Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El alegato de Ignatius contra el acoso escolar: "Lo mejor que puedes hacer en la vida es hacer las cosas al revés"

El humorista sorprende con una historia personal de su infancia

Ignatius Farray y su alegato contra el bullying. / YouTube

Este martes, el programa Ilustres Ignorantes cumplía 300 programas en Movistar +. Para celebrarlo, el espacio dirigido por Javier Cansado, Pepe Colubi y Javier Coronas ha contado con tres invitados de lujo, los responsables de La Vida Moderna David Broncano, Quequé e Ignatius Farray. Una oda al humor en el que también ha habido tiempo para hablar sobre historias conmovedoras como la protagonizada por Ignatius durante su niñez.

Después de que Javier Coronas le preguntara al humorista sobre cuándo descubrió que era una persona especial, Ignatius decidió viajar al pasado. Concretamente a la época en la que tenía 12 años, cuando era víctima de acoso escolar: "A los 12 años, yo era un niño muy religioso y cobarde. Me daba miedo saltar de la silla de preescolar al suelo. Todo ello por cobardía".

"Me pegaban y no sabía cómo hacerle frente a eso"

A pesar de que recuerda que en aquella época todavía no se conocía como bullying, él sabía que era víctima de acoso escolar. "Me pegaban y no sabía cómo hacerle frente a eso". El humorista recuerda que iban a jugar a las huertas después de salir del colegio y que había unos niños a los que les gustaba acorralarle para pegarle posteriormente.

Sin embargo, un día, cansado de ser humillado por sus acosadores, decidió hacerles frente: "Pero no les hice frente pegándoles, sino pidiéndoles que me pegaran más. Y ese día me di cuenta de que era especial". Hasta entonces, el humorista reconoce que se escondía detrás de las cosas para que las piedras no le llegaran. No obstante, aquel día decidió hacer frente a sus acosadores, llegando a asustarse de mismo.

"Perdónales, porque no saben lo que hacen"

Ignatius reconoce que salió del escondite, que se mantuvo firme y que les hizo frente como buenamente pudo: "En vez de rehuir más, llegué a la conclusión de que estaba cansado de huir siempre en su vida, por lo que busqué la manera de hacer frente a esto". ¿Y qué fue lo que hizo? Caminar muy lento hacia ellos mientras gritaba "perdónales, porque no saben lo que hacen", en referencia a las palabras de Jesús de Nazaret.

A medida que iba acercándose a sus acosadores, notó que iban tirándole menos piedras. Por esa misma razón, continuó caminando hasta que sus acosadores se marcharon: "Llegó un momento en el que me envalentoné todavía más y empecé a cantar entre las piedras. Noté que les asusté, noté que les di miedo". Y ese mismo día, descubrió que era una persona especial: "Ese día aprendí que lo mejor que puedes hacer en la vida es hacer las cosas al revés".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?