Ciencia y tecnología

Katalin Kerikó y Drew Weissman ganan el Premio Nobel de Medicina 2023 por sus trabajos que permitieron las vacunas ARN contra la COVID

Los galardonados publicaron sus resultados en un artículo fundamental de 2005 que recibió poca atención en ese momento

Katalin Kerikó y Drew Weissman ganan el Premio Nobel de Medicina 2023 por sus trabajos que permitieron las vacunas ARN contra la COVID

Katalin Kerikó y Drew Weissman han ganado el Premio Nobel de Medicina 202 por sus trabajos que permitieron las vacunas ARN contra la COVID. La semana Nobel ha arrancado este lunes con el anuncio de los premiados en Medicina o Fisiología por parte del Instituto Karolinska de Estocolmo.

"El Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2023 ha sido otorgado a Katalin Karikó y Drew Weissman por sus descubrimientos sobre modificaciones de bases de nucleósidos que permitieron el desarrollo de vacunas de ARNm eficaces contra la COVID-19", ha explicado el organismo. Destacan además cómo estas vacunas han salvado millones de vidas y han prevenido enfermedades graves en muchas más.

Los creadores de vacunas contra la COVID-19, Premio Princesa de Investigación

Ambos científicos descubrieron que el ARNm con base modificada se puede utilizar para bloquear la activación de reacciones inflamatorias y aumentar la producción de proteínas cuando el ARNm se administra a las células. Los galardonados publicaron sus resultados en un artículo fundamental de 2005 que recibió poca atención en ese momento, pero que sentó las bases para avances de importancia crítica que han servido a la humanidad durante la pandemia de coronavirus.

La vacunación estimula la formación de una respuesta inmune a un patógeno particular. Esto le da al cuerpo una ventaja en la lucha contra las enfermedades en caso de una exposición posterior. Hace tiempo que se dispone de vacunas basadas en virus muertos o debilitados, como por ejemplo las vacunas contra la polio, el sarampión y la fiebre amarilla. En 1951, Max Theiler recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por desarrollar la vacuna contra la fiebre amarilla.

Gracias a los avances de la biología molecular en las últimas décadas, se han desarrollado vacunas basadas en componentes virales individuales, en lugar de virus completos. Partes del código genético viral, que generalmente codifican proteínas que se encuentran en la superficie del virus, se utilizan para producir proteínas que estimulan la formación de anticuerpos bloqueadores del virus. Algunos ejemplos son las vacunas contra el virus de la hepatitis B y el virus del papiloma humano.

Alternativamente, partes del código genético viral pueden trasladarse a un virus portador inofensivo, un "vector". Este método se utiliza en vacunas contra el virus del Ébola. Cuando se inyectan vacunas vectoriales, la proteína viral seleccionada se produce en nuestras células, lo que estimula una respuesta inmune contra el virus objetivo.

La producción de vacunas basadas en virus completos, proteínas y vectores requiere un cultivo celular a gran escala. Este proceso que requiere muchos recursos limita las posibilidades de una producción rápida de vacunas en respuesta a brotes y pandemias. Por lo tanto, los investigadores han intentado durante mucho tiempo desarrollar tecnologías de vacunas independientes del cultivo celular, pero esto resultó ser un desafío.

En las células, la información genética codificada en el ADN se transfiere al ARN mensajero (ARNm), que se utiliza como plantilla para la producción de proteínas. Durante la década de 1980 se introdujeron métodos eficientes para producir ARNm sin cultivo celular, llamados transcripción 'in vitro'. Este paso decisivo aceleró el desarrollo de aplicaciones de la biología molecular en varios campos. También despegaron las ideas de utilizar tecnologías de ARNm con fines terapéuticos y de vacunas, pero aún quedaban obstáculos por delante.

El ARNm transcrito 'in vitro' se consideró inestable y difícil de administrar, lo que requirió el desarrollo de sistemas sofisticados de lípidos portadores para encapsular el ARNm. Además, in vitroEl ARNm producido dio lugar a reacciones inflamatorias. Por lo tanto, el entusiasmo por desarrollar la tecnología de ARNm con fines clínicos fue inicialmente limitado.

"Estos obstáculos no desanimaron a la bioquímica húngara Katalin Karikó, que se dedicó a desarrollar métodos para utilizar el ARNm con fines terapéuticos", señalan. A principios de la década de 1990, cuando era profesora asistente en la Universidad de Pensilvania, se mantuvo fiel a su visión de hacer realidad el ARNm como terapéutico a pesar de encontrar dificultades para convencer a los financiadores de la investigación de la importancia de su proyecto. Un nuevo colega de Karikó en su universidad fue el inmunólogo Drew Weissman.

"Estaba interesado en las células dendríticas, que tienen funciones importantes en la vigilancia inmunitaria y la activación de las respuestas inmunitarias inducidas por vacunas. Estimulados por nuevas ideas, pronto comenzó una fructífera colaboración entre los dos, centrándose en cómo los diferentes tipos de ARN interactúan con el sistema inmunológico", explican.

Karikó y Weissman observaron que las células dendríticas reconocen el ARNm transcrito 'in vitro' como una sustancia extraña, lo que conduce a su activación y a la liberación de moléculas de señalización inflamatorias. Se preguntaron por qué el ARNm transcrito in vitro se reconocía como extraño, mientras que el ARNm de células de mamíferos no daba lugar a la misma reacción. Karikó y Weissman se dieron cuenta de que algunas propiedades críticas deben distinguir los diferentes tipos de ARNm.

El ARN contiene cuatro bases, abreviadas A, U, G y C, que corresponden a A, T, G y C en el ADN, las letras del código genético. Karikó y Weissman sabían que las bases del ARN de células de mamíferos con frecuencia se modifican químicamente, mientras que el ARNm transcrito 'in vitro' no. Se preguntaron si la ausencia de bases alteradas en el estudio in vitro el ARN transcrito podría explicar la reacción inflamatoria no deseada. Para investigar esto, produjeron diferentes variantes de ARNm, cada una con alteraciones químicas únicas en sus bases, que entregaron a las células dendríticas.

Los resultados fueron sorprendentes: la respuesta inflamatoria casi fue abolida cuando se incluyeron modificaciones de bases en el ARNm. Este fue un cambio de paradigma en nuestra comprensión de cómo las células reconocen y responden a diferentes formas de ARNm. Karikó y Weissman comprendieron inmediatamente que su descubrimiento tenía una profunda importancia para el uso del ARNm como terapia. Estos resultados fundamentales se publicaron en 2005, quince años antes de la pandemia de COVID-19.

Karikó y Weissman eliminaron los obstáculos críticos en el camino hacia las aplicaciones clínicas del ARNm.

Las vacunas de ARN mensajero, al descubierto

El interés en la tecnología de ARNm comenzó a aumentar y, en 2010, varias empresas estaban trabajando en el desarrollo del método. Se buscaron vacunas contra el virus Zika y el MERS-CoV; este último está estrechamente relacionado con el SARS-CoV-2. Después del estallido de la pandemia de COVID-19, se desarrollaron a un ritmo récord dos vacunas de ARNm con bases modificadas que codifican la proteína de superficie del SARS-CoV-2. Se informaron efectos protectores de alrededor del 95% y ambas vacunas fueron aprobadas ya en diciembre de 2020.

"La impresionante flexibilidad y velocidad con la que se pueden desarrollar vacunas de ARNm allanan el camino para utilizar la nueva plataforma también para vacunas contra otras enfermedades infecciosas. En el futuro, la tecnología también podrá utilizarse para administrar proteínas terapéuticas y tratar algunos tipos de cáncer", afirman.

También se introdujeron rápidamente otras vacunas contra el SARS-CoV-2, basadas en diferentes metodologías, y en conjunto se han administrado más de 13 mil millones de dosis de vacuna contra la COVID-19 en todo el mundo. Las vacunas han salvado millones de vidas y han evitado enfermedades graves en muchas más, permitiendo a las sociedades abrirse y volver a sus condiciones normales.

Tras anunciar al sucesor o sucesores del sueco Svante Pääbo, premiado en 2022 por sus descubrimientos sobre el genoma de homínidos extinguidos y la evolución humana, le llegará el turno mañana al premio de Física y, al día siguiente, al de Química, ambos otorgados por la Real Academia Sueca de las Ciencias.

La Academia Sueca revelará el jueves el ganador en Literatura, y cerrará la semana otro de los premios que más expectación genera, el de la Paz, el único que se otorga y se entrega fuera de Estocolmo, en Oslo, por decisión del creador de los premios, el magnate sueco Alfred Nobel (1833-1896), ya que Noruega formaba parte entonces del Reino de Suecia.

El Nobel de Economía, instituido en 1968 por el Banco de Suecia, cerrará la ronda de ganadores el día 9.

Todos los premios siguen un proceso de selección parecido: científicos, académicos o profesores universitarios nominan a sus candidatos y los distintos comités Nobel establecen varias cribas hasta elegir al ganador o ganadores, hasta tres por categoría.

Y tienen la misma dotación económica, este año de 11 millones de coronas suecas (947.000 euros).

Los Nobel se entregan en una doble ceremonia el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su creador: en Oslo, para el de la Paz; y en Estocolmo, para el resto de galardones

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00