Sociedad

Los cinco únicos motivos por los que acudir a Urgencias tras días con síntomas de gripe

Ante este repunte de patologías respiratorias y su duración, varios médicos aclaran cuándo hay que ir al médico de familia, cuándo a las urgencias extrahospitalarias y cuándo directamente al hospital

Reportaje EP107 | ¿Cuándo ir a urgencias y cuándo no?

Reportaje EP107 | ¿Cuándo ir a urgencias y cuándo no?

04:58

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1705054834706/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

El doctor Lorenzo Armenteros trabaja en un centro de salud de Lugo. Cuenta que ahora mismo "prácticamente entre el 70 y el 80% de la patología que se ve es respiratoria en diferentes estados, desde los que son muy simples, que han comenzado hace muy pocas horas, hasta los que tienen una moderación y alguna complejidad como casos de disnea o una dificultad respiratoria". La mayoría de esos casos más graves suelen resolverse en el propio centro "con un tratamiento que se le hace en el momento" y un número pequeño, "en torno al 5%", se deriva al hospital.

El número ideal de pacientes que un médico de familia puede atender al día ronda los 30 pero estos días el doctor Armenteros está viendo unos 50: "Cuando se considera que la patología es urgente y el hecho de tener fiebre ya es una urgencia, se incrementa la agenda de pacientes y eso, sumado a las vacaciones de algunos compañeros estos días, ha hecho que haya visto hasta cerca de 60 pacientes al día".

La situación en este centro de salud de Lugo es muy similar en otros muchos de todo el país. Al desbordarse la Atención Primaria y demorarse las citas, muchos pacientes han acudido directamente a las urgencias hospitalarias. Los médicos piden "un poco de cultura sanitaria" para no colapsar también las Urgencias: "Habría que ser racional y ver el grado de nuestra sintomatología para adecuarlo a la atención prestada. Dejar la atención hospitalaria siempre para aquellos casos que revistan mayor gravedad. Además, también pensamos que que las urgencias del hospital van a resolver más y, cuando trabajan con tanta sobrecarga, puede que no tengan capacidad para dedicar el tiempo que corresponde a cada paciente y un proceso respiratorio sería considerado una urgencia menor. No va a haber un tratamiento muy diferente al que le podría dar un médico de atención primaria o en un servicio de urgencias extrahospitalaria".

Las tres fases de asistencia

En casos de virus respiratorios, los médicos establecen tres fases de asistencia:

  1. Atención domiciliaria y automedicación responsable. En la primera fase, en la que los síntoma son moderados, "el paciente podría estar en casa y tomarse los fármacos que ha tomado en otras ocasiones que fueron efectivos. Lo que llevamos diciendo muchos días que se denomina 'automedicación responsable' con fármacos que conozca la dosificación y el efecto, y los puede utilizar. Si a los tres o cuatro días, la sintomatología empeora o no ha habido mejoría, entonces ya conviene acudir al médico de familia o a las urgencias extrahospitalarias y dejar para el hospital esos otros casos", detalla el doctor Armenteros. "Pero, de entrada, los cuadros gripales pueden ser tratados perfectamente en el domicilio del paciente con unas pautas muy claras que bajar la fiebre y analgesia para para el dolor", insiste el doctor Leovigildo Ginel, médico de familia en un centro de salud de Málaga y miembro de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).
  2. Población de riesgo. La segunda fase comprende varios grupos de riesgo que no tienen que esperar tanto a ir al centro de salud: "Aquellos que tengan más de 75 años, que tengan alguna afectación crónica o inmunológica, las embarazadas o las mujeres que hayan dado a luz en las últimas dos semanas, las personas que sean demasiado delgadas, que puedan tener muy poca masa muscular, o muy obesos, que también tienen una tendencia mayor a complicaciones en los procesos respiratorios", especifica el doctor Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).
  3. Casos más graves. En el tercer nivel ya estarían los casos que revisten una gravedad mucho más alta y que son motivo de acudir a Urgencias: "Cuando haya una disfunción respiratoria, una pérdida de conciencia, una fiebre mantenida más de cinco días o cuatro días a niveles altos o cuando haya signos de deshidratación por una afectación de náuseas y vómitos, como suele afectar a algunos mayores y a los niños", establece el doctor Armenteros.

Entonces, ¿cuándo ir a Urgencias?

