Hoy por Hoy Matinal BalearesHoy por Hoy Matinal Baleares
Opinión

Balears, bajo control aéreo francés

Sin necesidad de dramatismos, este nuevo cuello de botella aéreo sirve para medir las numerosas debilidades de la industria turística

"La línea roja" de Matías Vallés (22/09/22)

01:15

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1663825728443/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cada vez hay más noticias que nos obligan a consultar un mapa, lo cual indica que se multiplican los enemigos externos de Balears.

Hay miedos nuevos y reciclados.

Entre los segundos, la huelga de los controladores franceses que asfixia el tráfico aéreo a Balears.

Se remonta a los años setenta, cuando decenas de mallorquines murieron sobre Nantes porque una huelga puso el cielo francés en manos de controladores militares.

Mirando un mapa, la huelga escalonada de controladores franceses bloquea la llegada de aviones desde Reino Unido y Alemania, dado que también cubre Córcega.

Nos corta el suministro.

Los controladores franceses tienen un salario medio de 120 mil euros, con un pico de doscientos mil euros al final de la carrera.

En efecto, el mundo se derrumba y personas con ingresos anuales de 200 mil euros, a quienes cuesta llamar trabajadores, se ponen en huelga.

Están en su derecho, ya fallecieron el Ronald Reagan que los despidió en masa y el Rubalcaba que quiso militarizarlos.

Sin necesidad de dramatismos, este nuevo cuello de botella aéreo sirve para medir las numerosas debilidades de la industria turística.

Balears tienen medio millón de camas a llenar, colocada una junto a la otra cubrirían la distancia desde Palma a Madrid y vuelta.

De cada una de estas camas pende un trabajador, y su familia.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad