Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Mendizorroza tiene deficiencias pero "en términos generales se encuentra en buen estado de conservación"

El informe encargado por el Alavés a Tecnalia recomienda intervenir en los Fondos Cervantes y Polideportivo para mejorar el apoyo de las gradas

El estadio de Mendizorroza presenta deficiencias, en especial, en los Fondos Cervantes y Polideportivo / ()

La estructura del estadio de Mendizorroza tiene deficiencias pero “en términos generales se encuentra en un buen estado de conservacion”. Así se recoge en las conclusiones del informe encargado por el Alavés a Tecnalia -al que ha tenido acceso la CADENA SER- para analizar la situación del campo.

El informe elaborado en 2017 señala, en todo caso, que “hay que exceptuar la duda razonable sobre el estado de los apoyos de las nuevas gradas sobre las existentes en los Fondos Cervantes y Polideportivo” que se pusieron en las obras de mejora de 1998 y en los que no se ha intervenido desde entonces. En 2015 y 2016 el Alavés sustituyó parte de los apoyos de esas gradas que estaban “en estado deficiente”.

Tecnalia no ha podido acceder a ver la situación exacta de la parte de la estructura en la que no se han realizado mejoras desde 1998 - está tapada-, pero concluye por informes anteriores que lo más probable es que esté en mal estado. De hecho, Tecnalia señala que hay “zonas con ligero desnivel entre piezas de gradas, destacando la existencia de tres zonas con gradas hundidas y descalzadas en el Fondo Polideportivo, causado posiblemente por el deterioro del sistema de apoyos”.

Finalmente, Tecnalia recomienda "una intervención integral que garantice la solidez estructural del apoyo de las gradas nuevas sobre las viejas en los Fondos Cervantes y Polideportivo". 

En un análisis que hace el Deportivo Alavés -más allá del informe de Tecnalia-, la entidad albiazul afirma que el origen de los problemas está en la obra de 1998: "Son soluciones improvisadas en obra que presentan deficiencias constructivas". "La materialización de los apoyos de la nueva grada sobre las vigas preexistentes no es admisible", explica el Alavés. Habla de "mal diseño y ejecución iniciales" a los que se suma la degradación por el paso del tiempo. 

¿Las deficiencias son graves?

A excepción de la "duda razonable sobre el estado de los apoyos de las nuevas gradas sobre las existentes en los Fondos Cervantes y Polideportivo", Tecnalia considera que en términos generales la estructura está en "un buen estado de conservación". En la extensa documentación entregada por el Alavés al Ayuntamiento para solicitar la concesión del campo, la entidad albiazul llega a reconocer que “ninguna de las situaciones reviste gravedad”,pero en otro momento menciona "problemas de cierta gravedad". Yen el encabezamiento de esa solicitud firmada por el presidente del Alavés, el club argumenta que existen "graves desperfectos estructurales, que si bien no comprometen a la seguridad, sí que exigen su reparación". Este último argumento fue asumido por el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, cuando en junio del pasado año firmó el protocolo con la Diputación y el Gobierno vasco para financiar la ampliación del campo.

El caso es que, con los informes que han trascendido hasta ahora, no se conoce en profundidad el alcance exacto de las deficiencias en la estructura de Mendizorroza. En este sentido, un informe municipal ha exigido un estudio más exhaustivo sobre la seguridad estructural del campo “a través de la obtención de las calidades de hormigones y armaduras". Un estudio que "permita conocer la idoneidad o la necesidad de ciertas actuaciones como refuerzos en algunos de sus elementos".

De hecho, Tecnalia también hace referencia a la necesidad de un examen más preciso y avisaba en este informe de mediados de 2017 que era necesario “encontrar la documentación de la reforma del estadio llevada a cabo en 1998, en especial, la documentación sobre el cálculo de estructuras que permita validarlas, así como los refuerzos dispuestos”. El propio Alavés habla de la necesidad de una "auditoría detallada y exhaustiva de todo el estadio para cuantificar y localizar los defectos, refuerzos y otras circunstancias".

daños por la falta de mantenimiento del campo

Además del análisis de la estructura, el informe de Tecnalia encargado por el Alavés ha encontrado patologías "propias del uso de la instalación y del paso del tiempo". Son de "poca importancia y fácil subsanación". El informe recomienda que dentro de las labores de mantenimiento que corresponden al Alavés se reparen estos daños para "evitar su progresión con el paso del tiempo". Un informe municipal del pasado 20 de febrero también recogía estas carencias y señalaba que "existe una patología generalizada de grietas, fisuras, humedades y oxidaciones que es consecuencia del paso del tiempo y la falta de mantenimiento". Una de las claves del entuerto que hay en torno al campo está en establecer que daños tienen que ver con la estructura y cuales con el mantenimiento. La estructura va a cargo del Ayuntamiento; el mantenimiento es responsabilidad del Deportivo Alavés.

21,8 millones de euros arreglarlo, según el Alavés

El Alavés calcula que la mejora de la estructura para ampliar el campo alcanza casi los 22 millones de euros. El Alavés afirma que ya ha realizado mejoras estructurales imputables al Ayuntamiento que alcanzan los 2,6 millones de euros, entre otras, las reformas por los requerimientos que establecía la Liga de Fútbol Profesional por el ascenso a primera división.

Reparar los defectos actuales en las gradas supondría 1,6 millones (a los que habría que sumar otros 200.000 euros en mejoras en aljibes y riegos). El montante más importante se lo lleva el cambio de la cubierta que el Alavés incluye entre los problemas en la estructura: 13,6 millones. La cubierta presenta persistentes problemas de goteras. La empresa que realizó en su día su obra -Montajes Mirmo- explicó al Alavés que "la cubierta está mal concebida y que así lo comunicaron cuando se hicieron las obras en 1999". Varias empresas contactadas por el Alavés en la temporada 2011-2012 no se comprometieron en su día a poder hacer una reparación con garantías. 

En total, el presupuesto de lo ya hecho y de lo que hay que realizar (incluido el IVA) asciende a 21,8 millones de euros según los cálculos del Alavés, incluidos en el importe global de los 54 millones que se estima costará el estadio ampliado. 

Esta cifra coincide con el importe que las instituciones -Ayuntamiento de Vitoria, Diputación y Gobierno vasco- han acordado aportar como máximo a la ampliación de Mendizorroza: 22 millones de euros. El acuerdo se alcanzó el pasado mes de junio con el visto bueno del Deportivo Alavés y fue refrendado en un acto público en el que participaron el alcalde, Gorka Urtaran, el diputado general de Álava, Ramiro González, el consejero de Deportes del Gobierno vasco, Bingen Zupiria y el presidente del Deportivo Alavés, Alfonso Fernández de Trocóniz. 

Pendiente de la concesión por 75 años

El Alavés quiere que el Ayuntamiento apruebe la nueva concesión por 75 años cuanto antes para poder iniciar las obras este verano. De momento, el Ayuntamiento ha reclamado al Alavés más información sobre las obras que quiere llevar a cabo. El coordinador de alcaldía, Iñaki Gurtubai, ha recordado esta mañana que las obras sobre la estructura -responsabilidad del Ayuntamiento- tendrán que ser acordadas entre el Consistorio y el Alavés. 

La entidad albiazul tiene cedido el estadio hasta 2023 y ha presentado una solicitud para una nueva concesión durante 75 años. El Alavés considera que es la cifra de años idónea para compensar la inversión en el campo de las obras de mejora de la estructura y de la ampliación del campo. 

Todos los movimientos -incluidas las obras en el estadio- están ahora pendientes de la respuesta del Ayuntamiento a esa concesión solicitada por el Alavés

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?