Esa última fase es la única que justifica acudir a Urgencias, según los médicos consultados. Por lo tanto estos serían los motivos por los que acudir directamente al hospital:

  • Cuando haya una situación similar a una insuficiencia respiratoria, una disnea muy intensa, una dificultad para respirar importante.
  • Cuando haya una sensación de de pérdida de conocimiento o de obnubilación, consecuencia de una fiebre que lleve más de cinco días con patologías crónicas. La deshidratación es uno de los motivos de descompensación y de fallo multiorgánico. Y en los niños también es muy peligroso.
  • En los niños la gripe puede afectarles con diarreas y vómitos que duren más de tres cuatro días y también habría que ir a Urgencias cuando haya signos de deshidratación, tanto en niños o en adultos con patologías crónicas. "La deshidratación es uno de los motivos de descompensación y de fallo multiorgánico, y en los niños también es muy peligroso", advierte el doctor Armenteros.

¿Por qué este año están durando tanto los síntomas?

Mucha gente se pregunta por qué este año la gripe viene con tanta virulencia y sus síntomas persisten tanto tiempo y tiene mucho que ver con la pandemia de COVID y las mascarillas: "Habíamos perdido mucho la inmunidad de grupo. El hecho de que hubiera cada año epidemias sucesivas de gripe nos hacía tener una defensa natural, porque la de gripe circulaba cada año. Durante el primer año del COVID, que prácticamente fue inexistente, y durante el siguiente año, que fue muy pequeña la afectación de gripe, esto ha hecho que nuestras defensas comunitarias o colectivas se hayan disminuido. Esos refuerzos que teníamos eran como una vacuna, nos la pusiésemos o no nos la pusiésemos, que nos reforzaba inmunitariamente cada año. Si eso lo perdemos, el año que viene con toda su fuerza y contribuye, además, que circula más porque no nos hemos vacunado todo lo que debíamos, porque ha habido muchos niños afectados, porque no hemos usado la mascarilla... Todo eso da lugar a que este año haya muchos más casos y más situaciones problemáticas".

La gripe, en su fase aguda, dura entre siete y diez días, en casos de personas más debilitadas inmunológicamente. Los médicos sí señalan que cuando los síntomas duren más de una semana hay que acudir al centro de salud aunque dejan claro que hay signos que pueden persistir, como puede ser una irritación de la garganta que provoca una tos seca. "La gripe no suele dejar persistencia de síntomas pero el COVID, sí".

Qué hacer ante síntomas respiratorios

La doctora Maite Jorge Bravo, responsable del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), da algunas pautas a seguir ante esos síntomas respiratorios:

  1. Mantener una buena hidratación
  2. Ventilar espacios interiores.
  3. Toser o estornudar sobre la flexura del codo o pañuelo desechable.
  4. Lavarse las manos frecuentemente, con jabón o solución hidroalcohólica.
  5. Control de temperatura.
  6. Si la fiebre axilar es de 38º o más: aligerarse de ropa, duchas frías, paracetamol si precisa.
  7. Si la fiebre persiste sin bajar, o aparece fatiga, contacte con su médico de familia.
  8. No acuda a su trabajo habitual si presenta malestar general o fiebre alta.
  9. Use mascarillas en centros sanitarios, espacios cerrados o si convive con personas vulnerables.
  10. Salude con gestos (por ejemplo, una sonrisa), evite dar besos o la mano.

La clave: el sentido común

Una vez conocidas todas estas pautas solo queda aplicar el sentido común. La gripe es una enfermedad autoresolutiva en la mayoría de los casos y no existe un tratamiento efectivo, por lo que lo único que queda es paliar los síntomas: "Habitualmente, el tratamiento de la gripe ha de hacerse en casa con paracetamol y reposo", señala el doctor Ginel. En caso de agravamiento es cuando hay que acudir al centro de salud y si la gravedad atañe a alguno de los puntos antes descritos, acudir al hospital.

En cualquier caso, como recuerda el doctor Armenteros, "no hay que descartar que algunos de nosotros tengamos algún síntoma añadido que persista en el tiempo que también va a necesitar atención médica. Todos aquellos signos o síntomas de nuestra salud que persisten en el tiempo, lógicamente necesitan una una atención médica".

Elisa Muñoz

Elisa Muñoz

Periodista en Cadena SER desde 2008. Primero en programas como 'La Ventana', 'Hoy por Hoy Madrid' o...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00