Últimas noticias Hemeroteca

El Parlamento británico rechaza un segundo referéndum y aprueba pedir una prórroga a Europa sobre el 'brexit'

Ha descartado por 334 votos frente a 85 para celebrar un segundo referéndum. La Cámara de los Comunes encarga ahora a May que solicite una prórroga a la Unión para ganar, al menos, tres meses de margen

El Parlamento británico ha descartado este jueves, por 334 votos frente a 85, una enmienda no vinculante que pedía celebrar un segundo referéndum sobre el 'brexit'. La Cámara ha resuelto también, por una mayoría de 210 votos, solicitar una prórroga de tres meses, hasta el 30 de junio, para abandonar la Unión Europea, tiempo en el que May espera encontrar un camino hacia la salida ordenada.

El Parlamento retrasa así la fecha de salida límite fijada para el 29 de marzo. Los diputados han respaldado la moción, pero la nueva frontera, hasta el 30 de junio, queda sujeta a una condición: aprobar un pacto de 'brexit' en la Cámara de los Comunes antes del 20 de marzo, víspera del Consejo Europeo. De no ser así, el gobierno de May podría pedir un retraso todavía mayor. El texto ha recibido el apoyo de 412 diputados, mientras que 202 se han mostrado en contra.

Con esa condición, May espera forzar una rectificación del Parlamento y aprovechar el contexto para intentar, una vez más, sacar adelante su acuerdo. De manera que el Parlamento podría volver a decidir la próxima semana en una tercera votación, a partir de la cual se abriría el plazo de los tres meses. Los laboristas rechazan de plano esta opción. "En primer lugar, debe aceptar que su acuerdo y la posibilidad de una salida sin acuerdo ya no son opciones viables y, en segundo lugar, debe poner a punto la legislación para enmendar la fecha de salida del 29 de marzo", le ha exigido el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, a May. Corbyn presiona ahora para la búsqueda de un nuevo consenso.

Antes de la aceptación de la prórroga, el Parlamento ha dado la espalda a la posibilidad de solicitar un segundo pebliscito, iniciativa que no contó con el  apoyo del Partido Laborista, la mayoría de sus diputados optaron por la abstención. Era la primera vez que los parlamentarios se pronunciaban sobre un segundo referéndum que preveía incluir la posibilidad de que se optara por la permanencia dentro del bloque comunitario. La resolución, en todo caso, tampoco es vinculante, pero muestra el poco apoyo del que goza en la cámara la idea de volver a votar.

Las principales campañas que defienden la opción de votar de nuevo, 'People's Vote' y 'Best for Britain', mostraron su disconformidad con que el Parlamento se manifestara este jueves sobre este asunto, al considerar que no era el momento oportuno.

Los laboristas no la han apoyado esgrimiendo los mismos argumentos que las campañas y a pesar de haber incorporado como política oficial la posibilidad de defender un segundo referéndum del 'brexit'.

El presidente de la Cámara, John Bercow, recibió críticas por introducir esta enmienda y no otra en sentido contrario, que clamaba por rechazar un segundo referéndum y blindar le resultado del celebrado el 23 de junio de 2016 que dio la victoria al 'brexit'.

Los diputados también han rechazado, por solo dos votos, una tercera moción que proponía que fuera la Cámara la que tomara el control del 'brexit' en la búsqueda de un nuevo consenso, aterradora posibilidada para e ejecutivo.

El difícil y complejo camino de los últimos días

La de este jueves era la tercera jornada consecutiva de votaciones, después que que el acuerdo que May alcanzó con Juncker fuera tumbado el martes, pese a sus esfuerzos de última hora para mejorar las garantías en torno al asunto Irlanda del Norte. Caído su acuerdo, la segunda vez que le ocurría, el Parlamento dedicó el debate del miércoles a decidir si aceptaba el camino por el que parecía peligrosamente inclinarse al negarse a suscribir el trato de May: marcharse de la Unión de un portazo.

Los Comunes también dijeron 'no' a irse sin acuerdo después de una caótica jornada con cambios de voto y márgenes estrechos. Llegados a ese punto, el Parlamento había rechazado irse con ese acuerdo e irse sin acuerdo, por lo que quedaban abiertas dos opciones y ambas disgustan al ejecutivo: o bien solicitar una prórroga, de la que ya habían mostrado su recelo al afirmar que sería prolongar el problema; o llegar a un nuevo acuerdo con la UE, cuestión que parece imposible si atendemos a las declaraciones del jefe negociador europeo, Michel Barnier, y a la propia primera ministra.

Ante la encrucijada, May anunció el miércoles la moción que se ha votado este jueves y por la que se ha aprobado la prórroga condicionada hasta el 30 de junio. Asumida como única vía, May recibe el encargo del Parlamento y solicitará esos tres meses, que podrían ser más, en una nueva intentona de que el Parlamento dé luz verde a sus documentos. El adjetivo 'histórico' se dilata y habrá que aplicarlo, al menos, a otro debate más. No obstante Europa ya ha mostrado su escepticismo. No confía en que retrasar la fecha sirva demasiado. "¿Para qué?", se preguntaba este miércoles Barnier al incidir en que no hay otro acuerdo posible que el ya rechazado.

El Reino Unido "infravaloró las consecuencias"

Michel Barnier, ha avisado este jueves al Reino Unido de que ha infravalorado las consecuencias de su salida de la Unión Europea y que lo hizo también durante la campaña del referéndum, cuando faltan apenas dos semanas para el divorcio, previsto para el 29 de marzo.

Poco antes de que se conociera la decisión del Parlamento, Barnier se refirió a la situación de incertidumbre que ha generado el bloqueo a la ratificación del acuerdo en el Parlamento británico, que "extiende y hace peor la incertidumbre que afrontamos, creada hace tres años".

El negociador dijo que las consecuencias de la decisión británica son "innumerables" en lo social, económico, humano, técnico y legal, y advirtió de que el Reino Unido ha "infravalorado ampliamente" estos efectos, "tanto durante el referéndum como después".

"Cuando el Reino Unido se vaya tendrán que reconstruir su administración en todas las áreas en las que Bruselas hace el trabajo a Veintiocho", señaló, en referencia a carteras como el Comercio.

No obstante, recordó que fue la primera ministra británica, Theresa May, la que "eligió" la fecha del 'brexit' activando el artículo 50 el 29 de marzo de 2017 e iniciando así el periodo de negociaciones de dos años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?