Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Otras localidades

Resuelven el misterio de la gaviota naranja que ha dado la vuelta al mundo

No, no se trata de un ave exótica... hay una explicación

La gaviota naranja ha sido, sin duda alguna, una de las criaturas más extrañas que han llegado al centro. /

Hace apenas unos días, varios transeúntes de la autopista A41 en Aylesbury, Buckinghamshire (Reino Unido), se encontraron con una extraña ave de color naranja en la cuneta de la carretera. Dado que esta no podía volar, uno de ellos decidió ponerse en contacto con el centro veterinario de especies salvajes Tiggywinkle para que analizara las características de esta ave tan especial.

Tras recibir esta ave de tonos dorados, los responsables del centro confesaron a través de su cuenta de Facebook que estaban ante uno de los animales más extraños que habían visto nunca: "Cuando llamaron para decir que habían recogido un ave naranja no teníamos ni idea de qué esperar... ¡y nunca lo habríamos adivinado!".

La ciencia detrás del color tan especial

Sin embargo, en cuestión de minutos, descubrieron que el animal había recibido este color tan llamativo debido a un percance que había tenido varios minutos antes de ser encontrado en la autopista. Era una gaviota cubierta de cúrcuma. A pesar de que no tenían ni idea de cómo se había impregnado de esta especia, los veterinarios llegaron a la conclusión de que no era más que una gaviota común debido al olor.

Un suceso que recuerda al que tuvo lugar en 2016, cuando una gaviota conocida como Gullfrazie cayó en un caldero de pollo tikka masala mientras intentaba buscar comida en una fábrica en el Reino Unido. Al parecer, las especias cubrían las plumas del ave, razón por la que no podía volar cuando fue encontrado en la carretera.

"Podrá volver a volar muy pronto"

Por lo tanto, y al igual que hacen cada vez que encuentran un pájaro recubierto de petróleo, procedieron a darle un buen baño con un poco de jabón líquido en agua caliente y lavaron cada pluma. De esta manera, la gaviota volvió a su color original y recuperó la movilidad de sus alas: "¡Ahora está mucho mejor! Podrá volver a volar muy pronto!".

En definitiva, detrás de esta ave exótica de tintes dorados no había más que una gaviota que posiblemente intentó comer de un caldero cubierto de cúrcuma. Un caldero al que se cayó tiñiendo así sus plumas de color naranja y mermando su capacidad de volar. No obstante, y gracias a la ayuda del centro veterinario, todo volvió a la normalidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?