Actualidad
Sanidad privada

Las pólizas de sanidad privada en Andalucía crecieron un 5,5 % en el primer año de pandemia

Los datos en número de asegurados y beneficios para las compañías siguen en aumento y ya son 1,6 millones de andaluces los que tienen una tarjeta sanitaria que no es del SAS

Quirófano / Olga Guryanova (Unsplash)

Córdoba

El número de personas en Andalucía con un seguro de salud privado creció en Andalucía durante el año 2020 en un 5,54%, según los datos de la Fundación IDIS. Por otro lado, el portavoz de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), Jaime Ortiz, apunta que "los ingresos provenientes de esta comunidad autónoma se incrementaron en un 6% ese mismo año".

"Los primeros momentos de la pandemia frenaron mucho el mercado", explica Ortiz, que fija "septiembre del año pasado como punto clave del repunte en número de asegurados, tanto en Andalucía como en el resto de España". En ese momento, según datos de la Consejería de Salud y Familias, 720.606 andaluces estaban en lista de espera para ser atendidos por un especialista, mientras que más de 123.300 aguardaban una intervención quirúrgica. El aumento global de personas en espera rozaba el 20% en el primer año de la pandemia.

x

"Indudablemente, el aumento de los tiempos de espera ha favorecido que se incremente el número de personas con póliza privada", admite el portavoz de UNESPA, "pues permite conseguir una cita muy rápida y directamente en un especialista". Y es que, amplía, "la sanidad pública tiene los medios que tiene y es de una calidad incuestionable, pero el colapso que provoca toda la población causa que los tiempos de espera sean muy amplios; y en la privada hay elección, por lo que en atención primaria es posible encontrar cita prácticamente en el día en todas las provincias de Andalucía". De hecho, concreta, "en especialidades muy demandadas como dermatología o reumatología es muy raro que tarden más de tres días en atenderte".

Es un atractivo, dice Ortiz, que añade la "libertad de elección de especialista, centro de salud u hospital en que ser atendido". En total, son 1,6 millones de andaluces los que cuentan con un seguro de Salud privado y según el portavoz de UNESPA, "el ritmo de crecimiento es de unos 50.000 más por año". No hay muchos sectores ni tipos de póliza que aumenten así su demanda en la región. Y además, apunta, "las perspectivas con la recuperación económica tras la pandemia son muy buenas porque cada vez serán más las empresas que opten por ofrecer seguro sanitario y, mientras más crezca el empleo, más personas habrá que se lo puedan permitir".

Jaime Ortiz sobre el crecimiento de la sanidad privada en Andalucía

00:51

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1640470315_967676/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La UNESPA hace una diferenciación entre los seguros de salud de asistencia sanitaria (se paga la cuota por el servicio) o de reembolso de gastos médicos (se añade a lo anterior que el paciente puede acudir al médico de su elección si no está dentro de la cartera de su compañía y el seguro reembolsa una parte de lo gastado). Pero para obtener cifras globales, sumaremos los datos de ambos tipos de seguro.

Así, por provincias, destacan Sevilla (473.373), Málaga (452.561), Cádiz (228.653) y Córdoba (155.621) entre las que más asegurados tienen. Siguen muy de cerca Granada y Almería, mientras que Huelva y Jaén (75.375) tienen un nivel de penetración menor de estas compañías. De hecho, según los datos de 2020 de ICEA , Sevilla y Málaga se encuentran entre las cinco primeras posiciones del ránking de asegurados, que encabezan Madrid, Barcelona y Valencia.

x

Comparando el número de asegurados con el dato de población global, el 26,8% de los malagueños tienen un seguro de salud privado, igual que el 24,2% de los sevillanos, el 19,9% de los cordobeses, el 18,2% de los gaditanos, el 17,9% de los almerienses o el 17,9% de los onubenses. Andalucía es la octava Comunidad Autónoma con mayor penetración del seguro médico de prestación de servicios, según recoge el informe Estamos Seguros de la UNESPA (2020).

Concretamente, un 20,63%. Pero esta capilaridad no ha dejado de crecer: en 2009, solo un 14,78% de los andaluces contaba con una tarjeta distina a la del SAS. Los años de crecimiento más acentuado están en el rango de 2015 a 2018.

LOS SINDICATOS SANITARIOS VINCULAN DIRECTAMENTE EL CRECIMIENTO AL 'COLAPSO DE LA PÚBLICA':

Para José Damas, secretario general de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba, las listas de espera en la sanidad pública y el retraso o parálisis de intervenciones y pruebas diagnósticas generadas por la pandemia contribuyen al trasvase de pacientes a la privada. "La sanidad privada debe ser siempre una opción, nunca un sustitutivo de lo público". Es la consecuencia, dice, de la falta de personal que sufre el Servicio Andaluz de Salud, "pues solo en la provincia de Córdoba serían necesarios 2.000 profesionales sanitarios más para dar salida a esta sexta ola".

José Damas (CCOO Córdoba): "La sanidad privada no puede ser un sustitutivo de la pública"

00:57

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1640470617_322611/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Según datos de la Junta de Andalucía, en los últimos tres años se ha contratado a 25.000 sanitarios en la región, lo cual hace que sean un 26% más de los que había en 2018. Sin embargo, ha sido la no renovación de 8.000 profesionales de 'refuerzo Covid' lo que ha enfurecido al sector y le ha costado al cogobierno de Partido Popular y Ciudadanos su primera 'marea blanca'. Se han lanzado a la calle en señal de protesta CSIF, CCOO, UGT o el Sindicato Médico, entre otros. La administración autónómica incorporó, para la lucha contra la pandemia a 20.000 sanitarios, renovó a 12.000 de ellos en noviembre de 2021 y lanzó una convocatoria de 10.000 contrataciones de interinidad.

En una entrevista en la Cadena SER, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs), ha desvinculado la solución de la sexta ola a la reincorporación de esos 8.000 sanitarios; y ha cargado contra la oposición de PSOE, IU y Vox por bloquear la aprobación de los presupuestos que permitiría aumentar el gasto en sanidad.

Pero, dicen los sindicatos, en esta sexta ola de la pandemia está quedando patente la debilidad de la Atención Primaria. Es el primer dique de contención ante cualquier patología, pero en un escenario en que la sintomatología de la Covid-19 parece, de momento, más leve, la presión que en su momento soportaron los hospitales se ha trasladado ahora a los centros de Salud. El pasado viernes, 24 de diciembre, se registraron en Andalucía 10.326 nuevas infecciones por coronavirus SARS-CoV-2. Y aunque el número de pacientes ingresados va en aumento (771 en toda la región a esa fecha), se trata todavía de cifras asumibles.

Por ejemplo, el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, que ha llegado a tener en otros picos de la pandemia hasta ocho plantas Covid, tiene ahora mismo tres. Todo ello en la semana en que se han notificado 2.516 casos más de infección solo en la capital cordobesa. Pero en atención primaria, dice la secretaria general del Sindicato Médico en Córdoba, Inmaculada Romero, la situación "es crítica". Explica que "se están dando situaciones de déficit de pruebas diagnósticas, colapso de los laboratorios e infecciones y cuarentenas de los propios sanitarios".

Esto engrosa más la espera de cualquier paciente, Covid o no, para acceder a los servicios médicos públicos. Basta con probar a través de la aplicación Salud Responde. Si solicitamos una cita presencial con el médico de cabecera este domingo, 26 de diciembre, la opción más cercana es el 5 de enero (11 días naturales después). Aunque en algunos centros sanitarios de la capital esta espera puede ser aún mayor. De esta situación, la sanidad privada se beneficia ofertando inmediatez y rápido acceso a los facultativos.

Evolución anual del número de asegurados y volumen de primas de la sanidad privada en Andalucía / Fundación IDIS

Y se perjudica, por 'efectó dominó' a la atención hospitalaria pública. La directora gerente del Hospital Reina Sofía, Valle García, admitía esta semana que "muchos de los pacientes que acuden a urgencias lo hacen con patología banal, lo cual dificulta y retrasa la atención de pacientes más graves".

RADIOGRAFÍA DE LA SANIDAD PRIVADA EN ANDALUCÍA:

El informe 'Sanidad Privada: aportando valor. Análisis de Situación 2021' elaborado por el Instuto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, muestra un "alto grado de concentración del sector de los seguros de salud". De hecho, las 5 principales compañías (Adeslas, Sanitas, Asisa, DKV y Mapfre) se reparten un 72% del mercado español en volumen de primas.

Todas ellas pactan con centros de salud y hospitales las tarifas y servicios. En Andalucía hay 47 hospitales públicos y 59 hospitales privados. Es, después de Cataluña, la autonomía con mayor número de este tipo de centros. Pero además del cobro por los servicios sanitarios ofertados, un volumen muy importante de sus ingresos proviene de los conciertos. Es decir, derivaciones de pacientes o pruebas desde lo público hasta estos centros.

En cifras generales, los conciertos suponen el 26% de la facturación de los hospitales privados de nuestro país, según el citado informe. En Andalucía, que en 2019 destinó 442 millones de euros a esta partida (4% del gasto sanitario total), existen conciertos con grandes grupos como QuironSalud, Vithas, Hospiten o Viamed. Y según las estimaciones de la Fundación IDIS, el sector sanitario privado emplea en la región a 9.800 médicos, 10.700 enfemeros y otros 22.250 "profesionales de alta cualificación". Pero Jaime Ortiz, como portavoz de las aseguradoras, detalla que "el problema de falta de facultativos también afecta a los centros privados y además los médicos que montan su consulta se enfrentan también a un mercado muy competitivo".

No obstante, la sanidad pública sigue asumiendo aquellas enfermedades de mayor complejidad o coste. A nivel nacional, según los datos de UNESPA, los seguros tienen a unos 200.000 asegurados con patologías graves (requieren inversión de más de 6.000 euros), 468.000 de morbilidad significativa y 10,3 millones de asegurados que hacen un uso menor de los servicios por problemas de salud más 'básicos'.

Más información

El mismo informe admite que "para que exista un colectivo de clientes a los que se les pueda sobrellevar un gasto elevado, hace falta que exista otro colectivo, más nutrido, de clientes con gasto bajo". Eso sí, dice Jaime Ortiz, "las compañías incorporamos cada año mejoras en las coberturas para los clientes".

Además, también entra en juego la Ley 50/1980 de Contratos de Seguro, que reza que "el tomador del seguro tiene el deber[...], de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo".

Es decir, que a la hora de contratar una póliza de Salud, el usuario debe declarar si tiene alguna patología previa y dejar constancia de que se le ha comunicado a la compañía. De lo contrario, ante cualquier síntoma o adversidad posterior que pueda tener esa causa como origen, el seguro podría acogerse a su "derecho de disputabilidad". Esto es, no hacer válidas las coberturas e indemnización de las mismas al asegurado por haber aportado este información falsa o inexacta o no haber dado la información solicitada por la empresa aseguradora.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad