Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Teléfonos de segunda mano y menores

Los menores suelen tener un primer móvil heredado de un familiar, por eso es importante configurarlo de forma segura antes de darlo

Muchos menores han recibido su primer móvil de un familiar que ya lo ha usado. / ()

El primer móvil de un menor, normalmente, llega de un familiar cercano, por eso si queremos evitar problemas para el adulto y para el niño, lo mejor es configurar el teléfono adecuadamente antes de entregárselo, según recomienda el Instituto Nacional de Ciberseguridad, INCIBE, y expertos en la materia como José Antonio Rubio, doctor Ingeniero en Ciberseguridad por la URJC.

Rubio aconseja una serie de pasos para una configuración adecuada. Primero es necesario comprobar la información que tenemos en el móvil. “Puede ser que más tarde necesite cosas que tengo guardadas o no desee que el menor u otros que tengan acceso al móvil, conozcan esos datos personales o laborales", dice Rubio.

Imaginemos un móvil que usamos en el ámbito profesional, con información de nuestro trabajo. Una vez guardada en otro dispositivo, si nos interesa, hay que asegurarse de hacer un borrado adecuado. “Para un borrado seguro, hay aplicaciones gratuitas que podemos emplear”, afirma o seguir consejos prácticos que nos ofrece el propio INCIBE para eliminar datos según se trate de un dispositivo Android o IOS.

Una vez hecho esto hay que configurar el dispositivo. Primero ver si está cifrada toda la información concerniente al teléfono móvil. Si no lo tenemos claro o no lo está, hay aplicaciones para cifrarlas. También, hay que crear una contraseña de acceso, previniendo que el teléfono se le puede extraviar al menor, evitando así accesos no autorizados.

Igualmente, si no queremos que el menor entre en determinadas páginas web, también habrá que configurarlo para restringir su acceso, algo que se puede hacer con app gratuitas. Sobre las aplicaciones que instalemos, Rubio advierte de la importancia de revisar los permisos de las mismas para garantizar que son seguras. Y es que todas las medidas son pocas para evitar que fotos o información que suba el niño o la niña a Internet a través del teléfono pueda caer en manos de desaprensivos que le den un mal uso o con las que puedan, de alguna manera, chantajearles. De nuevo la seguridad en los dispositivos tecnológicos se convierte en algo decisivo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?