Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

Holocausto para 'millennials'

A través de los vídeos y fotos de Instagram, el proyecto 'Eva Stories' cuenta la historia Eva Heyman, la 'Ana Frank' húngara, una adolescente cuya vida se vio truncada por el nazismo. Una forma de acercar el horror del Holocausto a los más jóvenes

La vida feliz de Eva, que quería ser periodista, cambia ante nuestros ojos gracias a este curioso método de revivir su historia. / ()

Eva se presenta en Instagram. Tiene 13 años, le gustaría ser una reportera famosa, y nos invita a seguir su cuenta: @Eva.Stories. Pero el perfil no es real. En realidad, es una actriz británica quien da vida a Eva, una joven judía húngara que murió en las cámaras de gas de Auschwitz. A lo largo de 70 vídeos nos mostrará cómo pasó de una existencia acomodada y feliz al más abyecto de los infiernos. Se trata de Eva Stories, un proyecto contra el olvido dirigido a las generaciones más jóvenes, con su propio lenguaje, códigos visuales y recursos tecnológicos, detrás del que se encuentran el millonario israelí Mati Kochavi, y su hija Maya, en un impulso por frenar la desaparición de la memoria del Holocausto.

Ver esta publicación en Instagram

Eva.Stories Official Trailer

Una publicación compartida de Eva (@eva.stories) el

Kochavi, que reside en Estados Unidos y procede de una familia de supervivientes del Holocausto, explica a través de un comunicado, que la idea surgió en una conversación sobre cómo mantener viva la memoria del genocidio: "Hay que encontrar el camino correcto para hacerlo. Hoy en día no sólo es posible a través de museos y libros. Así que pensamos: ¿Dónde están todos? ¿Qué plataformas sociales existen? Y una de ellas, por supuesto, es Instagram, donde está el público al que queríamos dirigirnos. Pero está acostumbrado a otros contenidos. Así que pensamos en cómo la historia del Holocausto podría ser comunicada a través de esta plataforma".

Y se les ocurrió contar la historia de Eva Heyman, conocida como laAna Frankhúngara. Heyman nació en 1931 en una ciudad situada entre Hungría y Rumanía. El 20 de enero de 1944 fue recluida en el gueto judío de Terezín, en la República Checa. Con motivo de su décimo tercer cumpleaños, el 13 de febrero, empezó a escribir un diario en el que relató cómo su acomodada vida se vio truncada súbitamente por el nazismo. La última página data del 30 de mayo, tres días antes de su deportación al campo de concentración de Auschwitz, donde murió el 17 de octubre de ese mismo año: “Querido diario: No quiero morir, quiero vivir aunque sea la única persona que quede aquí. Esperaría el fin de la guerra en algún sótano, o en el tejado, o en algún otro escondite. [...] con tal de que no me mataran, de que me dejasen vivir. [...] No puedo escribir más, querido diario, se me saltan las lágrimas".

Su madre, que había sobrevivido a la Shoah, encontró el diario después del final de la guerra en la antigua casa familiar. A partir de ese material se han elaborado los vídeos y las fotos que han empezado a publicarse el pasado 1 de mayo, coincidiendo con las conmemoraciones en recuerdo del Holocausto.

“Nos preguntamos, cómo habría sido si Eva, en lugar de papel y bolígrafo, hubiera tenido un teléfono inteligente e Instagram”, explica Kochavi. De ahí que todas las imágenes han sido rodadas desde la perspectiva de Eva con su móvil o con una cámara que simulaba un móvil. "El proyecto convierte una cara sin nombre en una Eva real que nos habla de su vida, tal como lo hacen millones de personas cada día", relata su hija Maya.

El perfil de Eva Stories tiene ya más de un millón de seguidores y cada hora se suman por miles a medida que se difunde el proyecto. Grabados en Ucrania durante tres semanas, los vídeos prometen escenas impactantes y no se han escatimado esfuerzos en su realización, que ha costado cuatro millones y medio de euros. Un equipo de 400 personas han trabajado en la producción de unas imágenes cuidadas al detalle en vestuario, decoración y maquillaje.

Pero no todo son parabienes. Muchos consideran que es un modo de frivolizar el Holocausto, al retratar superficialmente tanto dolor y sufrimiento. Sus creadores no quieren polemizar, y explican que se ciñen fielmente a los diarios de la joven, por los que pasan su familia, amigos, la invasión nazi de su ciudad, la deportación al gueto, la violencia y la tortura. Todo lo que le sucedió a ella y a los seis millones de judíos que murieron en el Holocausto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?