Tribunales
Pederastia

Veinte años de cárcel por ciberacosar a hermanos pequeños de sus amigos

Violó a un niño, abusó de otro y pidió fotos sexuales a otros cinco aprovechando que era amigo de sus hermanos mayores

La Fiscalía alerta de la "clarísima tendencia al alza" de delitos de 'child grooming' como éste

Contactaba con menores que ya conocía a través de internet / Getty Images

Un joven madrileño ha sido condenado a veinte años, nueve meses y siete días de prisión por violar, abusar y extorsionar sexualmente a siete niños menores de edad, difundir fotos íntimas de una amiga y tener más de mil archivos de pornografía infantil en su ordenador. El condenado, que está en prisión y ha recurrido su sentencia, captaba a sus víctimas en su entorno más cercano: muchos eran vecinos de la misma urbanización del noroeste de Madrid, hermanos pequeños de sus amigos o alumnos suyos en una escuela de pádel.

Más información

Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid a la que ha tenido acceso la Cadena SER, los hechos se prolongaron durante años hasta su detención en febrero de 2017: el acusado aprovechaba su relación de cercanía con los hermanos pequeños de sus amigos – que tenían entre 13 y 16 años de edad – para entablar contacto sexual con ellos por WhatsApp o Instagram y pedirles fotos y vídeos de carácter sexual a cambio de dinero y otras fotos, amenazando a uno de ellos con hacer públicos los documentos si se negaba a seguir haciéndolo.

Varias de sus víctimas se negaron a hacerlo y llegó a mantener contactos sexuales con dos de los niños llegando a agredir sexualmente a uno de ellos dentro de un coche, con el que había contactado a través de una aplicación. La mayoría de las víctimas no tenían reparo en contactar con él: era amigo de sus hermanos mayores, le conocían de la urbanización e incluso coincidían con él en la piscina jugando a las cartas o al fútbol, según la sentencia.

La Fiscalía pidió para él más de 47 años de cárcel después del juicio y las tres magistradas de la Audiencia de Madrid han optado por imponerle 20 años, 9 meses y 7 días de presidio por un delito de agresión sexual, otro de abuso, nueve delitos contra la libertad sexual, otro contra la intimidad y un último de pornografía infantil relativo a los 1.100 archivos de pornografía infantil – muchos de ellos fotos de niños que conocía – que la Guardia Civil encontró en su ordenador.

Era “plenamente consciente”

La sentencia, que ha sido recurrida por el acusado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, también incluye indemnizaciones para sus víctimas que suman 25.500 euros y la prohibición de trabajar con niños durante los próximos 58 años. El joven, que en la actualidad tiene 23 años, reconoció “parcialmente” los hechos durante el juicio y los testimonios de las víctimas “son todos creíbles”, según el tribunal. “Era plenamente consciente de que se trataba de menores”, dicen las juezas, asegurando además que “no hay motivos para dudar” del testimonio de todas sus víctimas.

Investigación de 'child grooming' en Murcia

Investigación de 'child grooming' en Murcia / Ministerio del Interior

La resolución relata cómo el acusado, que lleva en prisión desde su detención en febrero de 2017, manipulaba a los menores para conseguir imágenes de contenido sexual y encuentros de carácter sexual “poniendo con ello en peligro su bienestar psíquico y desarrollo personal”, descartando en base a informes médicos que padezca ningún tipo de trastorno. La sentencia también declara probado que robó imágenes íntimas de una amiga suya, también vecina, para usar como moneda de cambio con los niños de su urbanización y conseguir más fotos de sus víctimas.

Child grooming y sexting

En su sentencia, las tres magistradas explican que la conducta de este joven puede encuadrarse en el conocido como ‘child grooming’, que “se realiza a través de internet, teléfono o cualquier otra tecnología” y contacta con un menor para terminar teniendo un encuentro sexual con él. También lo cometió en la variante conocida como ‘sexting’ ya que conseguía material pornográfico de los menores: “El embaucamiento se produjo, no existe duda” y en algunos casos consiguió las fotos ya que “se aprovechó claramente de la inexperiencia del menor y la inmadurez del mismo”.

Son ramas de la delincuencia sexual contra menores perpetrada a través de medios telemáticos a las que hace referencia la Fiscalía en su última memoria. Los datos relativos al año 2017 reflejan que se abrieron 159 expedientes en torno al child grooming y que estos procedimientos experimentaron “una clarísima tendencia al alza”: de los 98 procedimientos abiertos en 2016 a los 159 del año siguiente, un aumento del 62,2%.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00