Hoy por Hoy GijónHoy por Hoy Gijón
Actualidad
Coronavirus Covid-19

Raimundo García, el policía que alegró el confinamiento a los niños en Asturias, Hijo Adoptivo de Noreña

El agente recibe el máximo honor del municipio por el trabajo realizado durante el peor momento de la pandemia

Las historias con los más pequeños no las olvida. "Se me pone un nudo en la garganta", recuerda

Raimundo García, policía local mediático coronavirus Noreña, Hijo Adoptivo

Raimundo García, policía local mediático coronavirus Noreña, Hijo Adoptivo

07:52

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1594297803516/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Gijón

Raimundo García es policía local de Noreña pero durante el confinamiento ha ejercido también de Bob Esponja, los Minion, Harry Potter o ha sido el chofer de Olaf. Durante la fase más dura del estado de alarma derivado de la crisis sanitaria, Raimundo patrullaba con su coche animando, especialmente, a los pequeños pero también a los mayores. Todo ello le ha servido para ser nombrado Hijo Adoptivo de Noreña. 

"Estoy muy orgulloso y muy emocionado. Ni por asomo imaginaba que iba a tener ese retorno de agradecimiento por parte de los vecinos de mi pueblo. Hasta que no lo vi en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) no me di cuenta de la dimensión de la realidad y del agradecimiento de un pueblo a esa labor", relata en SER Gijón. "Entiendo que hice lo que debía en ese momento. Lo hice de corazón porque, en esos días y más que nunca, afloraron los sentimientos", añade. Sus vídeos se hicieron virales. Argentina, México o China han sido algunos de los países donde se han visualizado sus grabaciones aunque eso a Raimundo no le ha afectado. "Sigo en mi puesto y atendiendo a los vecinos como antes de la pandemia. Sí es verdad que me hizo reflexionar y aprovecho para pedir perdón porque seguro que algún error cometí", asegura. 

Más información

Raimundo echa la vista atrás y reconoce que "se te pone un nudo en la garganta y no puedes evitar que se te llenen los ojos de lágrimas" cuando recuerda algunas de las historias vividas. "Que una niña de cinco años te diga porque le cantas el cumpleaños feliz desde el coche patrulla que fue el mejor cumpleaños de su vida... se me encoje el corazón", apunta. También hubo momentos simpáticos con Olaf, personaje encarnado por uno de los concejales de la Villa. "Al final del recorrido, estábamos entrando en el garaje y un niño de cinco o seis años gritaba su nombre. Estaba en la ventana y no lo había podido ver. Tuvimos que decirle que Olaf tenía mucho calor y lo habíamos metido en el congelador. Ves esas cosas y se te encoje el corazón. Como reaccionaban los niños pequeños, fueron momento muy emocionantes", reflexiona.

El repertorio de personajes fue amplio aunque, entre risas, el agente reconoce que "la cosa iba agotándose y el control de idiomas fue complicado. Hubo algunos como el pársel (idioma de Harry Potter) que me costaron. Lo hacíamos para que fuera lo más real posible. Cuando hablábamos en el idioma de los minions era su lengua natural, no valía fingir para no defraudar a su fans".

Ahora, abandonado el confinamiento y tratando de volver a la normalidad, Raimundo espera no tener que dar marcha atrás. "La pelota está en nuestro tejado. Todos tenemos que ser conscientes que volver a confinarnos supondría una situación, desde el punto se vista económico, insalvable". Con este mensaje, el agente más mediático continua patrullando las calles de Noreña y lo hace acompañado de la radio. "Siempre estuvo con nosotros a lo largo de la historia y qué sería de nosotros sin ella", concluye.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad