Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 25 de Enero de 2020

Otras localidades

Operación Talega

En su 20ª columna, Manu Sánchez, quien se presenta como "uno con talega que no quiere que le pongan tallas al campo porque pesa XXL", abomina de las dietas para el verano.

 El verano ya está aquí y con él, ha llegado la calor, y miran que dicen los entendidos que es masculino el asunto, pero yo creo que el “el”, servirá para el bochorno, el verano, el agobio o el calor del Ampurdán. De Despeñaperros ‘pabajo’ lo que ha llegado es la calor. Con la “la” de la flama y de la bofetá, que son las formas femeninas más puras de la calor. Y el que dice lo de el calor es porque no ha pasado calor en su puñetera vida. Aunque para masculino y femenina… la tragedia, porque ya llegó la calor y a mi otra vez me ha cogido con talega. Otra vez toca quedarse con el torso al desnudo y lo mío sin ropa no es un streptease, sino más bien un “es triste”. Y no es que me de igual, es que no me importa; que yo tampoco estoy mórbido, sino que ‘morbido’ de cómo estoy. Así que te ‘arvierto’ querida sociedad que no vayas a provocarme este verano ni un poquito de problema. Que lo mío es ‘namás’ que una mijita de talega.

 

Yo no soy gordo, soy grande, ‘mu’ doble, me pesan los huesos, tan delgado se me ve feo; tengo mucho cuerpo, y las chaquetitas este verano son ‘pa’ llevarlas abiertas. Que yo un par de lunes te prometo que lo intento, pero aguanto ‘namás’ que hasta el martes, y supongo que ese es el secreto de mi cuerpo, ya que con el peso en las dietas pasa como con el dinero en política, que con lo que más se pierde es con los principios. Que ahora empiezan a salir como moscas las máquinas de acomplejar, esos cuerpos esculturales, que algunos, hace un mes no existían pero que a base de pincharse ciclos y batidos de proteínas invaden playas y piscinas. Y yo si me pincho un ciclo es de Woody Allen y si pido un batido, es helado, con barquillo y bien de nata. Que dicen que pinchándote lo de los músculos se te queda la picha chica y a mi con Annie Hall y una tarrina de las grandes se me produce el efecto contrario. Que ya está bien de pamplinas. No quiero escuchar más eso del culto al cuerpo. Cada uno que cargue con lo suyo y el cuerpo al cuerpo y el culto al culto. Y no olviden nunca que como más duran las cosas es metidas en manteca.

 

Cada vez que uno con abdominales se quita la camiseta en público, un gordito se pelea metiéndole los brazos por dentro a la suya en la soledad de su alcoba. Yo no me quito la camiseta porque no tengo calor, porque no quiero o porque no me da la gana, y mira que más de un abdominator de esos se ríe porque dice que es imposible no tener calor en agosto. ‘Po’ más raro es lo tuyo que, siendo de papel, te dan calambre los libros. Los musculitos son gente rara, que van en coche al gimnasio porque dentro se puede correr.

 

A ver si se va a poder ahora sacar ‘namás’ pechito de gimnasio y no pecho de listito, que desde que manda la dictadura de la estética, hay mucho fuerte y ningún tonto. Que a los gorditos se nos machaca y a los tontos se les dice que son listos, pero ‘mu’ flojos. ‘Po’ me apunto a eso que yo estoy bueno, pero ‘mu’ flojo. Este año me van a perdonar, y me declaro en rebeldía de la dictadura de la estética; y es que eso de los regímenes siempre fue cosa dictatorial. El propio Franco dejó a un montón de gente canija. Tener mala leche tras 40 años de régimen está justificado, si eres tú, que te pones a cenar fruta una semana y no hay quien te aguante. Imagínate éste que era en plan estricto, de ir a la cárcel por vago y sacarte a andar a punta de pistola; de pantano y represión; piña y agua, piña y agua… cosas de régimen de manual.

 

Me declaro activista de la talega, mido dos metros y no pienso centrarme en una cuarta que tengo mala. Nunca tuvo sentido despreciar el flotador justo en verano, yo este verano me pienso tomar hasta el sol, así me pongo moreno que dicen que el negro adelgaza. Menos Operación Bikini y más Operación Meyba, pero meyba canutera con mayonesa. A ver si resulta que me como la corrupción, las nuevas elecciones, la doble campaña, el Estado Islámico, a Donald Trump; me trago el paro, la desigualdad, las injusticias, Panamá, las horas de trabajo, empalmar semanas sin parar, Siria, los refugiados, el Brexit, los ERE, la Púnica, pero llega el verano y las papitas fritas las tengo que echar ‘pal lao’.

 

Precisamente en vacaciones, déjate de dietas que los latinos dijeron Mens sana in corpore sano, no “un mes a ná, pa que te incorpore sano”. A ver si te vas a poner malo de tanta dieta, le vas a coger miedo al verano y vas a estar a gusto ‘namás’ que trabajando. Cómo no serán de malas las dietas que hasta por ley, te las pagan ‘fuera aparte’, las comilonas te las tienes que pagar tú por tu cuenta. Y yo este verano pienso comer gambas como si fuera de un sindicato, pero de esos buenos de bandeja grande variadita de cascareo, con sobremesa de helado y copa, de eso que yo llamo ponerse de sindicato con botas. Que si la carne es débil, la pringue más y mi amigo José Mari dice que el frito quema las calorías. Que el obeso cuando pesa, es obesa de verdad. Además, con la camiseta puesta casi ni se me nota, así que cuando hagamos el amor deja la camisetita puesta, chiquilla. Y es que ya está bien de darle tanta importancia al tamaño y tan poca con la de kilos que uno embiste. Que yo este verano estoy cogiendo volumen ‘pa’ luego definir. Con la de horas de gimnasio que echa el chaval de los bañadores y los calzoncillos, y en el cartón de la caja le cortan la cabeza.

 

Instauremos la democracia de la estética, y vamos a votar a mano alzada manque sea este año, volvernos locos con unas mijitas de carnes, con su poquita de talega, con sus asitas del amor para agarrar fuerte el verano, sin que se nos escape porque la vida es deliciosa sin echar cositas ‘pal’ lado. Contemos historias en vez de calorías y comámonos este verano, y si se quedan con hambre, repitan sin miedo.

 

Fdo: Uno con talega que no quiere que le pongamos tallas al campo porque pesa X… X… eleee y que piensa que si no fuera por la tontería de los complejos y la fruta, Adán y Eva nunca hubiesen tocado la manzana y seguiríamos felices en pelotas luciendo carnes por el Paraíso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?