vehículo autónomo, que fue desarrollado como medio de transporte de pasajeros, la compañía entiende que el próximo paso de CUbE pasa por la entrega de mercancías. Tras analizar las estimaciones de mercado, la empresa alemana revela que la necesidad de transportar bienes es incluso mayor que la de transportar pasajeros. Por esa misma razón, Continental pretende extender el propósito de su vehículo para ser todavía más práctico. 

Un vehículo autónomo que no llevará repartidores en su interior, sino que contará con una flota de perros robóticos que entregarán los pedidos puerta a puerta. Después de que el consumidor haya completado su compra, la empresa equipará a sus robots con los paquetes correspondientes y los introducirá en un vehículo autónomo que les llevará hasta sus destinos.

Viajes de ida y vuelta

Cuando hayan llegado a una localización cercana (la idea de la empresa es que los perros no tengan que recorrer distancias superiores a un kilómetro y medio), estos repartidores robóticos se bajarán del vehículo autónomo y se dirigirán a las coordenadas previamente fijadas para entregar el paquete. Después de completar la misión, los perros volverán al punto de encuentro, donde el vehículo autónomo les esperará para volver al almacén.

De esta manera, la compañía pretende mejorar tanto la disponibilidad de los productos como la eficiencia y la seguridad en el ámbito de la entrega de paquetes. Una idea que tal vez nunca llegue a materializarse, pero que nos demuestra que la robótica tiene mucho que decir en el futuro de la entrega de paquetes. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?