Jueves, 26 de Noviembre de 2020

Otras localidades

EVENTO ONLINE EVENTO ONLINE Mayores, la generación olvidada: necesidades de las personas de más de 60 años
ATE (y 5): A TIEMPO ESTÁN

Empresario o especulador

El último de los cinco capítulos de análisis y opinión de Pedro Morata sobre el pasado, el presente y el futuro (consecuencias económicas) en torno a los problemas urbanísticos que afectan al Valencia, a la Generalitat y al Ayuntamiento de València con la ATE a punto de ser incumplida y un Peter Lim que debe dar un paso al frente

Un solitario Peter Lim observa el Nuevo Mestalla..

Un solitario Peter Lim observa el Nuevo Mestalla.. / SER Valencia

A mí me ponen una multa de 300 euros por circular en ciudad a 50 km/h, estando limitado a 30 km/h, y una contrata externa del Ayuntamiento de Valencia me acabará cobrando, si no los pago en plazo, un 20% más de recargo hasta los 360 euros y embargándome la cuenta. Un día sin previo aviso meterá su larga mano, amparada por la Ley, en lo más profundo de mi intimidad: mi cuenta bancaria. Y no podré hacer nada. No hay nada que recurrir. Es la Ley. Te fastidias y pagas. Y el Valencia CF, u otra sociedad masiva, incumplirá una sentencia del Tribunal Supremo dictada hace 14 años para que derribe unas gradas que invaden suelo público, o no acabará una obra monstruosamente fea e inacabada en pleno centro de la ciudad incumpliendo plazos, leyes y moralidad, ¿y no le pasará nada?

Un anciano tendrá un solar con matojos sin vallar en pleno centro de la ciudad y le sancionarán y, si no paga, le embargarán. Ésa es la creencia de todo ciudadano. Y ése es el gran fracaso de una sociedad. Cuando cala el mensaje de que unos sí y otros no. Por ahí se quiebra la confianza en el sistema y los valores fundamentales. Gobiernen los azules, los verdes, los rojos o los violetas. Los partidos no tienen cerebro. Lo tienen sus dirigentes. Yo elegiré al que crea que no me va a hacer sentirme indefenso, dándome igual a qué partido represente, o si es Ayuntamiento, comunidad autónoma o país.

Siempre a lo grande

No sé cómo nos las apañamos pero somos unos artistas para crear ideas, azucararlas, envolverlas en papel de celofán y luego que queden hechas escombros. El Nuevo Mestalla, el Museo de Fútbol FIFA, la CAM, Bancaja, Canal 9, Porxinos... Todo tiene un hilo conductor que son los delirios de grandeza, por un complejo de inferioridad o de falta de reconocimiento exterior a lo que aquí somos capaces de hacer. De ahí siempre lo de: el mejor no se qué de Europa; el mejor tal del mundo; el poder valenciano en Madrid; la meseta; si hay más o menos ministros valencianos... Todo es un ruido de dientes y de masclets efectistas para que nos den importancia desde fuera, cuando podríamos ser inmensamente felices de Valencia hacia dentro, más que de Valencia hacia fuera.

El Rinoceronte de cemento

El Mausoleo futbolístico del fracaso que es ese donut de cemento, ese pegote del exceso en medio de València, capital de la Comunitat Valenciana, marcará en breve qué somos aquí y cómo queremos ser.

Parto de una idea clara que conlleva un objetivo irrenunciable: HAY QUE ACABAR EL NUEVO ESTADIO DE MESTALLA. Y hay que acabarlo porque es bueno para todos. Y no acabarlo es malo para todos, por lo mismo por lo que es bueno:

1.- Porque el Mestalla actual tiene casi 100 años. Y porque los clubes modernos con futuro se han hecho o rehecho un estadio nuevo para ingresar más (Juve, Atlético de Madrid, Real Sociedad, Athletic de Bilbao… y Real Madrid y Barça lo van a remodelar)..

2.- Porque es una vergüenza que ese rinoceronte de cemento siga ahí acostado en la Avenida de las Cortes Valencianas. Lleva 11 años ahí tirado con un cartel invisible y gigante que dice: “Aquí yace un fracaso de club y de ciudad".

3.- Porque ya es hora de que el Valencia CF como club y como SAD, y también su máximo accionista, devuelva todo el dinero que en forma de “pelotazos” y ayudas le han dado gobiernos de todos los colores. Y el club y sus dos máximos accionistas reales (Juan Soler y Peter Lim) sólo tenían que hacer una cosa: acabar el estadio para 2011. Y vamos por 2020. Y no lo van a acabar en la fecha de OBLIGACIÓN LEGAL que tenían: 30 de mayo de 2021.

El máximo accionista del VCF paseo por el Nuevo Mestalla, al que deber dar una solución definitiva comprometiéndose. / SER VALENCIA

4.- Porque no se puede seguir manteniendo el mensaje de que Valencia y sus autoridades temporales son una república bananera donde a unos pocos privilegiados se les permite que no se cumpla una sentencia del Tribunal Supremo (¡oiga, del Tribunal Supremo!), así sea el Valencia CF, el Levante UD o el Maristas. Y que a mí me cobren la multa de exceso de velocidad. ¿Qué autoridad moral tiene nadie si se prolonga esto? Porque hasta los ciudadanos lo estarán permitiendo con su inacción.

5.- Porque el accionista mayoritario del VCF lo compró sabiendo que tenía una obligación legal por la ATE de acabar el Nuevo Estadio antes de 30 de mayo de 2021. NUNCA tuvo la obligación que falsamente aseguraron Salvo y Aurelio de acabarlo para el Centenario. ¿De verdad duermen bien estos dos (y los otros 15 flautistas de Hamelin) por la noche?

Cuando Lim compró el VCF sabía que eso iba en el paquete. ¿Se va a permitir que Lim piense, como piensa, que aquí somos poco menos que una aldea donde nadie osará decirle a él lo que hay que hacer? ¿Ximo Puig y Joan Ribó van a aparentar que también son “funcionarios” de Lim, como lo son Murthy o Kim Koh?

El cascabel del gato

El donut es como el COVID: está ahí, desafiante cada día, y no se va a ir. Hay que combatirlo. HAY QUE ENFRENTARSE A ÉL. Con cobardía o con determinación. Y como el COVID, esto no sólo es tarea del Gobierno, es tarea de todos o al menos de muchos más que del Gobierno. Pero alguien tiene que empezar. Y tiene que empezar el que tiene la responsabilidad y si no que no se hubiera metido.

Por un lado, Peter Lim, porque es el problema de SU 82% de su SAD Valencia CF; y si no que se hubiera comprado una escudería de motos. Y por otro lado, Ximo Puig, Joan Ribó y sus números 2 en la materia: Arcadi España y Sandra Gómez; y si no, que no se hubiesen presentado, que nadie les puso una pistola en el pecho. Pero si están aquí es para dar soluciones y arreglar problemas. Y éste es uno de ellos. Aunque en mi opinión, además de una obligación política, también es una oportunidad política.

¿Habrá algo más bonito para un político, cuya motivación pura es mejorar la vida de la gente, que poner fin por ejemplo a ese problema que afecta a la imagen y al corazón de tanta gente? Hay cosas más importantes, ya lo sé. Pero ésta es una de las 10-20 más importantes que hay ahora en la Comunitat Valenciana.

Nuevo Mestalla, a mitad de construir. / Getty Images

Y además de la parte legal, como ellos miran mucho la parte de imagen, también tienen todas las de ganar.

¿Miedo? Miedo ninguno

¿Tiene miedo el político de meterse 'contra' el Valencia CF? SÍ.

¿Valencia CF = a Peter Lim? NO.

¿Es Peter Lim el Valencia CF? NO.

¿Qué es el Valencia CF? Son sus 40.000 abonados, que sacan cada año un pase y transmiten entre generaciones una pasión o un sentimiento. Son sus 47.000 accionistas, que para ayudar pusieron dinero en su día, sabiendo que no controlarían nada ni mandarían, pero que querían tener un título, un diploma por valor de 1 u 11 acciones como quien tiene un ladrillo de la casa; para sentir que un ladrillo de su Valencia CF es suyo. Eso es el Valencia CF.

¿A quién tiene que defender principalmente los políticos: a Lim, a Meriton Holding o a los aficionados? ¿A Lim, que hoy está aquí y mañana en el Manchester United, o a los aficionados y accionistas, que siempre estarán aquí?

¿Quieren los aficionados que se acabe el Nuevo Estadio, porque esto es una herencia que, el día que no esté Lim, seguirá estando el estadio? SÍ.

¿Entonces qué miedo tiene que tener un/a político/a a apretarle a uno para beneficio de muchísimos? NINGUNO. Porque cualquier aficionado, sea de la ideología que sea, todos tienen una misma bandera: la de su equipo.

Al Valencia CF se le defiende defendiéndolo DE (este) Peter Lim.

- De sus incumplimientos y de su pasotismo.

- De su soberbia (no conoce ni al President de la Generalitat ni al Alcalde de València).

- De sus extravagancias (echar a Marcelino y Mateu tras ganar una Copa); de su demagogia que verbalizan sus funcionarios de aquí en un discurso cambiante según lo que les conviene:

Mensaje 1: “Los políticos tienen que ayudar al Valencia CF porque es un sentimiento".

Mensaje 2: En el Valencia CF yo hago lo que quiero y os calláis todos porque es mío" . La imagen de Murthy mandando callar a Mestalla es la foto ante notario que representa su forma de ser y pensar.

Anil Murthy manda callar a Mestalla en octubre de 2019. / SER Valencia

La autoridad política tiene la autoridad moral y la autoridad y paraguas legal para apretarle a Lim. Si le aprietan y pasa de todo: le quitan la careta y lo ponen en evidencia. Y ellos han demostrado que han querido acabar el Nuevo Estadio y, con la fuerza del pasotismo de Lim, podrán justificar sus decisiones posteriores.

Decisiones y acciones que tendrán que tomar por iniciativa propia o por inducción legal. O por ellos mismos, o porque una denuncia en el juzgado les hará actuar. Porque, si no actúan, están incumpliendo o como mínimo esquivando la Ley. Por tanto, tienen justificación ante el valencianismo, que además está bastante harto de Peter Lim. Nadie se va a molestar ni va a dejar de votar a este partido o a otro porque le aprieten a Lim a acabar el nuevo estadio, porque es un objetivo popular, legal, necesario y justo.

Hay muchísima gente que es del Valencia CF pero no quiere ser de ESTE Valencia CF de Singapur. Y si le aprietan a Lim y logran que, dándole una prórroga motivada AVALADA ECONÓMICA Y JURÍDICAMENTE, se OBLIGUE a acabarlo -si no en la fecha límite de 30 de mayo de 2021 que sea 12 ó 18 meses después- habrán conseguido un bien social y una gran victoria política ante:

1.- Los ciudadanos, que ven acabado ese estadio a medio hacer y que sus políticos han sido valientes y no se han arrugado.

2.- Ante los abonados y accionistas del Valencia CF, que estarán agradecidos de que sus autoridades les hayan acabado el Nuevo Estadio.

Pero en la gente está instalada esta idea:Peter Lim pasará de todo y los políticos no se atreverán con el Valencia CF". Ésa es la frase más repetida. Es la constatación de la quiebra del sistema. La asunción de la indefensión. A mí me cobrarán la multa, pero con ellos no se atreverán.

Sillas frías y sillones calientes

En el caso que nos ocupa, no sé si se pueden permitir mirar para otro lado y no atreverse, porque la Ley les faculta para actuar y, según cómo coja la Ley, les obliga a actuar. Porque aquel que piense "no me voy a meter con el VCF por si pierdo mi confortable silla política", a lo mejor, lo que se encuentra es sentado en una fría y dura silla de un juzgado.

Joan Ribó y Ximo Puig. / Getty Images

Esta vez si un ciudadano, una asociación o un accionista se va al juzgado contra el Ayuntamiento o la Generalitat habría materia para sostener una acusación de prevaricación. Por eso digo que estamos ante un momento de definir qué somos y qué queremos ser. Todos.

El ejemplo de Málaga

La Asociación de Pequeños Accionistas del Málaga CF, con un 2,1%, tuvo la valentía y el arrojo de pasar del 'bla, bla, bla' y del 'chau-chau' a la acción. Y derribaron a Goliat. David denunció a Goliat ante el juzgado y éste ha resuelto retirarle la Administración a la familia Al Thani. Consideraban que el jeque estaba pisoteando el juguete (para Al Thani) pero el corazón para los malaguistas. Y vencieron.

Ahora el club es de Al Thani pero no tiene control sobre él. No decide. Es el dueño de la casa, pero está en la calle. Hasta el Ayuntamiento le ha retirado el nombre de una avenida que le habían dado a la familia del jeque. Allí tenían unos motivos. Aquí hay otros, que no son de esa gravedad pero SÍ de similar trascendencia.

