SER CiclistaSER Ciclista
Gente

Perico Delgado: "Siempre he sido muy patoso montando en bici"

El segoviano inauguró, junto con sus compañeros del Reynolds, la era moderna del ciclismo español

Perico: "Yo era un niño patoso en bici, siempre me chocaba contra el mismo árbol"

Perico: "Yo era un niño patoso en bici, siempre me chocaba contra el mismo árbol"

42:04

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1664451236487/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Vitoria-Gasteiz

El episodio de SER Ciclista de esta semana recibe a un campeón que dió inicio con sus triunfos a la era moderna del ciclismo en nuestro país. Es Pedro Delgado (Segovia, 1.960), vencedor del Tour de 1.988 y de la Vuelta a España en las ediciones de 1.985 y 1.989. Junto a compañeros del equipo Reynolds como Ángel Arroyo, José Luis Laguía o Julián Gorospe, abrió a principios de los 80 las carreteras de Europa a las exitosas generaciones posteriores.

Recuerda su primera caída, un "must" de nuestro podcast, afirmando que "siempre he sido muy patoso montando en bici. Cuando empezaba a montar, había un árbol en la plaza, sólo un árbol... y el árbol chocaba contra mi. Cogía como referencia el árbol y no sabía esquivarlo. No fue dolorosa a nivel físico, pero era un poco frustrante".

Pedro procedía de una familia segoviana modesta, "siempre pedía a los Reyes Magos una bicicleta y no llegaba. Mi hermano Julio se puso a repartir a domicilio periódicos de "El Adelantado de Segovia", me junté con él y le dije "ahorramos y nos compramos una bicicleta". Era de ruedas pequeñas, seguí ahorrando y me compré la primera de carretera. Tenía un amigo que corría, Frutos, y me daba envidia ver su bici, y los trofeos y medallas". Y ahí empezó todo.

Esa práctica temprana del deporte le permite reflexionar sobre el uso de la tecnología en las nuevas generaciones, "hay que salir a la calle, están todo el día con el teléfono, y hay otras maneras de socializar".

El periodista de Radio Segovia Antonio García Rivilla le retrotrae a esos años iniciales en los que participaba en el circuito de La Piedad de la capital castellana. "Siempre seguía la información local de Segovia. Me pongo en su pellejo, la euforia hacia un chiquillo que va consiguiendo triunfos. Es algo bonito de vivir, en Segovia nos conocemos todos".

Preguntado sobre la "Pericomanía" que desató, afirma que "estas cosas surgen sin que el protagonista tenga que ver nada. Fueron los éxitos, y mis desaguisados en plan de despistes, lo que hizo que la gente me cogiera un cariño especial".

Más información

El bicampeón del Tour, Alberto Contador, le pide que desvele "¿cómo te las apañaste para llegar tarde a la salida del Tour"?, recordando que en 1.989 se presentó con casi tres minutos de retraso en la salida de una contrareloj en Luxemburgo. "Es tan simple como que salí tarde", responde. "En los años 80 éramos espíritus libres, salías del hotel, te alejabas y volvías a la salida. En ese trasiego salí tres minutos tarde. No me lo perdoné, estuve un día entero sin dormir, y al día siguiente se sumaron cinco minutos más en la crono por equipos. Fue un momento muy duro".

El tres veces campeón del mundo, Oscar Freire le reconoce a nuestro invitado que "marcaste una nueva era en el ciclismo, nos animaste a dar las primeras pedaladas..." y le hace dos preguntas, "con el frío de Segovia, ¿cómo te animaste a ser ciclista? y ¿quién crees que es el Perico Delgado de la actualidad?". Perico responde rápidamente que Richard Carapaz, "me gusta mucho su manera de correr, nunca se rinde, me identifico con ese perfil". Y recuerda que "me quería escapar, comencé a andar en bici en el 79, no había salido de Segovia y competía en Ávila, Palencia, Valladolid, Salamanca... empecé a ganar y había hasta premios en metálico, estaba alucinado".

Delgado fue pionero en su fichaje por el equipo holandés PDM, y vuelve con humor a esa época. "Corrías las cortinas por la mañana, veías los árboles a 45º por el viento, y decías ¿qué hago aquí?. Pensaba que belgas y holandeses estarían dando palmas y me decían: ¿has visto que día de mierda?. Así me di cuenta de que también les incomodaba".

El Tour de 1.983 fue el de la explosión del ciclismo español en el Tour. Lo recuerda así: "Había corrido una vez en Francia y tuve el primer contacto con cómo nos trataban los franceses. Al entrar, la gente se deprimía. A veces nos trataban mal y cuando había una caída la culpa era de los españoles... hasta la primera etapa de montaña, en la que hice segundo. En la crono del Puy de Dôme ganó Angel Arroyo e hice segundo. No era consciente de que estábamos haciendo historia del ciclismo. Una tarde Peter Post,-mítico ciclista y director deportivo holandés-, vino a felicitarnos. No sabía quién era y José Miguel Echavarri, (responsable del Reynolds) nos dijo, "os habéis ganado su respeto"".

La periodista deportiva Olga Jiménez no olvida una espera de tres horas en Vitoria en el hotel del segoviano, "hasta que saliste y me firmaste un autógrafo con unos calzoncillos morados, fui la persona más feliz del mundo". "Lo del calzoncillo me ha impactado, supongo que sería un pijama", reconoce Perico con humor, y más en serio afirma que "te hace mucha ilusión ver cómo con cualquier detalle llegas al corazón de la gente".

Aunque actualmente hace muchos selfies con sus seguidores, en su época "llevaba fatal lo de los paparazzi". Hoy "sería de los que no tienen Redes Sociales y trataría de mantenerme alejado".

El declive de sus resultados deportivos coincidió con la llegada de Induráin, en lo que él mismo califica como "relevo mágico". "Lo mejor que tuvimos en ese equipo Reynolds era la ligazón... trabajábamos para Gorospe, Induráin o para otro. Instauramos una filosofía que consiguió trasladarse al Tour de Francia. Miguel y yo éramos los capos del equipo y fue en Val-Louron donde él se puso líder. Yo llegaba por detrás, crucé la línea de meta y entonces (por la ausencia de medios técnicos) no sabía qué había pasado en la carrera. Encontré un aliciente en luchar para que un compañero gane el Tour".

Joseba Beloki, con tres podiums en la Grande Boucle, le hace una pregunta que lo descoloca. "Una vez dijiste que no tiene sentido comparar a Picasso con Dalí", al responder a un periodista por la comparación con Induráin. ¿Quién sería Picasso y quién Dalí?". "Es una pregunta muy profunda, son dos genios con mundos fantásticos interiores", reflexiona, "lo mejor es que pudimos convivir en la misma época".

El humorista Javi Sancho, reconoce "cómo gozamos en el Pericopuertos", y le invita a recordar "lo que comimos arriba del puerto". Fue "una palmera de chocolate kilométrica", se ríe Perico, para el que esa prueba que lleva su nombre sirve para "la gente que encuentra en la bicicleta lo que necesita para liberar tensiones".

No compartiría tándem "con nadie, me gusta pararme cuando quiera, soy un ciclista solitario. Voy feliz sólo", y tampoco dejaría de compartirlo con nadie, por la misma razón.

Actualmente ejerce como comentarista televisivo, y "La terremoto de Alcorcón", que participó en el reality culinario Masterchef con él, le sugiere compartir un programa en la pequeña pantalla, "en un tándem, dando la vuelta al mundo y comentando". "No la conocía de nada y fue un descubrimiento, me dio vidilla. Me da mucha energía" afirma Pedro.

El periodista José María García le puso el apodo de "Perico", y años después ambos protagonizaron un largo desencuentro al que puso punto final la mediación de José Ramón de la Morena. Además del ciclismo, Delgado practica deportes como el golf o el esquí.

SER Ciclista, es el podcast de la Cadena SER sobre el mundo de la bici, con Nerea Sáenz de Lafuente, y el patrocinio de Vibike y Suitdelux, la tienda de descanso especializada en productos para deportistas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad