Miércoles, 14 de Abril de 2021

Otras localidades

EXPOLIO

Frumales localiza la pila bautismal que se llevó Carmen Polo en 1958

La pieza románica aparece en el inventario del Pazo de Meirás y fue sustraída en una visita a la localidad de la esposa de Franco en 1958

Iglesia parroquial de Frumales (Segovia) donde desapareció la pila bautismal románica en 1958

Iglesia parroquial de Frumales (Segovia) donde desapareció la pila bautismal románica en 1958 / CADENA SER

En Frumales todos contaban la historia de la pila bautismal de la iglesia de origen románico que desapareció de forma misteriosa tras una visita a la localidad de Carmen Polo, esposa del dictador Francisco Franco, que en ese momento gobernaba España con puño de hierro. Ha sido la periodista de La Voz de Galicia, Sara Cabrero, quien en un artículo publicado en el rotativo la edición de hoy domingo, ha descubierto los detalles de la sustracción de este objeto de la iglesia parroquial de Frumales.

Sara Cabrero, periodista de La Voz de Galicia, de ascendencia segoviano que ha descubierto la historia de la pila bautismal de Frumales / CADENA SER

Se da la circunstancia de que Sara Cabrero tiene ascendencia en la citada localidad y son habituales sus visitas al pueblo donde mantiene familia directa, especialmente en verano. “Conocía la historia por boca de mi padre, y es algo que siempre se ha sabido en el pueblo. Cuando se hizo público el inmenso listado de los bienes que la familia Franco atesoraba en el Pazo de Meirás, hasta 700 obras de arte, me puse a investigar para conocer más a fondo la historia” comenta Sara Cabrero.

La historia parte de una imprevista visita a Frumales de Carmen Polo el 3 de octubre de 1958. La primera dama de la época apareció para sorpresa de todos en un gran automóvil y acompañada por camiones militares. La curiosidad de los habitantes ante tamaño acontecimiento fue aprovechada para desmontar la pila y cargarla en un camión, que según parece iba cargado de otras piezas tras un fructífero recorrido por diversas localidades.

La realidad es que el hecho no está documentado, ni la iglesia parroquial de Frumales puede demostrar su pertenencia, algo que desde el ayuntamiento se ha investigado. Los vecinos de la localidad no tienen intención de pedir el retorno de la pila a Frumales, indica Sara Cabrero, tan solo se conforman con que la pieza sea documentada señalando el origen de la misma y como un pedazo de la historia de España.

Que la pieza acabara en el Pazo de Meirás sin conocimiento de sus vecinos, no deja de ser un hecho que deja bien patente el uso que hacía del poder por parte de la familia Franco durante su dictadura.

Todo apunta a que Carmen Franco contaba con un anticuario en la zona que le reservaba las piezas que tenían cierto interés para sumarse a su colección particular.

La pila bautismal románica de Frumales se integra en la lista de bienes que Carmen Polo se apropió aprovechando que nadie se atrevía a llevar la contraria a la primera dama. Estos hechos coinciden con la famosa leyenda, en la que se cuenta de que los joyeros de las ciudades escondían sus piezas más especiales, cuando la esposa de Franco anunciaba visita a su ciudad. No es para menos visto su gusto por lo ajeno.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?