Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 08 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO El Gobierno avisa de que las salidas después del 26 de abril serán "muy controladas"

El independentismo vence en escaños pero no llega al 50 % de los votos

Junts pel Sí y CUP suman cuatro diputados por encima de la mayoría absoluta pero se quedan en el 47,8 % de los sufragios

Junts pel Sí y la CUP suman cuatro diputados por encima de la mayoría absoluta pero se quedan en el 48 % de los sufragios.

Victoria aplastante, pero no definitiva. Cataluña está fracturada en dos mitades: una muy unida en la defensa de la independencia (Junts pel sí y CUP) y otra (PP, PSC, Ciudadanos y Catalunya Sí que es Pot) que, aunque muy dividida, rechaza el desafío soberanista. El independentismo —las candidaturas de Junts pel Sí y CUP— suma el 47,8% de los votos y la mayoría absoluta en escaños en el nuevo Parlamento catalán (72 de 135) para llevar a cabo la hoja de ruta que promete la ruptura con España en 18 meses. Para lograr este objetivo planean dejar sin efecto la legislación vigente, redactar una nueva Constitución, crear las estructuras de Estado y convocar unas nuevas elecciones constituyentes. Las fuerzas parlamentarias que se oponen a este desafío suman el 48% de votos —el 50% si se suman los sufragios de Unió Democràtica, que no le sirvieron para obtener representación— aunque las diferencias entre ellas respecto a la estrategia a seguir en Cataluña son muy importantes.

Las undécimas elecciones autonómicos en Cataluña confirmaron lo que las encuestas habían anticipado: los partidos independentistas sumarían mayoría absoluta de escaños en la cámara autonómica y se quedarían al borde de la mayoría absoluta de los votos escrutados. La jornada del 27-S batió todas las marcas de participación conocidas en elecciones autonómicas catalanas con un 76,9% de participación, casi diez puntos por encima de la registrada en los comicios de 2012. Esa movilización masiva no aclaró el panorama final en torno al objetivo de la independencia y mostró a un electorado fracturado en dos.

Si todos cumplen sus compromisos políticos aireados durante la campaña, Artur Mas (número cuatro de la lista de Junts pel Sí) será investido presidente de la Generalitat en segunda vuelta —la CUP no piensa votar a favor— y a partir de entonces se abrirá el proceso para la declaración unilateral de independencia, la creación de las estructuras de Estado que ahora no tiene Cataluña y la redacción de la Constitución del nuevo Estado. Los hitos que deja esta jornada histórica son los que siguen:

El independentismo vence en escaños pero no llega al 50 % de los votos

  • ERC y Convergència, menos apoyo popular que en 2012. La lista de Junts pel sí, que logró reunir a Convergencia Democrática y Esquerra Republicana junto a candidatos independientes e independentistas, obtiene 63 diputados, siete menos que los obtenidos por las dos formaciones políticas en 2012 y cinco puntos menos de apoyo popular.
  • Mayoría absoluta de escaños pero no de votos. Los líderes de la CUP, el aliado principal de Junts pel Sí para impulsar la ruptura con España, anunciaron que la declaración unilateral de independencia debería llegar un día después de las elecciones si ambas candidaturas conseguían la mayoría absoluta de escaños (68 sobre 135) y de votos. La primera condición la superaron con creces pero el escrutinio dejó a las dos listas por debajo del segundo objetivo.
  • Barcelona, lejos de la hegemonia secesionista. La provincia de Barcelona, la más poblada y la que más diputados aporta a la cámara autonómica (85 de 135) dejó a las fuerzas independentistas lejos de la mayoría absoluta de votos y de escaños. Junts pel Sí y CUP suman un 43 % de los votos y están por debajo en escaños (40) que el resto de candidaturas (Ciudadanos, PSC, PP y Catalunya Sí que es Pot lograrían 45 parlamentarios).
  • Dos fracasos: PP y Podemos. ICV en solitario logró en 2012 cerca del 10% de los votos y casi 13 diputados. Ahora, con el impulso de Podemos y del movimiento vecinal incorporado en la candidatura Catalunya si que es pot, apenas llegaron al 9% de los votos y 10 escaños, un resultado muy por debajo de las expectativas e incluso de los sondeos conocidos durante la campaña electoa. El PP, por su parte, pierde casi la mitad de sus escaños (de 19 a 11) y casi cinco puntos en apoyo popular.
  • El PSC salva los muebles. Tercera fuerza parlamentaria, cuatro diputados menos que en 2012 y un punto y medio de apoyo popular perdido en las urnas. Pese a todo, la candidatura encabezada por Miquel Iceta logra quedar muy por encima de la lista impulsada por Podemos.

El independentismo vence en escaños pero no llega al 50 % de los votos

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?