Sociedad

"Las trabajadoras se niegan a entrar porque les recibe desnudo": nada cambia una semana después del tiroteo en la residencia de Aranjuez

El hombre que disparó su pistola de perdigones contra otra habitación continua en la residencia y mantiene el arma a pesar de las denuncias públicas de familiares y trabajadores

Familiares de los residentes denuncian que un usuario de la residencia usa una pistola de balines en las instalaciones

Una semana después todo sigue prácticamente igual. Lo único distinto es el miedo, que ha ido a más. El hombre que disparó su pistola de perdigones contra otra habitación de la residencia Santiago Rusiñol, en Aranjuez, continua en el centro y mantiene el arma como el primer día. Sin embargo, el temor ha crecido. Según relatan los familiares, el comportamiento violento del residente persiste hasta el punto de que las trabajadoras del centro se niegan a atravesar la puerta de su habitación, donde pasa prácticamente toda la jornada aunque mantiene la libertad de movimiento por todo el centro. Desde la Consejería de Políticas Sociales aseguran se ha abierto expediente a esta persona y que se están "valorando medidas disciplinarias".

Más información

"Las trabajadoras le dejan la comida, él la recoge y la vuelve a dejar ahí" relata Teresa, la hija del matrimonio cuya habitación acabó recibiendo los disparos de perdigones de este residente. El hombre come en su habitación pero las trabajadoras prefieren no cruzan la puerta "porque les recibe desnudo y porque como es un poco violento, en cuanto se hace algo que a él no le parece bien monta la bronca y las chicas tienen miedo". Entre los familiares crece también el temor a que la habitación, al no ser limpiada, se convierta en un foco de infección. Pero también a que se produzca otro acto violento porque el residente no se queda siempre en la habitación. "Él sale, tiene libertad para salir a la calle, de hecho le han entrevistado en la calle. Y el otro día estaba en una zona común. Mi madre sobre todo está muy asustada" lamenta Teresa insistiendo: "los residentes tienen miedo".

La Consejería ya ha abierto expediente pero no ha sido expulsado

Y a pesar de ese miedo creciente, la situación del residente apenas a cambiado. Después de que Radio Madrid adelantara la situación que se está viviendo en esa residencia, desde la Consejería de Políticas Sociales aseguraron que la dirección de la Agencia Madrileña de Atención Social había abierto expediente a este usuario "y se valorará su posible expulsión". Una semana después, esa expulsión no se ha producido aunque se ha visitado el centro un inspector de la Consejería "Estuvieron viendo el disparo. Dijeron que entendían el problema, que estaban intentando solucionarlo pero que la solución es un poco difícil porque es quitar el problema de un sitio y trasladarlo a otro" señala la hija de la pareja de residentes afectada. Fuentes de la Consejería insisten en que han abierto expediente "y se están valorando medidas disciplinarias según reglamento interno que correspondan".

Una semana desde que se conocieron los disparos

"Vio a este residente, cuya habitación está enfrente de la suya, con una pistola, y había un impacto de balín. No sabemos si perdigones, aire comprimido..." explicaba Teresa hace una semana. El suceso requirió la intervención policial pero el autor de los disparos mantuvo el arma en su poder ya que la dirección no pudo incautarla. No es la primera vez que este residente genera problemas en el centro, según los familiares que ya han intentado, sin éxito, que se expulse a esta persona del centro. "Este verano empezó a subir las persianas, a abrir las ventanas, le dijeron que se estuviera quieto y él dijo que tenía que ventilar" recuerda Teresa sobre otro de los episodios vividos en el centro

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00