Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 28 de Marzo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS CORONAVIRUS Sigue el minuto a minuto de toda la información sobre el coronavirus
Carnaval Badajoz

La cantera se apodera del concurso de murgas

Los Guadalupines se convierte en la primera agrupación juvenil en cantar en una noche de semifinales en la que destacaron Los Mirinda y Dakipakasa

Los Guadalupines 'Versión Pirata'. Actuación en las semifinales del COMBA 2018

Los Guadalupines 'Versión Pirata'. Actuación en las semifinales del COMBA 2018 / Cadena SER - Jorge Balaguer Bertoméu

Los chicos de la murga Los Guadalupines dejaron el teatro boquiabierto. Después de conseguir el segundo puesto en el concurso juvenil de murgas del fin de semana, cantaron tras el descanso de la primera noche de preliminares. Se encontraron con un López de Ayala entregado y demostraron que el futuro es de la cantera y, casi casi, también el presente. Fueron una delicia, lo mejor de la noche.

Los Mirinda afinan para llegar a la final

Tenían el complicado papel de abrir las semifinales, pero Los Mirinda intentaron solventarlo desde el primer minuto. Con una mejor afinación que en las preliminares, volvieron a presentar una actuación completa y llena de ritmo.

Cambiaron los dos pasodobles y los dos cuplés, pese a que, por normas del concurso, solo es necesario modificar dos de las cuatro partes. En el primer pasodoble hicieron un repaso a las consecuencias de la crisis y criticaron a quienes siguen votando a los mismos políticos cada cuatro años. En el segundo se vivió uno de los momentos más entrañables de la noche, cuando Los Mirinda cantaron a las hijas de varios de sus componentes, que este año han pisado por primera vez las tablas del López en el concurso infantil.

Remataron bien los dos nuevos cuplés y acertaron con los teatrillos. Gustó especialmente el que llevaron entre la tanda de pasodobles y cuplés, en el que sacaron al escenario al jugador del Badajoz Álex Herrera. Los Mirinda quieren repetir la final que consiguieron el año pasado.

Espantaperros presume de cuplé

Don Pepito y Don José volvieron a pisar las tablas del López de Ayala. Los Espantaperros presentan este año una actuación ágil y que pretende divertir hasta en los pasodobles.

Cambiaron una parte importante del repertorio. En el primer pasodoble hicieron una oda a Extremadura y nombraron nombres de personalidades regionales de la literatura, la política o del toreo. En el segundo resaltaron la importancia de la Educación y criticaron los recortes.

Pero donde realmente se lucieron fue en los cuplés. Divertido el primero, sobre el Froilán, y desternillante el segundo, en el que hicieron un repaso a la prensa y a carnavaleros históricos. La despedida volvió a ser tan emocionante como en las preliminares: un canto a la amistad y al respeto por encima de todo.

Marwan reivindica su estilo

No son una comparsa, su estilo, dicen, es Dakipakasa. Marwan se presentó en las semifinales reivindicando una forma de entender las murgas, su estilo serio y que busca la emoción. No es necesario dividir entre comparsas y chirigotas, aseguraron en su segundo pasodoble, quizá uno de los mejores momentos de su actuación.

Defendieron y criticaron el Carnaval en el primer pasodoble, que también cambiaron con respecto a las preliminares. Modificaron igualmente sus dos cuplés, en los que cantaron al paro y a la AlMossassa, fiesta en la que el Ayuntamiento prohibió las casetas de las murgas el año pasado. En 2018, Marwan ha vuelto a los orígenes y reivindica su estilo propio.

A Yo no salgo le sienta bien el canalleo

Yo no salgo se ha convertido en una murga canalla que ha encontrado su estilo, y es allí donde se les espera. Lo demostraron en un segundo cuplé en el que primero afirmaron que se iban del concurso para luego hacer un chiste con el tiempo libre que iban a tener y asegurar que, al final, volverán al teatro.

Cantaron el primer pasodoble al medioambiente. En el segundo realizaron una gran crítica al Carnaval. Remataron el nuevo repertorio con un cuplé sobre las diferencias entre lo antiguo y lo nuevo, acordándose de los hipster, de Cataluña y del jurado. Su objetivo es volver a la final, como hicieron en 2016.

Dakipakasa da un paso al frente

El telón subió por última vez en la noche del lunes para dar paso a Dakipakasa y su montaje “entre el cielo y la tierra”. La murga dio un paso al frente en estas semifinales y montó su espectacular escenario más adelante para poder llegar aún más al público.

Dos pasodobles de lujo catapultaron la actuación. El primero habló de la precariedad laboral y los estragos de la crisis, una realidad por la que no hay manifestaciones en los balcones. En el segundo se refirieron al padre que el 1-O subió a su hijo a hombros para poder votar. Remataron cantando que solo hay una bandera posible: la familia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?