Directo

'ÁGORA DE HORA 25' Sigue en directo 'el Ágora' con Pablo Iglesias, Carmen Calvo y José Manuel García-Margallo

SER HistoriaSER Historia
Historia

¿Quién te has creído que eres, el Conde de Romanones?

Era una frase muy popular que se decía hace tiempo a aquellos que demostraban mucha soberbia o poderío. Y la frase hacía referencia a Álvaro de Figueroa y Torres, el conde de Romanones, que fue uno de los hombres más ricos de España y uno de los políticos más influyentes durante cuatro décadas

(Eingeschränkte Rechte für bestimmte redaktionelle Kunden in Deutschland. Limited rights for specific editorial clients in Germany.) Alfons XIII, King of Spain *17.05.1886-28.02.1941+ with the spanish prime minister Alvaro Figuera Torres Conde de Romanones - 1913 - Photographer: Chusseau-Flaviens - Vintage property of ullstein bild (Photo by Charles Chusseau-Flaviens/ullstein bild via Getty Images) / ullstein bild Dtl.

Gracias a su fortuna familiar se hizo con un título nobiliario, compró un periódico (El Globo) y consiguió una red clientelar adicta, fuertemente arraigada en la provincia de Guadalajara, su feudo electoral. Romanones se lanzó a hacer una política agresiva como jefe de facción a escala nacional, aprovechando las divisiones internas del Partido Liberal tras el fallecimiento del que había sido su fundador, Práxedes Sagasta (1903).

Se puede decir que fue un auténtico maestro en el manejo del caciquismo y en las componendas típicas de la política oligárquica de la Restauración. No era el único. Su buen entendimiento con el rey Alfonso XIII (al que ayudó a crear una productora para hacer películas pornográficas) reforzó su liderazgo en el partido y pasó por casi todas las carteras ministeriales: Instrucción Pública, Fomento, Gobernación, Gracia y Justicia y Estado, además de presidente del Congreso y del Senado, y presidente del Gobierno en tres ocasiones. En fin, que lo fue todo, hasta alcalde de Madrid.

La periodista y escritora Mar Abad ha escrito una biografía muy rigurosa sobre este personaje titulada Romanones, una zarzuela del poder en 37 actos (Libros del KO) en la que desgrana su faceta más profesional y personal, aduciendo que fue un laico enemigo de los privilegios de la Iglesia y que tuvo negocios empresariales turbios con la industria del carbón y el hierro, pero también es verdad que bajo su mandato se aprobó la jornada laboral de ocho horas o la inclusión del sueldo de los maestros en los presupuestos del Estado para que tuvieran un salario digno. En definitiva, ejerció el poder basándose en sus influencias y el clientelismo. Ambicionaba los cargos para transformar la realidad que él quería implantar en esa España de principios del siglo XX y por eso participó en la Sanjuanada, el intento de golpe de Estado en 1926 contra el dictador Miguel Primo de Rivera. Después de aquella experiencia fallida, Romanones propuso celebrar las decisivas elecciones municipales de abril de 1931 que abrieron el paso a la República. Además, fue el encargado por Alfonso XIII de negociar la salida de España del monarca con Niceto Alcalá-Zamora, presidente del Gobierno provisional republicano. Se podría decir que su biografía representa una radiografía del poder, la del político sin principios (o más bien de sus propios principios), aunque siempre fue partidario de una monarquía parlamentaria.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad