Ciencia y tecnología
Coronavirus Covid-19

Pfizer asegura que su pastilla contra la COVID-19 tiene una efectividad cercana al 90%

Las píldoras de Pfizer se tomarían cada 12 horas durante cinco días, comenzando poco después de la aparición de los síntomas. Cuando logre ser autorizado, el tratamiento se venderá como Paxlovid

Pfizer ultima su pastilla contra la COVID-19. / Jakub Porzycki/NurPhoto via Getty Images

Washington

La compañía farmacéutica Pfizer ha asegurado este martes que el análisis final de su pastilla antiviral contra la COVID-19 mostraba una eficacia cercana al 90% en la prevención de hospitalizaciones y muertes en pacientes de alto riesgo. Según los últimos datos recabados en el laboratorio, el fármaco conserva su eficacia contra la variante ómicron del coronavirus.

El mes pasado, la farmacéutica estadounidense dijo que el medicamento oral tenía una eficacia de alrededor del 89% en la prevención de hospitalizaciones o muertes en comparación con el placebo, según los resultados provisionales en alrededor de 1.200 personas. Los datos divulgados hoy martes incluyen a 1.000 personas más.

Nadie de los que durante el ensayo recibieron el tratamiento de Pfizer murió, frente a las 12 muertes registradas entre los que recibieron placebo.

Se venderá como Paxlovid

Las píldoras de Pfizer se toman con el antiviral ritonavir cada 12 horas durante cinco días, comenzando poco después de la aparición de los síntomas. Cuando logre ser autorizado, el tratamiento se venderá como Paxlovid.

Más información

Pfizer también publicó los primeros datos de un segundo ensayo clínico que muestra que el tratamiento con pastilla redujo las hospitalizaciones en alrededor de un 70% en alrededor de 600 adultos de riesgo estándar. "Es un resultado sorprendente", dijo en una entrevista el director científico de Pfizer, Mikael Dolsten. "Estamos hablando de una asombrosa cantidad de vidas salvadas y hospitalizaciones prevenidas. Y, por supuesto, si implementa esto rápidamente después de la infección, es probable que reduzcamos la transmisión drásticamente", dijo Dolsten.

En conversación con las agencias reguladoras

Dolsten aseguró que espera la autorización para su uso en personas de alto riesgo de la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU y otras agencias reguladoras pronto. No cree que sea necesaria una reunión del panel asesor de la FDA. "Estamos en diálogos muy avanzados tanto con Europa como con el Reino Unido, y tenemos diálogos con la mayoría de las principales agencias reguladoras a nivel mundial", dijo Dolsten..

La píldora de Merck

Su rival, la farmacéutica Merck, ha solicitado la autorización de uso de emergencia de su píldora antiviral molnupiravir, pero ese medicamento solo redujo las hospitalizaciones y muertes en su ensayo clínico de pacientes de alto riesgo en alrededor de un 30%.

Algunos científicos también han planteado sus dudas sobre los defectos congénitos del fármaco de Merck, así como preocupaciones de que podría provocar la mutación del virus.

El medicamento de Pfizer funciona de manera diferente. Es parte de una clase de medicamentos llamados inhibidores de la proteasa que se usan actualmente para tratar el VIH, la hepatitis C y otros virus.

Dolsten dijo que las últimas pruebas de laboratorio mostraron que la actividad contra la proteasa de la variante ómicron es tan "buena como básicamente cualquier variante preocupante del SARS-COV-2".

La compañía ha dicho que puede tener 180.000 tratamientos listos para enviarse este año y planea producir al menos 80 millones más en 2022. Dolsten dijo que Pfizer está buscando expandir aún más esa producción, ya que nuevas variantes, como el recién descubierto ómicron, podrían aumentar sustancialmente la necesidad de antivirales.

Las vacunas actuales parecen ser menos efectivas para prevenir la infección con ómicron.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad