Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Llegan los radares acústicos: qué son y para qué se utilizan

Badalona será la primera ciudad española que instalará uno de estos radares

El primer radar de este tipo estará situado en la C-31 de Badalona. /

Cada vez son más los tipos de radares que podemos encontrar en las carreteras españolas. Desde los fijos y móviles, presentes en nuestro país desde 1970, hasta los de tramo, que permiten a las autoridades descubrir a qué velocidad circula un vehículo durante un tramo en concreto. Todo ello con el objetivo reducir el riesgo de distracción y, al mismo tiempo, alertar de los tramos de especial incidencia de riesgo.

Durante estos últimos años, la Dirección General de Tráfico (DGT) también ha implantado otros como los radares de helicóptero, popularmente conocidos como Pegasus, y los radares ubicados en drones. A todos estos hay que sumarle uno nuevo, que llegará próximamente a Badalona (Barcelona), que no medirá la velocidad a la que transitan los vehículos, sino el ruido que hacen.

Qué son los radares acústicos

Hace apenas unas semanas, el director del Servei Català de Trànsit (SCT) Juli Gendrau anunciaba, en una entrevista en Catalunya Radio, que instalará próximamente en Badalona el primer radar de velocidad dedicado a la contaminación acústica. Concretamente en la autovía C-31, donde el radar no solo multará los excesos de velocidad, sino que también el exceso de ruido.

Todo ello con el objetivo de reducir el nivel de este tipo de contaminación que sufren a diario los vecinos de la zona. Una medida, pionera en España, que ya se utiliza en el pueblo parisino de Villeneuve-le-Roi, donde el ayuntamiento ha instalado varios ejemplares con el objetivo de reducir la contaminación acústica en la localidad.

El caso de Villeneuve-le-Roi

Según han dado a conocer medios locales, el radar multa a los vehículos que circulen sin silenciadores, a aquellos que lleven la música demasiada alta o los que incorporen un motor que haga demasiado ruido. Desarrollados por la organización ambientalista Bruitparif, estos radares acústicos están equipados con cuatro micrófonos que miden el ruido y una cámara de 360 grados para captar al infractor. 

Así, esta localidad trata de acabar con un "importante problema de salud", tal y como explica su alcalde Didier Gonzales en declaraciones a Reuters: "El ruido es la ruina de la vida moderna y un problema importante de salud. Daña a las personas como ser fumador pasivo". Por el momento no es más que una prueba piloto. Sin embargo, en caso de que el gobierno francés apruebe la normativa que permita esta sanción, estos podrían comenzar a funcionar a todos los efectos. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?