Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Otras localidades

La aclamada respuesta de Burger King a la banana de los 120.000 dólares

La banana pegada con cinta adhesiva en Art Basel se ha convertido en una sensación a lo largo del fin de semana

El plátano se convirtió en la gran sensación de la feria. / ()

Hace apenas unos días, concretamente el pasado sábado, el artista italiano Maurizio Cattelan se convertía en el gran protagonista de la feria Art Basel. Todo ello gracias a una simple banana pegada a la pared, valorada en 120.000 dólares, que pasaría a la historia de la feria de arte contemporáneo como una de las obras más polémicas de los últimos años.

Mientras que el resto de artistas apostaba por diferentes estilos y temáticas para conquistar al público, Cattelan prefirió pegar una banana con cinta adhesiva gris a una de las paredes blancas de la exposición para que la sociedad reflexionara sobre el valor que le damos a las cosas. Una idea que desarrolló hace más de un año, cuando el italiano decidió pegar un plátano a la pared tras intentar crear en bronce una escultura de un plátano.

La banana que ha dado la vuelta al mundo

Después de comprar el plátano en un supermercado local, Catellan accedió al recinto y lo pegó a la pared mediante cinta americana. Con el paso de las horas, la obra comenzó a atraer a cada vez más personas, quienes no dudaron en fotografiar la pieza que acabaría siendo la más destacada de esta edición. De hecho, según aseguran desde la feria de arte, Catellan llegó a vender las tres obras de la serie.

Tras el éxito de esta obra, varias han sido las personas que han tratado de subirse a la ola. Una de ellas ha sido el también artista David Datuna, quien decidió comerse el plátano frente a los allí presentes. También el equipo de marketing de Burger King, quien ha aprovechado la ocasión para crear una campaña publicitaria que ha sido aclamada por las redes sociales.

La respuesta de Burger King

La campaña publicitaria, desarrollada por la agencia Buzzman, muestra a una patata frita pegada sobre una pared blanca. Todo ello con el objetivo de transportarnos hasta Art Basel, donde la banana de Catellan se ha convertido en la gran atracción de la feria. Sin embargo, la patata en cuestión no cuesta 120.000 dólares, sino que sale a la venta por 0,01 céntimos de euro.

Todo ello con el objetivo de la sociedad reflexione sobre el valor que le damos a las cosas y recordar que siempre saldrá mejor comprar unas patatas fritas en el Burger King que un plátano de estas características. No obstante, la serie de Catellan se vendió al completo, por lo que el artista se embolsó hasta 390.000 dólares por tres plátanos que han dado la vuelta al mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?