Lunes, 24 de Enero de 2022

Otras localidades

Internet

¿Qué hemos dejado de hacer por la llegada de internet? Las 100 cosas que han desaparecido de nuestra vida

Pamela Paul, periodista del 'New York Times' ha publicado un libro en el que repasa cómo era todo antes y qué podemos rescatar o recuperar

La periodista Pamela Paul ha escrito un libro con las 100 cosas que hemos perdido por la llegada de internet.

La periodista Pamela Paul ha escrito un libro con las 100 cosas que hemos perdido por la llegada de internet. / Morsa Images (Getty Images)

Es difícil establecer el punto de inicio de la llegada de internet a nuestras vidas. De hecho, varias generaciones no saben lo que es vivir sin esta conectividad global, cuesta imaginar una vida sin poder tener cualquier tipo de información a un solo 'click' de distancia. Pero sí, esa vida anterior a la existencia de Google, Twitter, Facebook o Instagram existía y hemos perdido centenar de sensaciones, de momentos, de objetos, de actividades. 

La periodista Pamela Paul, del 'New York Times', ha escrito un libro (de momento solo en inglés) en que se pregunta por qué "no vivía el momento", por ejemplo, al igual que otras 99 cosas que hemos dejado de hacer porque el ritmo de la sociedad nos atropella y buscamos tener todo al instante. Cuenta que un día estaba en un barco en California con sus hijos, y entonces se incendió la catedral de Notre Dame. "Escribí a mis amigos que viven en París: ‘Dios mío es horrible’. Entonces recibí un e-mail de un productor de Hollywood que estaba enfadado conmigo. Y pensé: pero si estoy en un barco, ¿por qué estoy pendiente del productor y del incendio?", explica a 'El País'. 

¿Cómo era la vida antes de internet? Esto echa de menos Pamela Paul

Sensaciones como "estar atento" a las cosas, poder sentir el "aburrimiento" o la "paciencia" son cosas que ya no se suelen sentir teniendo un móvil delante con acceso a internet. 

También describe objetos que han pasado al ostracismo como la "enciclopedia", un "bloc con tarjetas de visita", "tarjetas de cumpleaños" o tener un "teléfono en la cocina". O el "DVD", absolutamente relegado a un valor para coleccionistas. Ella misma no tiene ninguna plataforma de televisión contratada y sí un servicio de DVD en el que le van enviando cuatro películas elegidas por ella: "Prefiero estrechar la selección y no emplear todo ese tiempo haciendo scroll. Cuando voy a un hotel o a casa de mis suegros, no quiero ver nada. Todo tiene el mismo valor".

También dedica uno de los 100 capítulos del libro a las cartas a mano: "Llegas a ver una imagen distinta de alguien a través de sus cartas y eso está todo perdido. ¿Cómo será el futuro? ¿Darán la contraseña de su cuenta de Gmail?". Obliga a su hija a mandarse cartas pese a que su hija no le hace mucha gracia.

Entre las cosas perdidas, menciona también que "vivir con ese conocimiento de que todo lo que puedas hacer, tonto, embarazoso, estúpido, arriesgado, peligroso para tu reputación puede ser 100 veces mayor", "tener mensajes en el contestador o cartas en el buzón", "leer un periódico por la mañana", "la sensación de no llevar un móvil en el bolsillo", "perderse en una ciudad", "llegar tarde a coger el teléfono y no saber quién era", "pasarse notas de papel en el cole", "esperar a la salida de un disco, una película, una serie, un telediario", "llevar mapa", una agenda con los teléfonos, etc. "En internet nada se cierra nunca del todo", asegura.

No reniega de la tecnología y da valor a internet en el confinamiento

En la entrevista a 'El País' también resalta que "algunas de estas novedades son buenas", por ejemplo en esta pandemia: "¿Qué hubiéramos hecho durante el confinamiento sin internet? Nos salvó la vida". "No hemos parado para decir, un momento, cómo hemos llegado aquí. ¿Qué solíamos hacer antes de todo esto? Lo hemos olvidado", lamenta.

"Hemos internalizado el mensaje de la industria, que si no adoptamos o usamos esa tecnología el problema eres tú, no el producto. Y que eres un ludita y que niegas el progreso", prosigue. Y reflexiona sobre la pérdida de inocencia: "Cuando yo era adolescente era muy insegura, si hubiera hecho algo increíblemente estúpido y me hubiera convertido en meme hubiera sido aterrador".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?