Lunes, 06 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Panadero, médico y enamorado del medio rural a partes iguales

Antonio de las Heras lleva décadas prestando sus conocimientos como médico a toda la Ribera del Duero, pero sus raíces están alrededor del mundo del pan

Antonio de las Heras

Antonio de las Heras / Cadena SER

La Horra tiene una suerte en forma gastronómica. Goza de uno de los mejores panes que se conocen en la comarca y la provincia. Y eso es gracias a la Panadería de las Heras. Pero si a este negocio familiar le miramos los entresijos, nos sorprenderíamos encontrándonos a Antonio, que ha mamado el mundo del pan, pero que sin embargo, su ocupación profesional es la medicina. Después de dos años siendo el Director Médico del HUBU, de las Heras ha regresado al Hospital Santos Reyes, en el que ya ha estado varias décadas. Son más de 30 años al servicio de los ribereños, pero siempre, siempre, ha vivido en La Horra. "En la pandemia, a mí venir a La Horra me suponía un relax de ver a alguien, porque podías salir, pero en una ciudad era dantesto. Muchos días salía llorando de Burgos...", asevera.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

"Llevo ejerciendo desde el 83 que terminé lo que sería el actual bachillerato. Nos sugirieron las posibilidades, me recomendaron la medicina, hice introducción y me gustó aunque me mareé la primera vez que me metí en un quirófano, pero el cirujano me dijo que no me preocupara. Me encanta esa cara de agradecimiento de la gente a quien contestas, tocas, ayudas... A mí me gusta ayudar, estar al lado de la gente. No detrás de una ventanilla", expresa.

El pan, un arte

Pero la otra vena de Antonio es el pan. "La panadería la he mamado, pero no sé en qué momento decidí ir hacia la medicina. Puede que alguna película, algo que te mueva esa sensibilidad. Nuestro producto estrella es la torta de aceite básicamente, pero también el pan candeal que es el típico de la zona. Y este libro de poemas que os regalaré relacionados con el pan, en el que cuento una historia de evolución de la panadería", dice, reconociendo que el pan "es un arte". "Es casi como si fuera tu hijo, ves crecer al pan, y la alegría de verle bien, de que a la gente le gusta... Hay pan saludable y más saludable, que es el que hacemos en la panadería del panadero. El pan del panadero es el pan que hay que comprar. El pan de harinas menos refinadas", añade.

También ha querido de las Heras hacer un alegato hacia las tiendas de los pueblos. "A veces abandonamos a nuestras tiendas porque vale más caro, pero la proximidad lo valoramos en teoría, porque si podemos comprar en otros sitios vamos a ellos, y es un error traer las cosas de fuera que podemos coger aquí. El comercio de proximidad es básico...", asevera, este médico y panadero que está "agradecido a la gente". Y esa gente también es agradecida, porque "hacemos el favor de llevar ese pan a otros pueblos que no tienen esa opción, y muchas veces a menos de precio/coste, y a veces vas con la furgoneta a llevar 4 barras de pan, pero hay que ir, porque si no no hay nadie quien se lo lleve". Por eso, cree que "deberíamos tener una ayuda a los comercios de la zona rural porque a veces se nos va de las manos".

Eso sí, no dejarán nunca de prestar ese servicio, cueste lo que cueste. "Es el único sentimiento agradable que tienes y por lo que lo haces; su cara de agradecimiento, pero mientras eso no falle los pueblos se mantendrán, en el pueblo todos somos uno, nos ayudamos igual que los perros, pero en la ciudad ni te miras". "Eso es envidiable y a la gente de la ciudad le animo a que se venga aquí", expresa.

Amor por las gentes

Pero ese amor por lo rural y por su pueblo, igual que el resto de pueblos que le rodean, no solo le viene a Antonio por el pan. También por su labor y servicio como sanitario. "A los médicos jóvenes para convencerles les contaría mi experiencia; acabé en el 83, me llaman de Roa para hacer una sustitución, subo al colegio de médicos, voy a Roa... que era la cabeza de partido. Empezaba a ubicarme por mi esposa, pero conocía a alguien. Fue llegar y recuerdo que estaban las consultas debajo del consistorio, era una zona auténtica. Y lo recuerdo genial. Empecé en La Sequera, Moradillo, Villaescusa... Y el sentimiento de cercanía, porque siguen siendo los mismos, es alucinante. Siguen siendo ellos, siguen estando ahí, igual de agradecidos", sentencia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?