Política
Historia

Manuel Tarazona, el capitán que "antepuso su sentido del deber a sus convicciones" en 1936

La biografía de este militar que plantó cara al golpe del 18 de julio de 1936 se presenta este jueves

Manuel Tarazona / CADENA SER

Manuel Tarazona fue “héroe y víctima”, según el historiador Manuel García Parody, que presenta este jueves una biografía de este capitán de la Guardia de Asalto que en la tarde del 18 de julio de 1936 “antepuso el sentido del deber a sus propias convicciones”. Ante la conspiración militar, apoyada por “una trama civil liderada por Eduardo Quero Goldoni y José Cruz Conde”, el capitán Tarazona, a pesar de sus ideología conservadora se enfrenta al coronel Ciriaco Cascajo cuando éste le insta a que se una al golpe militar.

“Cascajo fue un traidor, los militares se sublevaron contra un régimen legalmente constituido”, recuerda García Parody. Manuel Tarazona había manifestado previamente a Cascajo su ofrecimiento para que “cuente con ellos, si se produce el movimiento salvador del ejército”. Su condición de hombre conservador le hacía cuestionar las acciones del Frente Popular y el tiempo de inestabilidad en España “no precisamente bueno” que vivió España.

Pero cuando llega la hora de la verdad, el gobernador civil le recuerda a Tarazona que su deber es defender al gobierno civil frente al golpe militar. Tarazona acude al cuartel de Artillería para negociar con Cascajo con el ánimo de que se rindiera. Cascajo y los golpistas se niegan y esgrimen sus cañones como elemento decisivo en este enfrentamiento. Tarazona vuelve al Gobierno Civil para organizar su defensa.

El resto de la historia es conocida. Como escribiera en su diario el poeta Juan Bernier, “dos cañonazos y todo cambió”. El gobierno legítimo acabaría por rendirse siendo el propio Tarazona el que ondeó una sábana blanca “ante la inapelable voz de los cañones”, ante el riesgo de que éstos continuaran y se produjera “un baño de sangre”. Fue arrestado por “paisanos armados a punta de fusil” y no militares del mismo rango. “Eso fue una humillación para él”, concluye García Parody. El consejo de guerra “fue una tomadura de pelo” y Tarazona fue fusilado en agosto de 1936. Su nieta, Sol Rodríguez Tarazona, que reside en París, ha colaborado con García Parody en esta obra que se presenta el jueves a las 19 horas en la Biblioteca Central de Lepanto.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00