Fútbol
AFE

La AFE avisa al Barça sobre el 'Caso Dembélé': "Estaríamos ante una actuación ilegal por parte de la empresa"

El Barcelona ha pedido la salida de Dembélé: "Esperamos que se produzca una transferencia antes del 31 de enero"

Dembélé, con la camiseta del FC Barcelona / Getty Images

Madrid

La relación entre el FC Barcelona y el jugador francés Ousmane Dembélé se han roto del todo. Lo ha confirmado el director deportivo del club, Mateu Alemany, este jueves con un mensaje en las redes sociales del club catalán"A 11 días de cerrar el último plazo dentro de su contrato nos parece obvio que el jugador no quiere continuar y que no está comprometido. Esperamos que se produzca una transferencia antes del 31 de enero". Ante esta situación, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ha publicado un comunicado sobre la situación que vive actualmente el futbolista del Barça.

Más información

La AFE entiende que la renovación de un contrato "requiere del acuerdo de voluntades de las dos partes" y que "dicho acuerdo de voluntades debe ser emitido libremente sin que existan condicionantes externos que limiten o coarten la libertad de contratación del futbolista profesional". Por lo cual, Dembélé deberá ser tratado en las mismas condiciones que sus compañeros: "Es cierto que un futbolista profesional no tiene el derecho a ser alineado ni siquiera convocado en todos los partidos, sino a ser tratado en las mismas condiciones que sus compañeros y estar en disposición de disputar dichos partidos. Pero si esta circunstancia se pudiera entender como una presión para doblegar su voluntad, y además se producen declaraciones públicas reconociendo este tipo de presiones, estaríamos ante una actuación ilegal por parte de la empresa", continúa el comunicado.

Comunicado completo

"En relación a la situación que vive el futbolista del Fútbol Club Barcelona Ousmane Dembélé, la Asociación de Futbolistas Españoles quiere expresar lo siguiente:

AFE considera que la suscripción de un contrato de trabajo como futbolista profesional le obliga a prestar sus servicios por cuenta del club siguiendo las instrucciones que se le faciliten.

Por otro lado, el club está obligado a abonar los salarios pactados y a permitir la prestación de los servicios en las mismas condiciones que el resto de sus compañeros, sin que pueda existir ningún tipo de discriminación, ni presión para que el deportista renuncie a sus derechos laborales.

Entendemos que la renovación de un contrato requiere del acuerdo de voluntades de las dos partes. Dicho acuerdo de voluntades debe ser emitido libremente sin que existan condicionantes externos que limiten o coarten la libertad de contratación del futbolista profesional.

Es cierto que un futbolista profesional no tiene el derecho a ser alineado ni siquiera convocado en todos los partidos, sino a ser tratado en las mismas condiciones que sus compañeros y estar en disposición de disputar dichos partidos. Pero si esta circunstancia se pudiera entender como una presión para doblegar su voluntad, y además se producen declaraciones públicas reconociendo este tipo de presiones, estaríamos ante una actuación ilegal por parte de la empresa.

AFE considera que no llegar a un acuerdo para renovar un contrato de trabajo no supone un incumplimiento laboral, por lo que no podrá tener ninguna consecuencia para la prestación de los servicios.

La no alineación de un futbolista durante un periodo de tiempo sin que exista lesión, enfermedad o impedimento físico alguno, supone una devaluación de su imagen y de su caché deportivo que incidirá negativamente en sus contrataciones futuras.

Desde AFE deseamos que esta situación se solucione sin que se vulneren los derechos del trabajador y recordamos que AFE está a disposición de cualquier futbolista que pueda ver vulnerados sus derechos laborales como trabajador o trabajadora que es".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad