Deportes
FC Barcelona

El Barça indemnizó a un club con 1,5 millones por unas molestias urbanísticas sin saber si se producirían

Se presentó una denuncia interna al Comité de Compliance pocas semanas antes de que la responsable, Noelia Romero, fuera despedida por el caso Barçagate

Fuentes de la anterior directiva argumentan que cometieron un error en la reparcelación, perjudicando el Laietà, y que abonaron la cifra para evitar alegaciones al proyecto

Fuentes de la directiva actual aseguran que "los contratos no se entienden y no reportan ningún beneficio al club"

Fuentes municipales aseguran que la reparcelación es correcta, que no invade ningún terreno del Laietà y que un acuerdo de este tipo no es habitual

Foto del proyecto Espai Barça / FC BARCELONA

Barcelona

El Barça de Josep Maria Bartomeu pagó 1,5 millones de euros al Club Deportivo Laietà en concepto de posibles molestias por el ruido, el polvo y la maquinaria pesada que se podían producir en un futuro por las obras del Espai Barça. Un importe que se dividió en tres pagos, los dos primeros hechos el 11 de octubre de 2018, pocos días después de la firma de dos contratos a los que ha tenido acceso el 'Què t’hi Jugues', uno con el Club Esportiu Laietà y el otro con la Fundación Privada Club Esportiu Laietà. Estos dos pagos (561.807 € al club y 421.925 € a la Fundación) se efectuaron un año antes de que se procediera a la demolición del Miniestadi, el único edificio azulgrana cercano al Laietà.

De hecho, la demolición del Miniestadi es el motivo principal de estas supuestas molestias. Según argumenta la junta directiva anterior, el club cometió un error a la hora de diseñar la Modificación del Plan General Metropolitano para el nuevo Espai Barça y trazó el límite de su finca demasiado cerca de la propiedad del Laietà, concretamente tocando unas pistas de tenis. Para evitar alegaciones al MPGM y ganar tiempo ante las administraciones públicas, el Barça decidió llegar a un acuerdo monetario con el CE Laietà. "Estos 1,5 millones están bien empleados si sirven para mantener la paz vecinal y ganar tiempo", nos admite un ex directivo del club conocedor de las negociaciones.

Más información

Sin embargo, los contratos detallan un concepto que nada tiene que ver con la reparcelación, sino con las posibles futuras molestias de ruido, polvo y maquinaria pesada. De hecho, una de las cláusulas del contrato especifica que "en caso de que resulte necesaria una ocupación de parcela o actuación extra en los terrenos del CEL, las condiciones y compensación serían objeto de un acuerdo específico". Concretamente los contratos determinan que "el ámbito de ejecución de la MPGM no afecta las fincas e instalaciones del CEL, pero es posible que durante la ejecución de las obras correspondientes, aunque cumpliendo todos los requerimientos legales y de seguridad, se generen externalidades negativas (como ruido, polvo, tráfico de maquinaria pesada en vías cercanas, etc.) específicas, propias y exclusivas por razón de las actividades que se desarrollan en el CEL de forma que puntualmente pueda afectar su normal funcionamiento".

Estos contratos llevan las firmas de Bill Mannarelli, ex director del Espai Barça despedido por la junta directiva de Laporta; Pancho Schröeder, director financiero del club; Òscar Grau, CEO durante la etapa de Bartomeu; Román Gómez Ponti, ex jefe de los servicios jurídicos; Montserrat Font, ejecutiva de finanzas; y Domingo Goenaga, presidente del Club Esportiu Laietà.

Fuentes municipales conocedoras del proyecto explica a '¿Què t’hi Jugues' que los límites de la parcela no rozan ni invaden ninguna propiedad del Club Esportiu Laietà. Además,dicen que este tipo de acuerdos no son habituales. "Es extraño pagar una compensación sin que se haya producido ningún daño y, aún más, condicionarlo a no presentar alegaciones en un futuro", argumentan.

Tercer pago por un concepto diferente

El tercer abono (516.000 €) se realizó el 21 de octubre del 2019 y, aunque se incluye en el mismo contrato, tiene un concepto diferente. El Barça y el Laietà llegaron a un acuerdo para que trabajadores del club barcelonista y los deportistas que utilizan las instalaciones del Palau Blaugrana pudieran hacer uso de las instalaciones del Laietà una vez iniciadas las obras. A día de hoy, las obras del Palau todavía no han comenzado, pero el pago ya está liquidado y los trabajadores del club culé no han hecho uso de estos servicios. De hecho, el Barça nunca ha comunicado a sus empleados y deportistas esta posibilidad.

Una denuncia interna levanta las sospechas

El 20 de abril de 2020, la compliance officer Noelia Romero recibió una denuncia interna que ponía de relieve estos contratos y los pagos efectuados en el club y en la fundación del Laietà. En ese momento, Romero inició una investigación y completó un informe en el que se señalaba el CEO Òscar Grau y vicepresidente económico Jordi Moix como principales responsables del acuerdo. Este informe fue entregado a los mecanismos de control el día 24 de abril. Cabe recordar que la compliance officer fue suspendida de empleo y sueldo y, posteriormente, despedida por su investigación interna sobre el Barçagate. A estas alturas, los abogados de Noelia Romero y del Barça siguen en negociaciones, aunque a día de hoy no hay acuerdo para compensar daños reputacionales reclamados por la ex trabajadora.

A día de hoy, el Laietà es la única entidad indemnizada por las obras del Espai Barça. Las molestias por las que el club pagó no afectaron otras entidades ni vecinos. Inicialmente, la comunidad del bloque situado en la esquina entre las calles Cardenal Reig y Arístides Maillol -justo delante del Miniestadi-, estudió una posible indemnización, pero la eficiencia y los pocos inconvenientes en la demolición del Miniestadi hacerlos tirar atrás y descartar ninguna petición al Barça. Tampoco lo hizo el Bowling Pedralbes, que puso sobre la mesa una propuesta para que el club comprara sus terrenos por unos 8 millones de euros, la misma cifra que la entidad barcelonista pagó por los terrenos del Tenis El Forn, donde ahora se levanta el Estadio Johan Cruyff. El Barça descartó la oferta por considerarla demasiado elevada y ahora sigue en negociaciones con la entidad vecina, que ha rebajado la demanda.

Preguntados por el pretexto que llevó las dos entidades a suscribir dos contratos por separado, firmados el mismo día y con pago efectuado también en la misma fecha, tanto el Barça como el Laietà declinan hacer ninguna consideración aduciendo criterios de confidencialidad. Sin embargo, fuentes de la junta directiva de Joan Laporta admiten que "los contratos no se entienden y no reportan ningún beneficio al club".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad