Cine y TV

"Me gustaría que tuvieses más dientes": lluvia de zascas en 'First Dates' tras una cita para olvidar en la que hubo hasta una cobra

A pesar de que no cierran la puerta a comerse una paella juntos, aseguran que no tendrán una segunda cita amorosa

Helena y Manuel protagonizan una de las citas para olvidar de 'First Dates'. / First Dates

Madrid

Helena ha llegado este lunes a First Dates con el objetivo de encontrar el amor. Tras algo más de cinco años viuda, en los que no ha encontrado a esa persona con la que poder rehacer su vida, ha decidido visitar el restaurante dirigido por Carlos Sobera para ver si le encontraban a la horma de su zapato. Después de presentarse como una mujer que no fuma, que no bebe y que no hace lo que no debe, Helena ha pedido un hombre que sea como ella. Entre otras cosas, ha pedido que no fume, que no beba y que no tengan piercings ni tatuajes. Y es que, a pesar de que se reconoce muy moderna, es algo que no le gusta.

Más información

Después de conocer sus pretensiones, el equipo de First Dates le ha juntado con Manuel. Un hombre que llegaba al restaurante de Mediaset con el objetivo de encontrar una mujer con buen pecho y buen culo. Tras ver a la que sería su cita, el hombre reconocía que no le había llamado demasiado la atención porque no tenía culo y porque tampoco le habían gustado demasiado sus manos. Mientras tanto, Helena aseguraba tras bastidores que tampoco le había hecho demasiada gracia porque había sentido que le faltaban varios dientes y que era un hombre descuidado: "Llevaba un lamparón".

Una cita con cobra incluida

A pesar de que la primera impresión no fue para nada buena en ambos casos, Helena y Manuel se sentaban a cenar en el clásico restaurante de Mediaset con el objetivo de encontrar puntos en común que les permitieran sacar adelante una relación. Sin embargo, no conseguían conectar. A lo largo de la cita, ambos se interesaron por la otra persona pero las cosas que le alejaban eran mucho más numerosas que las que le acercaban. Por todo ello, Helena tenía bastante claro que no le gustaría tener una segunda cita con Manuel.

Sin embargo, este lo intentaría hasta el final. De hecho, y a la hora de sacarse varias fotos en el mítico fotomatón del programa, este intentaba besarla. No obstante, Helena consiguió zafarse de él para protagonizar una cobra de manual. Tras captar la indirecta, ambos se aventuraban a la decisión final con las cosas muy claras. A pesar de que en un primer momento Manuel se mostraba encantado con la cita, llegando a asegurar que le había gustado tanto la conversación como el físico de su cita, esta tomaba un nuevo rumbo después de que reconocer que había echado en falta que hubiese más pecho y más culo.

"Tú no me has gustado mucho, desde luego"

Algo que molestaba considerablemente a Helena, quien no dudaba en devolverle el zasca: "Tú no me has gustado mucho, desde luego". Entre otras cosas, la comensal reconoce que no le ha gustado el hecho de que le faltaran tantos dientes a su cita: "Me gustaría que tuvieses más dientes. ¿Te has dejado la dentadura postiza?". Después de que Manuel le explicara que sí, los responsables del programa le preguntaban a los comensales si querrían seguir conociendo a su pareja. La primera en contestar fue Helena, quien consideraba que no tendría una segunda cita porque no habían conectado físicamente: "Como amigos sí, para una paella".

El que tampoco tendría una segunda cita sería Manuel, quien reconocía que tampoco le había gustado físicamente a pesar de que apenas unos minutos antes hubiese dicho lo contrario. No obstante, aseguraba que no le importaría verse nuevamente con Helena: "Nos podemos dar los teléfonos, no damos un ratito de conversación y a lo mejor... quién sabe". Sin embargo, Helena le cortaba rápido: "Quién sabe no".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad