Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 10 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Los acusados

El Supremo asegura que el referéndum fue "un señuelo" y la DUI "simbólica e ineficaz"

Los jueces cargan con dureza contra la estrategia de los acusados para presionar al Estado

Policía y Guardia CIvil "se vieron obligados al uso de la fuerza legalmente prevista"

Imagen de archivo del 1-O / ()

Los líderes independentistas catalanes impulsaron el referéndum ilegal y la Declaración Unilateral sabiendo que no servirían para conseguir la independencia de Catalunya. Así lo declaran probado los magistrados del Tribunal Supremo en la sentencia del procés: el 1-O fue un "señuelo" y la DUI fue "simbólica e ineficaz" desde el principio.

Es uno de los argumentos que llevan al Tribunal Supremo a considerar que el Govern que dirigía en ese momento Carles Puigdemont y sus miembros "eran conscientes de la manifiesta inviabilidad jurídica" del plan y que "la simple aprobación de enunciados jurídicos no podría conducir a un espacio de soberanía". El censo universal utilizado para las votaciones no fue sino "un eufemismo", critican.

Para los jueces el referéndum fue "un levantamiento tumultuario alentado para convertir en papel mojado unas decisiones judiciales del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña". Recuerdan los jueces, de todas maneras, que "nada habría que reprochar si la actuación se hubiese concretado en concentraciones masivas, protestas multitudinarias, manifestaciones con lemas duros y combativo". 

En relación con el referéndum ilegal, los jueces no entran en detalle pero avalan la actuación de Policía Nacional y Guardia Civil frente a la pasividad de los Mossos. "Los agentes de Polícía Nacional y Guardia Civil se vieron obligados al uso de la fuerza legalmente prevista", dice la sentencia. Los cientos de testimonios de votantes que comparecieron en el juicio "ofrecieron una versión filtrada por una profunda carga emociona".

La DUI "no es admisible"

El Parlament en la aprobación de la DUI el 27 de octubre / Alberto Estévez (EFE)

El referéndum era un farol para presionar al Estado y también lo fue, para el Supremo, la Declaración Unilateral de Independencia. Fue "simbólica e ineficaz", tal y como alegaron varios acusados durante el juicio, y además "la legitimidad de una declaración unilateral de independencia no es admisible en nuestro sistema, como tampoco lo es en otros modelos comparados".

"Lo que se ofrecía a la ciudadanía catalana como el ejercicio legítimo del derecho a decidir no era sino el señuelo para una movilización que nunca desembocaría en la creación de un Estado soberano", dice el Supremo. "Los ilusionados ciudadanos" fueron a votar sin saber que "el derecho a decidir había mutado y se había convertido en un atípico derecho a presionar" todo "bajo el imaginario derecho de autodeterminación".

"La falsa creencia"

El Tribunal Supremo considera todavía más grave que los acusados pusieran en marcha un armazón normativo para vestir un derecho a decidir que consideran inexistente. "La búsqueda de una cobertura normativa a ese desafío, lejos de aliviar su gravedad la intensifica, en la medida en que transmite a la ciudadanía la falsa creencia de que el ordenamiento jurídico respalda la viabilidad de una pretensión inalcanzable".

Las leyes de desconexión aprobadas en 2017, asegura, no eran suficiente para proclamar la independencia de Catalunya. "No basta la afirmación de Cataluña como sujeto de soberanía y de su parlamento como la representación de esa soberanía, para provocar el nacimiento de un nuevo Estado", dice la sentencia. Frente a su estrategia unilateral, dice el Supremo la democracia "supone también el respeto por los derechos políticos que el sistema constitucional reconoce a otros ciudadanos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?