El jeque Al Thani, del Málaga CF. / Getty Images

Al Thani (como Lim) se confundió y se creyó que el Málaga era suyo. Pero no era suyo. Tenía un alto porcentaje de acciones (50,3%) pero no el 100%. Lo mismo que Lim. Y la confianza mató al ratón. Aviso a navegantes: 1 sociedad llamada Meriton Holding tiene el 82%, pero 47.200 accionistas tienen el 18%. Peter Lim NO es el dueño del Valencia CF. Es el máximo accionista a través de una sociedad de su propiedad. Pero Lim no es ni accionista ni abonado, ni consejero. Sin embargo, actúa como dueño, como consejero y como presidente a través de un cooperador mercantil necesario que es el Consejo de Administración, confundiendo papeles claramente.

Para unas cosas Lim no existe porque está blindado jurídicamente de la gestión de la sociedad. Pero luego comete excesos cuando todo el mundo, incluido su presidente, hace ver que las decisiones las toma él, o cuando aparece por la puerta de Manises con Guedes bajo el brazo.

Lim no es tonto y legalmente se ha blindado de la acción y gestión del Consejo de Administración y administradores, QUE SON LOS QUE TIENEN LA RESPONSABILIDAD JURÍDICA Y PENAL DE LA ADMINISTRACIÓN DE UNA SOCIEDAD QUE ES DE 47.200 ACCIONISTAS + Meriton Holdings (Lim).

Lim NO TIENE NINGUNA RESPONSABILIDAD PENAL sobre las decisiones del Consejo de Administración. La tienen sus amigotes de Singapur, sus dos empleados Murthy y Kim Koh y ojito y aviso a los consejeros necesarios cooperadores valencianos. Ojito a Juan Sol. De José Luis Zaragosí no me preocupo porque está encantado de hacer el papel que le digan: firmar la venta del club, patrono de la Fundación, consejero, el niño en el bautizo… lo que sea.

Acción de Responsabilidad Social contra el Consejo

El cumplimiento de la ATE, o sea de acabar el Nuevo Estadio en el plazo fijado del 30 de mayo de 2021, es una cuestión capital en la vida del club y en la salud del balance de la SAD. Las consecuencias de su incumplimiento las hemos analizado en artículos anteriores. Básicamente, si la Auditora cumple con su principio de prudencia y en un escenario intermedio de rebaja de los valores urbanísticos de los solares, el club necesitaría una ampliación de capital de alrededor de 120 millones de euros para no entrar en Causa de Disolución. En el artículo 'ATE: Abandono Temerario Empresarial (III)' lo explicamos con claridad y detenimiento.

No cumplir la ATE, intencionadamente, creyendo que “aquí en España y en Valencia estos son unos mataos, que sus leyes no sirven para nada y conmigo no se atreverán"... ese exceso de confianza, en 'modo Málaga CF', puede acarrear consecuencias graves A LOS CONSEJEROS.

Consejo de Administración VCF, en la Junta de 2019. / VCF

Atentos a este dato: ¿Saben cuánto ha gastado el VCF sumando dinero en fichajes+salarios de jugadores con este Consejo de Administración nombrado por Meriton en sus 6 años de gestión (14/15 a 19/20)? 947,1 millones de euros.

¿Saben cuánto ha gastado el VCF en la ATE y en terminar el estadio antes del plazo límite con este Consejo de Administración nombrado por Meriton en sus 6 años de gestión (14/15 a 19/20)? 0 euros. Cero euros. Nothing. Nada. Res.

Sólo con haber invertido los 23 millones de Abdennour, los 25 de Enzo Pérez, los 10 de Aderllan Santos y los 12 de Correia, más los salarios pagados por el Valencia CF a esos jugadores, ya casi sería suficiente para haber terminado el Nuevo Estadio (SIN VENDER el solar del viejo Mestalla, que sería un tesoro ahí guardado para venderlo sin prisa y con el mercado al alza). Si añado Negredo ("La bomba" de Nuno) ya sale un estadio de esos 5 estrellas que tanto gusta decir aquí.

Cualquier accionista, accionistas o agrupación de accionistas en 'modo Málaga CF' se va al juzgado y, con las evidentes consecuencias que YA puede traer el incumplimiento de la ATE y la irresponsabilidad continuada, deliberada e intencionada de no dar solución a la ATE sabiendo el daño que ello puede hacer a la Sociedad Anónima Deportiva, es motivo más que elocuente para que, como mínimo, un juez analice si este Consejo de Administración puede seguir teniendo poderes de gestión.

E incluso si se anulara la ATE: valorar el daño económico producido y, además de relevar de sus funciones al Consejo, exigirles a cada uno proporcionalmente una fianza contra su patrimonio. Porque en Singapur no lo sé, pero aquí en España los Administradores de las Sociedades responden con sus bienes personales de la gestión.

Y si se llegara a esa situación tan extrema pero posible (Málaga), el juez nombraría un Administrador Judicial que tendría el poder de la gestión del club aunque la SAD fuese al 82% de Peter Lim. En el Levante UD, en concurso de acreedores, el juez nombró a Vicente Andreu y Mariano Durán y ellos dos a Quico Catalán. Y hasta hoy.

Aquí hay cantera (Juan de Dios Crespo, Mateo Alemany, Javier Gómez, Santiago Cañizares, o Pepito Martínez...). El juez puede nombrar a quien quiera que tenga una base mínima. Por ello, en este momento en el que estamos, aquí todo el mundo tiene un papel si lo quiere coger, y abandonar el victimismo y la palabrería.

Lo tienen las autoridades por obligación; lo tiene Peter Lim por obligación e interés económico; lo tienen los consejeros por responsabilidad; lo tienen los accionistas por sentimiento y seriedad; lo tiene la auditora Ernst&Young por legalidad; etc.

Toca retratarse

Y vamos a ver de qué pasta está hecho cada uno. Vamos a ver cómo se retrata cada uno. Y habrá una foto final: el rinoceronte de cemento acostado y el fracaso total como sociedad civil y anónima deportiva. O Nuevo Mestalla acabado de verdad, en el menor tiempo posible y como máximo el 31 de diciembre de 2022. O sea, 12- 18 meses más tarde del plazo límite, con una prórroga motivada legal, PERO GARANTIZADA.

Ésa es la mejor salida para todos. Pero si alguno de los actores abandona su papel, el jarrón se romperá por un lado o por otro. Si cada uno de los implicados cumple con su obligación, esto no tiene más solución que acabar el Nuevo Estadio, con la fórmula y el dinero que Lim busque (que tiene varias). Y acabarlo algo más tarde, pero con fecha fija ya y un aval económico por si no lo acaba Lim.

Y si Lim se niega y pasa de todo, entonces hay que hacer cumplir la Ley con toda su crudeza. Porque, en ese momento, Lim estará dejando claro que no es un empresario, sino un especulador. Son cosas distintas. Y a los especuladores hay que tratarlos de otra forma distinta que a los empresarios (Juan Roig).

Salvo que Lim se quiera ir, si ve que realmente las autoridades y la Ley no le van a dar más margen, no le va a quedar más remedio que poner dinero: o para ampliar capital porque por anularse la ATE (si no lo pone) la SAD entra en causa de disolución.

O porque, para que no pase eso, pone el dinero para acabarlo. Entonces, insisto, salvo que esté de salida, puestos a tener que poner dinero sí o sí, lo inteligente es ponerlo de la forma que mejor te deja ante tu bolsillo y ante ¿tu gente? Jamás ha considerado al valencianismo así. Nos ha mirado por encima del hombro como a lacayos que deberíamos besar por donde pisa por haber invertido 94 millones de euros y salvar al Valencia CF. Y digo 94 y no 194 porque los otros 100 son producto de las pérdidas de su propia gestión.

Anil Murthy y Peter Lim. / Getty Images

¿En qué está mejor el VCF con Peter Lim? En nada trascendente. Sólo en que la deuda bancaria se paga en plazos más cómodos a largo plazo. Pero la deuda es la misma que antes de llegar él.

El estadio está sin acabar.

El solar del viejo Mestalla está sin vender y devaluado.

El equipo se ha clasificado para Champions 3 años de sus 6. Como antes más o menos. Con Unai Emery: tres años seguidos el Valencia 3º en Champions.

Una Copa del Rey: como en 2008 con el club en llamas. Aquí no nos ha enseñado nada en materia deportiva. Bueno sí, algo novedoso: echar a un entrenador cuando gana una Copa del Rey y no cuando desciende.

Las acciones tienen menos de la mitad de valor.

El capital social se ha reducido a la mitad.

Recurre cada año a la venta de jugadores para cuadrar balances (como toda la vida sin jeques asiáticos).

Su plan de negocio (que conservo) sólo ha acertado en lo que ha dependido de Javier Tebas: la TV.

Lim planeaba 61 millones de TV en esta temporada y Tebas le ha conseguido 83, como le consiguió a Mateo Alemany para volver a la Champions desde sus dos temporadas seguidas con dos 12ºs puestos con Ayestaran, Neville, etc.

Pero en lo que depende de su mano pensaba ingresar 49 por la pata comercial e ingresa 22, que es 1 millón menos de lo que ingresaba Llorente en 2006. Y por abonados ingresa 14 millones, que son 9 menos de lo que ingresaba el club con Llorente en 2006.

¿De qué nos tiene que dar lecciones este magnate de Singapur a los valencianos? ¿De qué Mérito(ns) tiene que presumir?

De Anil Murthy ni hablamos. ¿De qué nos tiene que dar apuntes? Como mucho de francés.

Sin embargo, a mi me encantaría que Lim ganara dinero con el Valencia CF, que se forrara, porque eso sería sinónimo de que lo ha cuidado, lo ha gestionado bien. Puedo entender y apoyar eso. PERO LO QUE NO ENTIENDO ES QUE LO TENGA ABANDONADO. Eso es lo que le quita todo cariño y credibilidad.

Así que, llegados a este punto, lo que toca moral y legalmente es obligarle al accionista mayoritario a hacerse responsable de su empresa.

¡Che! Lo que harían con usted o conmigo: a pagar la multa de velocidad o a vallar el solar con matojos. Y cuando Lim vea que su inversión se va al garete porque la sociedad va camino de descarrilar moverá ficha:

1.- Se buscará la vida para acabar el estadio (comprando el solar él, ampliando capital...

2.- o buscará un operador que comparta la comercialización del nuevo Mestalla)

3.- o pactará una prórroga con las autoridades y ahí tendrán su momento para amarrarlo y que no se escape

4.- o pondrá en venta su paquete accionarial.

Y con el que compre ya se negociará esa prórroga para acabar el nuevo estadio y que lo pague la SAD Valencia CF con los pelotazos que los políticos le regalaron al club, que siguen intactos de momento. Pero todo esto ya no se puede alargar más. Hay que coger el toro por los cuernos o esto parecerá una becerrada del bombero torero y sonando Paquito el Chocolatero de fondo.

El final

Si quieren saber mi opinión sobre lo que pasará:

El President es futbolero pero no es valencianista. Sandra es futbolera y valencianista. Y a Ribó no le gusta el fútbol. Creo que el perfil trabajador, luchador y reivindicativo, pero ZEN, de Ximo Puig y el ímpetu pero también la bendita juventud de Sandra Gómez, como primera espada de autoridad política, harán que les tiemble la mano ante el gigante Valencia CF. Y luego está Joan Ribó: un veterano de guerra con colmillo político totalmente alejado de la pasión del fútbol, que serían buenos ingredientes para atacar el problema fríamente. Pero si se ve solo, sin la fuerza de los otros dos, titubeará para morder la pieza. Deseo equivocarme.

Y todos perderán una gran oportunidad política para consolidarse y mejorar en sus puestos: porque Ribó sería más alcalde si se presenta; Sandra más cerca de ser alcaldesa; y Ximo Puig mucho más President. Además, fracasarán en lo puro del servicio público: ser justos, mejorar las cosas y solucionar problemas.

Pero sobre todo podrían estar comprando boletos para tener un problema legal, si alguien o algunos decide(n) vestirse de David frente a Goliat ante su flagrante dejación de funciones.

La mía es informar y a veces opinar. Mi trabajo está hecho. Y tengo mi conciencia tranquila, en mi parte de ciudadano activo porque también lo soy. No soy un robot. Y yo SÍ quiero colaborar, en lo que puedo, a que se acabe el Nuevo Estadio por el bien del Valencia CF, de la ciudad de València y, después, de todo lo demás.

¿Y usted?

**** Aquí os dejamos enlaces a los cuatro artículos anteriores abordando este asunto:

- ATE: Actuación Trilera Evidente (I)

- ATE: Actuación Torpe Extrema (II)

- ATE: Abandono Temerario Empresarial (III)

- ATE: Alerta Tsunami Económico (IV)

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?