Lunes, 23 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Turismo nacional

Los diez pueblos más bonitos de Galicia que no te querrás perder este verano

Las vacaciones estivales serán sobre todo nacionales por la pandemia de coronavirus, por eso te recomendamos algunos destinos

Vista panorámica de la playa de Laxe, A Coruña.

Vista panorámica de la playa de Laxe, A Coruña. / Xurxo Lobato (Getty Images)

Después de tres meses de confinamiento con todo el país paralizado, las ganas de viajar y disfrutar de la naturaleza se desbordan. Pero este verano será diferente. Vendrá definido por las medidas de la nueva normalidad y con la precaución por bandera para frenar el coronavirus y evitar rebrotes. La mayoría de los hogares españoles optarán por el turismo nacional por temor a la situación en otros países y el posible cierre de fronteras y, por supuesto, para reflotar la economía interior.

Si lo que quieres es escapar de las altas temperaturas y disfrutar de la mejor gastronomía a pie de playa y montaña, Galicia es tu destino ideal. A lo largo del litoral oeste de la península se asientan pintorescos pueblos con sus particularidades que hacen de la región una fuente de riqueza y magnetismo. Hospitalidad a raudales y lugares evocadores es lo que te espera si eliges este destino. Estos son los diez pueblos más bonitos de Galicia que te brindarán unas deliciosas vacaciones en un verano tan atípico.

Redes

Playa de Ares, en Muros (A Coruña) / ANDIA (GettyImages)

Redes es uno de los rincones más atractivos de las Rías Altas, entre la ría de Ares y la de Betanzos. Un pequeño pueblo de marineros repleto de casas coloridas y barcos amarrados en el puerto. Antiguamente era un pueblo pesquero y aún conserva esa esencia. De hecho, el nombre que bautiza el municipio se debe a que los marineros después de atar sus barcos con sus capturas del día tendían las redes a secar sobre unas estacas apuntaladas en la propia arena de la playa.

Esta joya destaca por su particular arquitectura con viviendas perfectamente conservadas a pie de playa y rodeadas de vegetación, lo que ha dado el nombre de la “Venecia gallega” al municipio de Redes. La ‘Punta do Castelo’ es uno de los enclaves más espectaculares desde donde hay una mirada panorámica a la ría de Ares y cuenta con los últimos reductos de que formaron la fortaleza defensiva que protegía la entrada a la Ría. Este pueblo es tan fascinante que hasta ha sido escenario de numerosas películas y el mismísimo Pedro Almodovar rodó escenas de ‘Julieta’.

Viveiro

Playa de Viveiro / Xulio Villarino (GettyImages)

Es un destino para perderse y no querer encontrarse. Al norte de Lugo, en las Rías Altas se encuentra Viveiro, un lugar en el que se respira calma. Cuenta con una oferta de ocio muy variada: desde el turismo de playa y chiringuitos para desconectar y disfrutar de las mejores puestas de sol hasta un emocionante recorrido por la historia medieval de la ciudad. Pasear por el casco antiguo hasta atravesar la muralla Puerta de Carlos V o descansar la vista en las fachadas de balcones y galerías acristaladas de la Plaza Mayor, es como retroceder cuatro siglos. La zona ofrece además un buen catálogo de playas como la de Covas, Sacido o Seiramar, sin duda buenas opciones para pasar un día en familia o con amigos. Las imponentes vistas de la Estaca de Bares a un paso del municipio lucense es otro atractivo que no te podrás perder.

Viveiro tiene mucha vida nocturna y acoge numerosos festivales para los más fiesteros, como son el Festival de Ortigueira y el Resurrection Fest. Además, hay numerosos garitos para salir a bailar y disfrutar del mejor ambiente nocturno. Y lo que no puede faltar en Galicia: las delicias gastronómicas. Los mejores productos del mar, carnes vacunas y las delicias de la huerta gallega te esperan en este lugar.

Ribadeo

La playa de las Catedrales, un monumento natural. / Education Images (GettyImages)

Si por algo destaca Ribadeo es por la espectacular playa de las Catedrales, una auténtica obra arquitectónica natural de dimensiones colosales. Pasear por la orilla, explorar los pasillos de arena entre las rocas y desconectar. Es lo que ofrece la catedral del mar. Además, el municipio lucense ofrece diferentes planes como la ruta de miradores donde podrás descubrir los mejores puntos panorámicos a tu paso, así como pasear por Rinlo, un puerto medieval que conserva el encanto y la esencia de los pescadores y las lonjas.

Al adentrarte en el casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural, encontrarás palacios urbanos, viviendas con elegantes decoraciones y juegos de simetrías. Al tomar la calle peatonal del centro encontrarás el bullicio comercial y una inmensidad de bares, cafeterías y restaurantes donde degustar las mejores raciones gallegas. El pulpo, las navajas, los calamares de la ría, el mero, el sargo o la lubina harán de cada degustación una experiencia única.

Riveira

Las dunas de Corrubedo, en Riveira. / Xurxo Lobato (GettyImages)

Riveira es el único municipio situado en las Rías Baixas que pertenece a la provincia de A Coruña. Se encuentra rodeado por la Ría de Muros y Noja, la Ría de Arousa y bañado por el océano Atlántico. La Laguna de Carregal y el Complejo Dunar de Corrubero hacen los atractivos del pueblo. El único lugar de Galicia que te ofrece playas paradisíacas con emblemáticas dunas de arena blanca a un paso de la Isla de Sálvora, donde podrás recrearte en la belleza autóctona de la zona. Profundos acantilados, parajes naturales o montes frondosos harán de tu visita un recuerdo inolvidable.

Los amantes de la arqueología podrán visitar los milenarios monumentos megalíticos, como el Dolmen de Axeitos o el Muelle Fenicio. Y en cuanto a la gastronomía no puedes perderte los mejillones y rodaballos de Riveira, los productos estrella del puerto Santa Uxía de Riveira, maridados con los mejores vinos de la D.O. Ribeiro y Albariño.

Finisterre

Panorámica del faro de Finisterre, en A Coruña. / Xurxo Lobato (GettyImages)

Para ver los atardeceres más asombrosos de Galicia, Finisterre es visita más que obligada. Desde el faro de Finisterre, el más importante de la Costa da Morte, puedes disfrutar del espectáculo del sol poniente a más de cien metros de altura con vistas impactantes a la inmensidad del océano Atlántico. Cuentan las crónicas de los marineros que en este lugar concluía el fin de la tierra. Así, en el cabo golpeaban las olas y el huracanado viento abocando a los barcos al naufragio. A pesar del oscuro aura del lugar, con el paso de los años se convirtió en lugar de tránsito de millones de peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela.

Finisterre recibe mareas de turistas todos los veranos y su casco antiguo plagado de cruceiros y plazuelas empedradas son paso seguro. En el paseo que llega a la lonja de pescado y el puerto pesquero, se erige el monumento al Emigrante en recuerdo a todos los que dejaron su tierra atrás y se embarcaron hacia América. Este lugar es mágico por su historia y por la nieblina que envuelve el mar al amanecer y al anochecer. Sin duda, un lugar de cuento al que querrás regresar.

Ézaro

La cascada de Ézaro, en A Coruña. / Xurxo Lobato (GettyImages)

También en la Costa da Morte, antes de llegar al “fin de la tierra” se encuentra Ézaro, una parroquia del municipio de Dumbría. Si por algo es famoso este lugar, es por su impresionante cascada en el Monte Pindo, donde el río Xallas se precipita al mar dejando un paisaje insólito. Otra atracción turística es el impresionante balcón natural que actúa de mirador al océano Atlántico y los valles rocosos que lo bordean. La Ría de Corcubión es un lugar muy apacible para descansar al atardecer y ver la puesta de sol. Y por supuesto, el largo paseo marítimo que bordea el pueblo y ofrece una panorámica diferente. También podrás encontrar multitud de terrazas con restaurantes y bares para disfrutar de las mejores comidas caseras de Galicia con el mar como telón de fondo.

Muros

Una iglesia románica de Muros, A Coruña. / DEA G. SIOEN (GettyImages)

Se trata de un bonito enclave situado en la provincia de A Coruña con variedad de rutas para disfrutar de los mejores paisajes del municipio y apreciar el patrimonio histórico y artístico con el que cuenta. Su casco antiguo construido en el siglo X conserva las casas tradicionales de los marineros y la arquitectura noble de la época con palacios e iglesias góticas, como la Iglesia Parroquial de Muros o la Colegiata de Santa María del Campo.

Además, su pintoresco paseo marítimo recorre los pueblos vecinos como Noia o Serres y llegando al puerto puedes disfrutar de las subastas tradicionales que se abren todos los días a media tarde en la lonja. De hecho, es un atractivo turístico, pues llama la atención como los barcos descargan sus capturas de pescado y marisco e inician la venta. Cerca se encuentra el Mercado de Abastos con luminosos puestos de frutos y hortalizas de la huerta gallega.

Combarro

Un hórreo en Combarro, Pontevedra. / RAQUEL MARÍA CARBONELL (GettyImages)

Aquí podrás encontrar los hórreos y cruceiros más antiguos de Galicia, que son los protagonistas de Combarro. El centro histórico es muy pintoresco: cuenta con calles muy estrechas, como la famosa rúa San Roque, y plazas empedradas que constituyen la arquitectura más rural de la zona. Típicas casas de pescadores, conocidas como casas mariñeiras, con soportales que sustentan las balconadas.

Combarro está situado a orillas de la ría de Pontevedra y junto a la carretera que lleva a O Grove, un lugar recomendable para pasar un día y disfrutar de un paseo en catamarán. El paseo marítimo conduce a la plaza de la Fuente, repleta de bares y restaurantes de las mejores delicias de pulpo y pimientos del padrón. A los pies de la plaza descansa la playa de Padrón, desde donde tendrán las mejores vistas panorámicas de Combarro. Un pueblo con encanto que te espera este verano.

Allariz

El puente románico del Paseo de la Alameda, Allariz. / Xurxo Lobato (GettyImages)

Allariz no es el típico pueblo marinero instalado en la costa. Se trata de un lugar legendario envuelto en numerosas leyendas de hombres lobo o “sacamantecas” que descubrirás si vienes a visitarlo, en Ourense. A la entrada del pueblo te espera el Paseo de la Alameda envuelto en un halo de misterio y misticismo, que discurre por uno de los márgenes del río y a lo largo del camino se conservan viejos molinos y un atractivo embarcadero.

La presencia de templos románicos en el casco histórico es la muestra del esplendor medieval de Allariz. Las iglesias de Santo Estevo y Santiago en la plaza Maior tienen especial interés artístico, así como numerosos museos de arte románico y gótico. Allariz es un lugar donde sus calles cuentan asombrosas historias y donde se respira arte.

La Guardia

Castro de Santa Trega, en La Guardia (Pontevedra) / CRISTINA ARIAS (GettyImages)

Por último, no puedes dejar de venir a la capital de la langosta, en Pontevedra. Como lo oyes, La Guardia es el lugar por excelencia para degustar langosta debido a la abundancia del crustáceo en sus costas. De hecho, hay todo un culto a este producto y como prueba de ello, la Fiesta de la Langosta que se celebra cada año. Variadas playas de arena blanca te esperan para disfrutar de los baños más frescos del Atlántico y un paseo marítimo que concluye con el famoso Museo del Mar. Un centro donde descubrirás todas las curiosidades de la pesca y conocerás como vivían los marineros y gente de mar en el siglo XX.

Además, en La Guardia se aprecia un paisaje lleno de contrastes. De la playa a la montaña en tan solo una mirada. En la cima del monte de Santa Tecla se pueden divisar los montes colindantes de Galicia y Portugal, y una perspectiva diferente del océano Atlántico. También se encuentra el emblemático Castro de Santa Trega, un asentamiento galaico que data del siglo I a.C, como consecuencia del proceso de romanización de Galicia. Desde este paraje podrás divisar el contorno de la desembocadura del Miño.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?