Miércoles, 03 de Junio de 2020

Otras localidades

Tenis

El día que Rafa Nadal descubrió que iba a ser el número 1 del mundo en el tenis

El tenista balear es un referente que pasará a la historia como uno de los deportistas más importantes de nuestro país

Rafael Nadal en el torneo de Wimbledon en 2003 con 17 años

Rafael Nadal en el torneo de Wimbledon en 2003 con 17 años / Getty Images

Rafael Nadal Parera, para muchos, el mejor tenista español y uno de los deportistas del país con más éxito a lo largo de la historia, es reconocido por su garra, ímpetu, capacidad de evolución y entrega en una pista de tenis. Si no fuera poco todo esto, es un ejemplo de perseverancia y buen comportamiento, tanto dentro como fuera de cada torneo que visita.

Este carácter lo ha ido forjando a lo largo de su carrera, entre otros aspectos, gracias a su familia, y concretamente, a su tío Toni Nadal. Su exentranador sacó la mejor versión de él en todos los sentidos. Preparaba a su sobrino para enfrentarse siempre a los mejores del mundo con duros entrenamientos individuales que le lograron catapultar a la gloria

Han sido muchos los momentos difíciles que ha sufrido el tenista, desde lesiones hasta derrotas dolorosas. Pero siempre ha conseguido sobreponerse. Hay una anécdota de pequeño, la cual ha recordado en más de una ocasión su tío. El que es para muchos el mejor de todos los tiempos en pistas de tierra batida, campeón en 12 ocasiones de Roland Garros, pensaba todo lo contrario de niño. No le gustaba la arcilla, pues prefería césped o pista cubierta. Su pensamiento cambió con el transcurso de los años y con el paso por los diferentes torneos donde ha conseguido triunfos históricos sobre esta superficie. 

"La verdad es que a mí, me gusta más pista cubierta o yerba que jugar en tierra", decía a la televisión con tan solo 16 años.

Toni Nadal manifestó una vez que hacía jugar a Rafa con pelotas malas, en pistas dañadas y con sesiones de trabajo muy largas. El objetivo principal es que aguantara tal exigencia. 

 Camino del éxito

Su extrenador le llegó a decir en alguna ocasión, cuando niño, que si la tarde de partido iba mal, él haría llover para que el encuentro se aplazara. Nadal llegó a jugar con oponentes hasta cuatro años mayor que él.

En cambio, una tarde de tormentas, ganando Nadal 5-0, comenzaron a caer gotas. Entonces se dirigió a su tío y le dijo: “Oye, Natali (así le llamaba), ¿puedes parar la lluvia? Creo que a este tío le puedo ganar”.

Una frase parecida le dijo años más tarde en la final de Wimbledon, en 2008, en la que terminó ganando al suizo Roger Federer. "Ahora no es el momento de hacer llover". 

Entre partido y partido, el de Manacor hizo historia entrando en la ATP con tan solo 15 años. Se convirtió en el tenista más joven en ganar un partido dentro del circuito (el murciano Carlos Alcaraz hizo algo similar este martes en Río de Janeiro).

Ocurrió en el torneo Internacional Series de Mallorca. Él iba como invitado. Ganó en primera ronda al paraguayo Ramón Delgado. Su primer rival al que derrotaría de los muchos que vendrían después. Lástima que en segunda ronda cayera ante Olivier Rochus, belga que llegó a ser el 24 del mundo. Este fue un día clave para su carrera deportivo. El deportista comprobó que, a su edad, con la progresión que llevaba, podría llegar a ser lo que quisiera. Y no se equivocaría mucho. 

En 2003 comenzó a disputar los Grand Slam, siendo Wimbledon el primero. En 2004 sería clave para que España ganase la Copa Davis frente a Estados Unidos, derrotando a su número uno Andy Roddick. Y en 2005 tocó la cima conquistando su primer Roland Garros. No sabía que vendría once más, casi acto seguido. 

"Su historia es la de un éxito precoz; comenzó por diversión y a los seis y los siete años se notaba ya su progresión. Con 11 fue campeón de España; con 12, de Europa; repitió con 13; con 14, el campeonato oficioso del mundo; con 15 ganó el primer partido de ATP y con 16 fue el más joven del circuito profesional; con 17 jugó la Copa Davis; con 18 ganó sus primeros torneos importantes y con 19, Roland Garros. Con 19 años ya había hecho lo que muchos no lograrán en toda su vida: ser el número 2 del mundo", así lo cuenta su tío Toni Nadal en una entrevista que realizó para La Vanguardia

Hoy en día

Rafa Nadal, a sus 33 años, se convirtió en este año 2020 en el primer tenista que ha sido número uno del mundo en tres décadas distintas, habiéndolo sido en los 2000, los 2010 y ahora en 2020.

Ahora, lo tiene claro: "La única manera de seguir competitivo, tanto yo, como Djokovic y Federer, después de tantos años, es porque todos hemos tenido la ilusión y la determinación para seguir estando donde estamos. Y nos vamos empujando entre nosotros", comentó Rafa.

Actualmente es el 'número dos' tras haberle quitado el lugar Djokovic con su victoria en la final del Open de Australia frente al austríaco Dominic Thiem.

CLASIFICACIÓN DE LA ATP A 17 DE FEBRERO

1. (1) Novak Djokovic (SRB) 9.720 puntos.

2. (2) RAFAEL NADAL (ESP) 9.395.

3. (3) Roger Federer (SUI) 7.130.

4. (4) Dominic Thiem (AUT) 7.045.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?