Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 19 de Julio de 2019

Otras localidades

Dieciocho años de cárcel por pegar, secuestrar y violar a su pareja en Moncofa

La víctima llegó a caer por una ventana a siete metros de altura para intentar escapar de la casa en Moncofa

El acusado accedió a llamar a una ambulancia si ella se hacía cortes en las muñecas y decía que se había intentado suicidar

El Tribunal Supremo ha decidido confirmar una condena de 18 años de cárcel impuesta a un hombre por agredir, secuestrar y violar a su pareja durante días en la localidad castellonense de Moncofa. La víctima, que llegó a caer desde una ventana a siete metros de altura intentando escapar, tuvo que fingir que había intentado suicidarse para que su agresor accediese a llamar a una ambulancia.

Los hechos, según la resolución a la que ha tenido acceso la Cadena SER, ocurrieron en los primeros días del año 2015, tras celebrar juntos la Nochevieja. El acusado empezó a golpear a su pareja asegurando que "había visto algo en su móvil", llegando a golpearle la cara con una caña de bambú. Fue violada y encerrada con llave en el domicilio, intentando sin éxito pedir ayuda por la ventana y llegando a caer por la misma desde siete metros de altura, fracturándose una tibia.

El agresor, que como único cuidado dio una magdalena y un zumo a la víctima, sólo accedió a llamar a una ambulancia si ella se hacía cortes en las muñecas y decía que las heridas venían de un intento de suicidio. La joven aceptó y empezó a contar lo sucedido a los trabajadores de emergencias que la trasladaron al hospital.

Unos hechos que ahora el Tribunal Supremo ha traducido en una condena firme de 18 años de prisión por delitos de agresión sexual, detención ilegal y lesiones, una indemnización de 41.000 euros para la víctima y a pagar los más de 5.000 euros que invirtió el servicio público de salud en curar sus heridas, que tardaron casi dos años en sanar dejando como secuelas cicatrices, dolor y estrés postraumático grave.

"Todo lleno de sangre"

Los jueces del Tribunal Supremo, con Vicente Magro como ponente, avalan la credibilidad del relato de la víctima y destacan, por ejemplo, el testimonio de los poliías locales de Moncofar que entraron en la casa: "Todo lleno de sangre, mucha sangre seca en la cama y sangre por todas partes". La médico del SAMU que atendió a la joven explicó cómo tuvieron que hacer "un paripé" para recuperar el móvil de la víctima.

Fachada del Tribunal Supremo / EFE

La joven, destaca el Supremo, estaba en "un escenario del que la víctima no sabía si saldría viva" y añaden, sobre la agresión sexual, que "no puede exigirse a las víctimas de  violaciones a que expongan su vida para realizar una oposición infranqueable ante la intención de un autor de consumar el acto sexual".

Una "absoluta ficción"

El Tribunal Supremo dedica varias páginas de esta sentencia a explicar por qué no se puede exigir una resistencia heroica a una víctima de violación. "No podemos convertir a las víctimas de delitos sexuales en auténticos héroes para exigirles una defensa numantina de su cuerpo para evitar bajo cualquier ataque que el agresor pueda consumar el acto sexual", relata.

En casos como éste, añade, "exigir a las víctimas de agresiones sexuales un plus de oposición cuando de las circunstancias se evidencia que por el acto de violencia o intimidación la víctima ve claro que cualquier oposición va a ser innecesario, resulta una absoluta ficción".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?