La VentanaLa Ventana a las 16h
Salud y bienestar

Qué supone para nuestra salud física y mental dejar de usar la mascarilla

La mascarilla en exteriores dejará de ser obligatoria esta semana, y en La Ventana hablamos con un médico y un psicólogo para conocer cómo afectará a dos ámbitos de nuestra salud: la física y la mental

Una mujer se coloca una mascarilla / Iñaki Berasaluce - Europa Press - Archivo (EUROPA PRESS)

La Ventana a las 16h | Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en exteriores a partir del jueves

49:44

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1644247448416/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

La mascarilla obligatoria en exteriores tiene los días contados, el Ministerio de Sanidad y las comunidades han acordado su retirada: la medida se planea aprobar el martes para que entre en vigor el jueves. Pero, ¿qué significa esto para nuestro cuerpo y nuestro cerebro?

Después de tanto tiempo con la mascarilla obligatoria en la calle, en La Ventana hemos querido conocer los efectos que esto tendrá en dos campos igual de relevantes: nuestra salud física y nuestra salud mental. Para ello hemos invitado a asomarse al programa a Salvador Peiró, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, y al psicólogo José Antonio Galiani, director del Centro Psicosanitario Galiani en Sevilla.

Mascarillas en exteriores, irrelevantes

La primera pregunta que surge en los ciudadanos siempre es: ¿La mascarilla es realmente útil en exteriores? El doctor Peiró responde: “La mascarilla en exteriores nunca ha sido relevante en la transmisión del virus, casi ningún país lo ha puesto y los argumentos que se han dado no eran tanto de transmisión sino psicológicos”.

En interiores, recalca, es indispensable, pero fuera es posible estar sin ellas. La norma mantendrá la obligatoriedad de la mascarilla cuando se den aglomeraciones, aunque Peiró recuerda que para que se de una aglomeración peligrosa “necesitas personas, pero también tiempo de exposición al virus para poder contagiarte, hablamos de quince minutos”.

Más información

La salud mental

A pesar de que no será obligatorio, mucha gente ha expresado ya que mantendrá la mascarilla en exteriores, y el psicólogo José Antonio Galiani ha explicado que se debe, principalmente, a mantener una sensación de seguridad.

“Los seres humanos asociamos conceptos para poder entender nuestra realidad, y lo traducimos en nuestra mente. Con el inicio de la pandemia, como estábamos inmersos en una situación de incertidumbre e inestabilidad, asimilamos que mascarilla igual a protección, de la misma manera que no mascarilla igual a desprotección”, explica Galiani.

El problema, señala, llega cuando “este significado se mantiene a pesar de que las circunstancias cambian y la amenaza o peligro que nos llevó a hacer esa asociación estén siendo mucho menores”.

Aún así, apunta el psicólogo, “con la que ha caído y un poquito está cayendo, no me parece ilógico ni irracional que las personas se pasen en vez de quedarse corto”.

Re-conocernos las caras

Cuando comencemos a quitarnos las mascarillas en algunos entornos, como por ejemplo en la oficina o en un aula, veremos las caras de algunos de nuestros compañeros por primera vez al completo, algo que, explica Galiani, tendrá una reacción curiosa a nivel neuronal: “Lo que nuestro cerebro ha hecho todo este tiempo con nada más que la mitad de la cara es una chapuza desde el punto de vista del reconocimiento”.

“Hay unas neuronas, las neuronas espejo, que son las que reconocen, empatizan y están en contacto con los demás, y han sufrido mucho durante esta pandemia porque las hemos capado, quitado esa posibilidad”, explica el psicólogo, “así que esas neuronas espejo tienen que empezar a trabajar ahora”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad