Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 28 de Enero de 2020

Otras localidades

El aceite más saludable

El aceite más saludable para cocinar es el del oliva virgen extra

Para seleccionar un buen aceite, debemos diferenciar la grasa como alimento o como nutriente. Dentro de las grasas como alimento separar los aceites de las grasas.

Cuando cocinamos, lo más importante es saber el control de humos del aceite que utilizamos. Debemos tener en cuenta que algunos aceites presentan una mayor resistencia al calor que otros. Todos los aceites tienen un punto de temperatura a partir del cual comienzan a sufrir alteraciones que pueden llegar a ser negativas para el organismo, y que cambia según el tipo de aceite. De todas formas, a partir de los 70° C todos los aceites comienzan a perder sus nutrientes, por lo que lo más saludable es evitar las frituras y utilizarlos al final de la cocción o como aderezo.

Por otro lado, debemos saber que los mejores aceites son aquellos que están compuestos en gran medida por ácidos grasos monoinsaturados. Este tipo de ácidos grasos descienden los niveles de colesterol malo y aumentan los del colesterol bueno.

Teniendo en cuenta estos dos puntos, podemos decidir qué aceite es más saludable para utilizar en la cocina.

Aceite de Oliva extra virgen

El aceite de oliva es el aceite más saludable, y si es virgen extra mucho mejor, ya que está hecho del primer prensado de las olivas y conserva al máximo todas sus propiedades. Posee ácidos grasos monoinsaturados y vitamina E.  

El aceite de oliva aporta numerosos beneficios para la salud:

Mejora la circulación, el flujo sanguíneo y previene las molestias al caminar, según un estudio del Centro de Investigación Biomédica (CIBERobn).

Reduce el colesterol por su contenido en ácido grasos monoinsaturados. Tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Mejora el nivel de azúcar en sangre, por lo que es ideal para que lo consuman los diabéticos.

Es bueno para la hipertensión, estimula la digestión, favorece la función de la vesícula.

Está científicamente probado que las dietas que incluyen un alto aporte de aceite de oliva reducen la incidencia de patologías cardiovasculares mediante varios medios: bajando los niveles de inflamación del organismo, elevando el colesterol HDL (el beneficioso) y actuando positivamente sobre la presión sanguínea.

Aceite de girasol alto oleico

El aceite de girasol alto oleico se obtiene de semillas de girasol de una variedad específica que contiene mayor cantidad de ácidos oleicos y presenta características nutricionales que lo hacen más saludable. Tiene mayor cantidad de ácidos oleicos (Omega 9) que el aceite de girasol normal, soporta hasta 200°C sin dañarse.

Aceite de coco

Con un 90% de ácidos grasos saturados, el aceite de coco es una de las fuentes de grasa más ricas del mundo.

Estas grasas saturadas, expuestas al oxígeno, son mucho más estables que las insaturadas. Por ello, el aceite de coco es una buena elección para cocinar, pues a diferencia de otros aceites que reaccionan al calor produciendo sustancias tóxicas, sus grasas saturadas resisten al calor.

Christian Mañas. Dietista-nutricionista. CODUNICOVA

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?