SER Cofrade MálagaSER Cofrade Málaga
Ocio y cultura
gastronomía

Potaje de garbanzos y bacalao

Potaje de garbanzos y bacalao / Toñi Sánchez

Málaga

Toñi Sánchez nos acerca cada día esta Semana Santa a recetas típicas de esta época y muy malagueñas, gracias a su blog "Mi cocina Carmen Rosa". Hoy aprendemos a preparar un potaje de garbanzos con bacalao.

Potaje de garbanzos y bacalao

06:55

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1617265227_294265/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Ingredientes:

Medio kilo de garbanza, garbanzos blancos lechosos (aunque puede servir cualquier tipo de garbanzo), un tomate, medio pimiento rojo, media cebolla blanca, una cabeza de ajo, cinco granos de pimienta negra, una patata mediana, dos hojas de laurel, sal, una cucharada de colorante alimentario (suelo usar un sobre de El Aeroplano), tres litros de agua, 300 gramos de bacalao salado y medio vaso de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño, éstos son los que uso para las comidas y frituras).

Los pasos a seguir:

El día anterior echar los garbanzos en remojo en agua con dos cucharadas soperas de sal. En otro recipiente, igualmente un día antes, poner el bacalao sumergido en agua.

Para preparar el potaje:

Escurrir y enjuagar bien tanto los garbanzos como el bacalao, reservar ambos. Quitar el máximo de la piel a la cabeza de ajos y asarla directamente en el fuego (incluso si se tiene vitrocerámica).

Lavar bien el tomate y el pimiento, pelar la cebolla. En una cacerola echar el agua e introducir el tomate, el pimiento troceado sin semillas, la cebolla, la cabeza de ajo y llevar a ebullición, espumerear tantas veces sea necesario, dejando hervir a fuego medio hasta que la verdura esté bien cocida.

Sacar el tomate, los trozos de pimiento y la cebolla e introducirlos con un poco del caldo en el vaso de la batidora, pasando todos los ingredientes de forma que quede lo más fino posible.

Echar la verdura pasada en un colador y añadirlo bien colado a la cacerola. Agregar el aceite, la pimienta negra, el colorante alimentario, los garbanzos y dejar que cuezan éstos a fuego lento durante una hora aproximadamente (o hasta comprobar que los garbanzos estén al dente).

Mientras pelar y cortar la patata a cascos. Y cuando se compruebe la cochura de los garbanzos, añadir los trozos de patata. Pasado unos quince minutos aproximadamente, incorporar las hojas de laurel y el bacalao cortado en trozos del tamaño de un bocado.

Rectificar de sal si fuese necesario, comprobar que las patatas están en su punto, los garbanzos tiernos, retirar del fuego y dejar reposar.

Las patatas cuajarán el caldo. Las garbanzas quedarán tiernas y sin romperse su piel. Servir muy caliente.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad