Internacional

La icónica "piedra asesina" de Japón se parte en dos: la leyenda recoge que albergaba un espíritu maligno en su interior

La mitología japonesa recoge que dentro de la piedra permanecía el legendario zorro de nueve colas

La legendaria roca en una fotografía de archivo. / Wikimedia

Madrid

La leyenda de la Sessho-seki, la roca mitológica japonesa que dicen que es capaz de matar a cualquier persona que la toque con sus gases venenosos, aborda un nuevo capítulo. Hace apenas unos días, algunos vecinos y vecinas de la localidad de la prefectura de Tochigi, cerca de Tokio, descubrían que la piedra milenaria se había partido en dos, tal y como recoge The Guardian. Un mal augurio para muchos, pues asumen que el hecho de que la roca se haya partido ha liberado al espíritu maligno que, según la leyenda, vivía en su interior. Un zorro de nueve colas que, a pesar de que haber estado encerrado durante siglos, podría provocar un sinfín de desgracias a partir de ahora.

Según recoge la mitología japonesa, la legendaria roca volcánica alberga el cadáver transformado de Tamamo-no-Mae. Una mujer, al servicio de un malvado señor feudal, que hizo todo lo posible para acabar con el emperador Konoe y establecer un nuevo régimen en el país. Sin embargo, y después de que el emperador descubriera los planes de Tamamo-no-Mae y el señor feudal gracias al chivatazo de un astrólogo, quien le advirtió que la mujer era en realidad un zorro de nueve colas que trataba de acabar con su vida, Konoe convocó a los guerreros Kazusa-no-suke y Miura-no-suke para que le dieran caza y acabaran con su vida.

La leyenda de Sessho-seki, la roca del zorro de las nueve colas

Tras eludir a los guerreros durante un tiempo, el zorro de nueve colas se le apareció a Miura-no-suke en un sueño con una profecía bajo el brazo. En dicho sueño, Tamamo-no-Mae le explicaba al guerrero, en su forma de mujer, que al día siguiente acabaría con su vida y le rogó por la misma. Sin embargo, Miura-no-suke no tuvo ningún tipo de compasión y, tal y como había augurado la mujer el día anterior, acabaría matándola con una flecha en la llanura de Nasu. Tras acabar con la vida del zorro de nueve colas, su cuerpo se convirtió en una piedra maligna que, según recoge la leyenda, alberga su espíritu.

Cientos de años más tarde, la roca se parte en dos y muchos piensan que, con ello, se ha liberado el espíritu del famoso zorro de las nueve colas. Concretamente en redes sociales, donde comparan este suceso con algo más propio del capítulo de un anime: "He venido a Sessho-seki, donde permanece la leyenda del zorro de nueve colas. Debería haber una gran roca en el centro atada por una cuerda, pero la roca está partida por la mitad, y la cuerda está suelta. Si esto fuera un manga, sería una señal de que el sello que poseía al zorro de nueve colas se ha roto. Siento que he visto algo que no debería verse".

¿Por qué se ha destrozado la piedra?

A pesar de que la historia recoge que la piedra fue destruida y que el espíritu del zorro fue exorcizado por un monje budista, muchos piensan que el zorro se escondía realmente en esta roca situada en las laderas del monte Nasu. De hecho, y para ayudar a contener a la bestia, la roca estaba rodeada de una cuerda que, después de que la roca se haya partido en dos, ha desaparecido. Esto ha provocado que algunos piensen que el zorro de las nueve colas ha roto el sello en el que estaba preso y que está dispuesto a liberar todo su poder.

Por otro lado, los medios locales apuntan a una teoría mucho más creíble. Después de que algunos especialistas registraran numerosas grietas en la roca hace ya varios años, estos han llegado a la conclusión de que el agua de la lluvia podría haberse filtrado por las mismas y que debilitara su estructura hasta el punto de que ha acabado destrozando la piedra.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad