Miércoles, 21 de Abril de 2021

Otras localidades

Coronavirus

"Me tratan como un delincuente por querer ver a mi novia": los españoles, indignados ante un país blindado

Los residentes en España no entienden por qué los turistas internacionales pueden venir de vacaciones a nuestro país, pero ellos no pueden desplazarse entre las comunidades

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

España se la juega en una prueba de fuego esta Semana Santa. Las autoridades sanitarias han concentrado sus esfuerzos en blindar las comunidades para frenar la expansión del coronavirus y evitar la llegada de una nueva ola. La experiencia de Navidad ha servido para anticiparse a los repuntes, como señaló la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y por ello, se han endurecido las restricciones de movilidad en estas fechas.

Sin embargo, una contradicción que choca con el plan de llegar a verano con una situación más desahogada en cuanto a contagios y una mínima presión hospitalaria es la llegada del turismo internacional. Alemanes, franceses o británicos dejan muchos activos económicos en nuestro país y con la llegada del buen tiempo se inaugura la temporada estival. Una oportunidad para reactivar los sectores hoteleros y la hostelería, pero que entraña un peligro sanitario.

La noticia de que Alemania sacara de su lista de zonas de riesgo a seis comunidades españolas, entre ellas Baleares, y que finalmente la canciller Angela Merkel no confinara el país, cayó como un rayo de esperanza en los sectores más afectados por la pandemia. Así, desde el sector de la hostelería ven lo que puede ser el principio de la reactivación de la economía y acogen a los turistas extranjeros con los brazos abiertos.

No lo ven de forma tan positiva desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, pues consideran que es insuficiente y un "inmenso error" la limitación a la movilidad de las personas. Así, el secretario general de CEHAT, Ramón Estalella, asegura que el sector hotelero no va a llegar ni al 20% de la facturación que tuvieron la temporada de 2019. "Es un auténtico desastre. Había una cierta expectativa y se habían hecho reservas, no solo en zonas de sol y playa, sino en las que se celebran actos de Semana Santa, pero los cierres perimetrales han hecho que se anule todo", indica.

"La gran mayoría de los hoteles no van a abrir"

Asimismo, Estalella asegura que los turistas internacionales no van a suplir el movimiento de los nacionales: "Nuestros grandes mercados son los franceses que están confinados y los británicos que no pueden viajar", afirma. Aunque es cierto que no habrá tanto movimiento de franceses, pues muchos de los departamentos del país están confinados, hay otros que sí pueden moverse libremente y aprovechan para escaparse a España y disfrutar de su restauración y bares.

"Los alemanes, los pocos que pueden viajar al no haber conectividad aérea no suponen más que una pequeña punta de lanza de lo que esperamos que venga en el futuro, pero esta Semana Santa no van a venir personas, no tenemos movimiento, no podemos abrir, y en la gran mayoría de los casos, los hoteles no van a abrir", insiste el responsable de CEHAT.

Sin embargo, según las compañías aéreas se han incrementado en un 150% los vuelos procedentes de Alemania con destino a España. Solo Rayanair ha lanzado 200 vuelos adicionales para las fechas de Semana Santa y la aerolínea alemana Lufthansa ha incrementado hasta en 300 vuelos más de los que tenía previsto. La turoperadora TUI ya empezó a fletar aviones a Mallorca el domingo 21 y solo en Baleares han abierto un centenar de hoteles para acoger a los turistas extranjeros.

¿Qué dicen los españoles?

Aunque pueda suponer un impulso económico para los maltrechos sectores por la pandemia, los residentes en España no dan crédito y consideran esta medida "incoherente". Muchos no entienden por qué pueden venir turistas de otros países a disfrutar de unas vacaciones en nuestro país, mientras que ellos no pueden desplazarse a otras comunidades, ya sea para ver a familiares o allegados, o pasar unos días en sus segundas residencias.

"Que me expliquen por qué no puedo ir a ver a mi familia y sí puede venir gente de otros países a pasar sus vacaciones a España", replica Carolina Domínguez, gallega afincada en Madrid junto a su pareja David Pou, también procedente de Galicia: "Yo lo que no puedo entender es como un alemán puede venir a España de vacaciones, pero yo no puedo ir a visitar a mi familia", señala él. A pesar de ser gallegos y tener a sus familiares en esa comunidad, están empadronados por trabajo en la capital, por lo que no pueden viajar esta Semana Santa al territorio gallego.

Ambos entienden la decisión de cerrar las comunidades para contener el coronavirus y señalan que permitir el flujo de turismo internacional corresponde a una cuestión puramente económica: "Se entiende esa decisión por la economía, pero la salud tiene que estar por encima", señala Carolina, y David añade que "no cabe otra explicación".

Alicia Torres trabaja como administrativa en una empresa en La Rioja. Tiene una segunda residencia en Bilbao a la que suele escaparse siempre que tiene vacaciones o algunos días libres. Ya tenía planeado irse a pasar la Semana Santa a la comunidad vecina, pero con las restricciones de movilidad, lo tiene complicado.

"No me parece bien que cierren las comunidades perimetralmente porque yo tengo una segunda residencia que está aquí al lado y no puedo ir ni siquiera unos días yo sola", protesta la joven. Así, considera que los turistas internacionales prefieren pasar sus vacaciones en territorio español porque las restricciones son menos laxas que en sus países, "pero claro, nosotros aquí no nos podemos mover".

"Puedo ver antes a un amigo de Francia que a mi novia"

La historia de Juan Alcañiz es paradójica. Este madrileño vive en Torrejón de Ardoz, pero su pareja es de Logroño, por lo que no pueden verse con frecuencia. Y ahora menos por las restricciones entre comunidades. Sin embargo, Juan asegura que puede quedar antes con sus amigos del Erasmus, de Francia, que con su propia novia.

"Tengo amigos en Francia con los que podría quedar perfectamente aquí en Madrid o en París. Yo me hago una prueba o ellos se hacen una prueba y pueden venir a verme a Madrid. O sea, puedo ver a un amigo del Erasmus de Francia, pero no puedo ir a ver a mi novia que está aquí prácticamente al lado, que está en Logroño, pero podría estar en Guadalajara perfectamente", expone.

De la misma manera, no comprende que a él le traten como "a un delincuente" por querer ir a ver su novia a otra comunidad, "pero que luego a una persona que venga de Francia con una PCR no le pongan ningún tipo de restricción".

Es la opinión mayoritaria de los españoles, molestos por no poder moverse por el territorio nacional, mientras que los que vienen de fuera sí pueden hacerlo. "Deberíamos tener los mismos derechos para movernos por nuestro país que la gente que viene de fuera, con una serie de criterios, pero que nos permitan movernos", reclaman.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?