Gastro

"Puede ser mortal": por qué no deberías comer latas de conservas abolladas y en qué caso tendrías que tirarlas a la basura de inmediato

"Las latas de conservas, si están abolladas, es mejor no comerlas"

Una mujer con una lata de conserva. / d3sign

Si tienes una lata de conservas abollada en casa, será mejor que la tires cuanto antes a la basura. Así lo ha dado a conocer el farmacéutico Álvaro Fernández a través de su cuenta de TikTok, donde comparte todo tipo de consejos con sus cerca de tres millones de seguidores y seguidoras: "Las latas de conservas, si están abolladas, es mejor no comerlas". ¿A qué se debe esta recomendación? A pesar de que aparentemente no le haya pasado nada al producto en cuestión, es posible que la lata de conservas haya dejado de ser hermética tras el golpe y que, por consiguiente, se haya contaminado con bacterias.

Más información

Después de recomendar que no comamos aquellas latas de conservas abolladas, el farmacéutico ha ido todavía más allá para pedirnos que tiremos directamente a la basura aquellas que estén abombadas o hinchadas: "En ese caso ni abrirlas, directamente a tirar". En esta ocasión, el farmacéutico nos explica que el producto puede estar contaminado de toxina botulínica, llegando incluso a ser mortal para quien ingiera el producto en cuestión. De esta manera, y antes de abrir una lata de conservas, cerciórate de que está debidamente cerrada para evitar cualquier posible infección que pueda poner en peligro tu salud.

Así se las trabaja con lase latas de conservas

Según recoge la Universidad McGill en un artículo publicado en su página web, los alimentos que podemos encontrar dentro de las latas de conservas se calientan previamente tanto para destruir bacterias como mohos peligrosos. Pero no solo eso. Gracias a esta técnica, las empresas consiguen desactivar las enzimas que descomponen los nutrientes de los alimentos a medida que envejecen. Así, evitan que los alimentos enlatados se echen a perder y se contaminen tanto con moho o bacterias. De esta manera, pegarle un golpe a la lata puede provocar que pierda ese hermetismo y que pueda acabar infectada.

¿Entonces tenemos que tirar todas las latas de conserva que tengan algún tipo de abolladura? Bajo el punto de vista de la profesora asociada de nutrición y seguridad alimentaria del Culinary Institute of America, Suki Hertz, todo depende del tamaño de la abolladura y del lugar en el que se encuentre. En declaraciones a Reader's Digest, Hertz cuenta que las abolladuras menores que no estén en la costura del metal no deberían suponer ningún peligro para el alimento. No obstante, sí que deberíamos evitar aquellas latas que cuenten con algún tipo de daño tanto en la costura como el borde.

Cuidado con las grietas microscópicas

En caso de que no lo tengas claro, será mejor que la tires para evitar cualquier posible infección. A pesar de que no veamos ningún agujero en el envase, las abolladuras pueden ejercer presión sobre el metal y desarrollar grietas microscópicas. Esto provoca que se pierda la esterilidad del producto y que puedan entrar tanto los microbios como el moho.

En caso de que la abolladura sea superficial, y se haya registrado en una de las zonas propuestas por Hertz, hierve el producto antes de consumirlo para matar cualquier microbio y destruir cualquier toxina que pueda haber sido producida por la bacteria Clostridium botulinum. No obstante, y como avanzaba el farmacéutico en su vídeo, si están abolladas, es mejor no comerlas.

David Justo

David Justo

(Astrabudua, 1991) Periodista especializado en tecnología y buscador de historias virales e inverosímiles...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00