Hoy por Hoy Madrid SurHoy por Hoy Madrid Sur
Ciencia y tecnología

La ciberseguridad en los datos masivos que se recogen de nuestro comportamiento con las tecnologías

Al usar el móvil, las redes sociales o el WhatsApp dejamos rastro de cada uno de nosotros. Gustos, tendencias, opiniones que recogen las compañías y usan para hacernos sugerencias o tomar decisiones

Fuenlabrada

El uso diario del móvil, del WhatsApp, lo que publicamos, opinamos y compartimos en redes sociales e incluso, los amigos que tenemos en ellas, dejan información sobre cada uno de nosotros, que no cae en el olvido. Todo eso conforma lo que se conoce como datos masivos sobre una persona. Es lo que determinadas empresas pueden recoger de nuestro comportamiento al usar las nuevas tecnologías, según cuenta José Antonio Rubio, doctor Ingeniero en Ciberseguridad por la URJC.

Es un entramado de información del que quizá no somos muy conscientes y que requiere también fuertes medidas de ciberseguridad. Así, según indica Ignacio Marrero, director del Programa del Gobierno de Datos de MBIT School, hay empresas que recopilan nuestros pasos, gustos y tendencias en los ámbitos en los que interactuamos con las tecnologías.

“Cada vez que usamos en el móvil Google, por ejemplo, registra donde estamos, qué búsquedas hacemos, etc, esa cantidad de información es brutal y al final nos conocen mejor que nosotros mismos. Otro ejemplo es Spotyfy. Conoce muy bien nuestros gustos musicales según nuestras elecciones, sabe qué escuchamos, si escuchamos la canción entera…. Daros cuenta del volumen de información que aportamos sólo con usar el móvil”, afirma. Por lo tanto, estamos hablando de una “cantidad de datos con una riqueza muy grande, que permite a las empresas tomar decisiones”.

Otro ejemplo, según Marrero, la manera en la que Facebook obtiene nuestros datos. Responde al uso que hacemos de la aplicación desde el ordenador o el móvil. “Cada una de las acciones que hacemos en la aplicación es registrada, clasificada, estructurada y luego utilizada para analizar nuestro comportamiento a través de un algoritmo”. Así funcionan los bancos a la hora de decidir sobre un crédito, por ejemplo, “analizan todos los datos masivos que tienen y establecen patrones para tomar decisiones”, dice Rubio.

Toda esta información personal puede compartirse entre empresas, pero no siempre. Hay una serie de mecanismo por los que legalmente está permitido compartir información, afirma Marrero. “Las empresas, a través de los permisos que les des, de una manera más o menos obvia, pueden utilizar los datos que ellos tengan sobre ti, pero compartirlos es otra historia ya diferente”.

En este ámbito la ciberseguridad es muy estricta. Lo primero que se hace es la “anonimización” de los datos para evitar la identificación de la persona en concreto. “A no ser que tú des un consentimiento expreso, dos compañías no pueden compartir datos que revelen tu identidad con nombre y apellidos, pueden compartirla de manera agregada”

Las compañías tienen que proteger de forma estricta todos esos datos, no sólo con las tecnologías propias contra los hackers, sino también encriptándolos y estableciendo “todos los controles necesarios para que sólo ciertas personas accedan a ellos. Algunos datos muy sensibles tienen más capas de protección y está permitido su acceso a un número de personas muy reducido”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad