Últimas noticias Hemeroteca

La calculadora moderna se queda huérfana: así fue el desarrollo de la "revolución electrónica"

Jerry Merryman fallece a los 86 años de edad

La calculadora moderna se queda huérfana. /

Jerry Merryman, considerado como uno de los inventores de la calculadora moderna, moría el pasado 27 de febrero en un hospital de Dallas a los 86 años de edad. Así lo ha dado a conocer su hijastra Kim Ikovic, quien ha revelado que Merryman ha fallecido recientemente como consecuencia de unas complicaciones coronarias y un fallo renal.

Mientras que el ábaco es considerado como el primer instrumento para efectuar operaciones aritméticas sencillas, y la pascalina la primera calculadora, el prototipo desarrollador por el equipo de Jerry Merryman en 1967 se convertía en la primera calculadora eléctrica de mano. Un aparato, que llegaría varios años más tarde tanto a las oficinas como a las escuelas, que se convertiría en indispensable para millones de personas de todo el mundo.

Así se creó la primera calculadora

Jerry Merryman y James Van Tassel junto al prototipo de calculadora moderna. / Getty Images

A pesar de que a día de hoy realicemos todo tipo de operaciones mediante la calculadora de nuestro teléfono móvil, la calculadora creada por Merryman sigue siendo una habitual en las escuelas e institutos. Para conocer la historia de esta máquina tenemos que remontarnos hasta 1967, cuando el ingeniero electrónico Jack Kilby, nombrado Premio Nobel de Física en el año 2000 por ser el inventor del microchip, propuso a Merryman y James Van Tassel trabajar en un nuevo tipo de calculadora.

Así lo daba a conocer el propio Merryman en el programa All Things Considered, donde relató cómo Kilby les propuso en 1965 reinventar la calculadora tradicional: "Cuando llegó a la oficina, Kilby llamó a algunos de sus empleados y les explicó que quería desarrollar un nuevo dispositivo de cómputo que reemplazara a la regla de cálculo". Durante aquella charla, Kilby hablaba de un dispositivo que fuera tan pequeño como el libro que portaba en su mano.

La revolución electrónica

Dos años más tarde, el equipo desarrollaba el primer prototipo de la calculadora moderna. No obstante, no sería hasta junio de 1974 cuando solicitaron la patente de un invento que se convertiría en una auténtica revolución electrónica, tal y como explicaba Merryman: "Y yo tan inocente, pensé que solo íbamos a inventar una calculadora, pero creamos una revolución electrónica".

Desde entonces, el primer prototipo de la calculadora moderna se expone en el museo Smithsonian, donde

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?