Últimas noticias Hemeroteca

, 16 de de 2019

Otras localidades

Hallan el rastro de un continente perdido bajo el Mediterráneo

El continente chocó con Europa y quedó totalmente destruido

El continente acabó bajo el Mediterráneo. /

Un grupo de geólogos de las universidades de Utrecht, Oslo y el Instituto de Geofísica EHT (Zúrich) ha descubierto recientemente los restos de un continente perdido enterrado bajo el sur de Europa. Concretamente una serie de rocas calizas que se pueden encontrar en las cadenas montañosas del sur del viejo continente, las cuáles han sido determinantes para conocer nuevos detalles del continente conocido como Gran Adria.

Así lo han dado a conocer a través de un estudio publicado en la revista Gondwana Research, donde los investigadores han desgranado los detalles de este continente con más de 250 millones de historia. Según recoge este informe, las rocas encontradas comenzaron como sedimentos marítimos que fueron raspadas más tardes de la superficie de la corteza terrestre y elevadas a través de la colisión de las placas tectónicas.

La historia de Gran Adria

Tras investigar sobre su origen, el equipo de investigadores ha conseguido determinar tanto el tamaño de esta área terrestre como su forma e historia. Un continente, que permaneció bajo el mar poco profundo durante millones de años, que surgió después de separarse del supercontinente de Gondwana, que incluía lo que a día de hoy conocemos como África, América del Sur, Australia, la Antártica, el subcontinente indio y la península arábiga, hace 240 millones de años.

Según recoge el estudio, el nuevo continente comenzó a moverse lentamente hacia el norte tras separarse de Gondwana a no más de 3 o 4 centímetros por año. Hace unos 140 millones de años, Gran Adria era una masa de tierra del tamaño de Groenlandia que estaba sumergida en gran parte en un mar tropical, donde los sedimentos se acumulaban y se convertían en rocas.

Evolución del continente. / Gondwana Research

El fin del continente

Cuando colisionó con lo que ahora conocemos como Europa hace 120 millones de años, el Gran Adria quedó completamente destrozado y sepultado bajo el viejo continente después de que el choque destrozara la corteza de 100 kilómetros de espesor, tal y como reconoce el investigador Douwe van Hinsbergen. Varios millones de años más tarde, y después de que los investigadores encontraran las distintas rocas del continente, los investigadores han podido descubrir nuevos detalles sobre el mismo.

Sin embargo, tal y como reconoce el grupo de geólogos, las rocas de Gran Adria están dispersas por más de 30 países, por lo que ha sido complicado dar con el origen de este continente. No obstante, y después de más de 10 años de estudio, los investigadores han podido recurrir a la tecnología más puntera para conocer nuevos detalles sobre Gran Adria, el continente perdido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?