Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 28 de Enero de 2020

Otras localidades

Encuentran cocaína en la orina del infartado en la Ciudad de la Justicia

La Fiscalía Provincial de Valencia ha solicitado a los especialistas forenses que se pronuncien sobre si el fallo del desfibrilador ocurrido el día 17 en esos juzgados fue determinante en la muerte

Fachada Ciudad de la Justicia de València / ()

Un primer análisis forense del cadáver del hombre fallecido en la Ciudad de la Justicia de València por infarto, después de que no funcionara un desfibrilador, ha hallado restos de cocaína y de cannabis en la orina del afectado, una conclusión que deberá confirmarse al completarse el examen forense.

La Fiscalía Provincial de Valencia ha solicitado a los especialistas forenses que se pronuncien sobre si el fallo del desfibrilador ocurrido el día 17 en esos juzgados fue determinante en la muerte de un hombre de 54 años que sufrió un infarto en estas instalaciones y no pudo ser reanimado. La petición se ha hecho al Juzgado de Instrucción número 3, responsable de estudiar este asunto.

Fuentes del caso han informado a EFE de que la Fiscalía está a la espera de recibir un informe del Instituto de Ciencias Forenses de Cataluña, sito en Barcelona, que será el que determine si puede establecerse una relación directa entre el fallo del desfibrilador y el fallecimiento del hombre.

La muerte ocurrió mientras se celebraba un juicio en el que estaba procesada esta persona, junto a otras trece más, por un asunto de drogas.

Estas mismas fuentes han adelantado que un primer análisis forense de orina ha dado positivo en cocaína y cannabis. Los forenses deberán ahora desarrollar su examen y emitir un informe definitivo de autopsia, que se espera para próximos días.

El desfibrilador de la sede judicial no pudo ser usado en ayuda de la persona fallecida porque marcó nivel insuficiente de batería, lo que llevó a la Conselleria de Justicia a abrir una investigación que ha arrojado ya algunos resultados, como que la empresa responsable pudo equivocarse en las baterías que alimentaban al aparato, o que el contrato de mantenimiento acabó en 2016 y no había sido renovado.

Las mismas fuentes han señalado que si se estableciera que el fallo del desfibrilador pudo ser la causa directa de la muerte, debería abrirse una investigación judicial para encontrar responsables de un posible delito.

Fuentes de la Conselleria de Justicia señalaron la semana pasada en un encuentro con medios de comunicación que no creen que la muerte se debiera a que no funcionara el desfibrilador, porque el afectado recibió desde el primer momento toda la ayuda médica necesaria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?