Hoy por Hoy Matinal NavarraHoy por Hoy Matinal Navarra
Sociedad

Los albergues municipales de Pamplona, al completo durante la ola de frío

La asociación Apoyo Mutuo pide al Ayuntamiento de Pamplona que habilite centros de día para las personas sin hogar ante las bajas temperaturas, pero el consistorio argumenta que es responsabilidad del Gobierno de Navarra

La primera llamada del día con Tere González, voluntaria de Apoyo Mutuo

La primera llamada del día con Tere González, voluntaria de Apoyo Mutuo

02:31

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1674546567062/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona mantiene abiertos en estos momentos -y hasta finales de marzo- dos recursos municipales para atender a las personas sin hogar ante las bajas temperaturas. Uno de ellos, el albergue de Trinitarios, es permanente, pero la elevada demanda hizo necesario el incremento de plazas. De ahí que desde el 5 de enero y hasta finales de marzo esté disponible el albergue Jesús y María -con 50 plazas-, lo que supone que haya una oferta total de 108 plazas en estos recursos para personas sin hogar. Durante los primeros días se registró una ocupación cercana a las cuarenta camas, de las cincuenta disponibles en el recurso extraordinario, pero en las últimas jornadas, cuando se han registrado temperaturas bajo cero, los albergues han colgado el cartel de completo. Es más, el consistorio ha negociado la ampliación del horario de salida hasta las doce del mediodía.

Recibe la Newsletter diaria de SER Navarra
Toda la información de Navarra que necesitas para empezar el día

¡Suscríbete gratis!

La concejala de Derechos Sociales del consistorio pamplonés, María Caballero, ha detallado en la SER que, en caso de que la demanda supere a la oferta, se reparten bonos de alojamiento para que nadie se quede en la calle. No obstante, apenas se han repartido unos pocos, con lo que considera que se está cubriendo prácticamente toda la demanda. Una consideración que comparten desde la asociación Apoyo Mutuo. Su portavoz, Tere González, ha alabado en la SER la gestión municipal: "No sabemos de nadie que quede en la calle. La verdad es que el Ayuntamiento de Pamplona está cumpliendo con el protocolo y yendo más allá. El recurso de 50 camas ampliado en Jesús y María la verdad es que son muchas plazas. Aún y todo establece bonos de pensión si algún chico queda fuera. Pamplona está albergando ahora más de 110 personas, con lo cual creemos que el ayuntamiento está haciendo un esfuerzo importante". En concreto, Caballero señala que el consistorio destina cada año alrededor de 1.200.000 euros para mantener abierto el albergue de Trinitarios, cuantía que se complementa con la subvención del Gobierno foral. Sin embargo, denuncia Caballero, es una aportación insuficiente, de "solo una noche por persona y día". Detalla además que, para el albergue habilitado de forma extraordinaria en el centro de la capital navarra -Jesús y María-, el Gobierno foral solo ha destinado unos 100.000 euros para los tres meses en los que va a estar abierto. Hace falta más dinero, insiste Caballero, puesto que el albergue pamplonés también da cobertura a las personas sin hogar residentes en otros puntos de la Comunidad foral. Hay que recordar que existen otros dos albergues en Tudela y Alsasua, con 10 y 8 plazas, respectivamente.

Necesidad de centros de día para personas sin hogar

La portavoz de Apoyo Mutuo ha expresado en la SER que se han puesto en contacto con el Ayuntamiento de Pamplona con el fin de que habilite "un centro de día o varios más pequeños para no concentrar personas sin hogar en un determinado sitio, donde con un par de ordenadores, una cafetera, una televisión, unas mesas y unas sillas, pues se pueda posibilitar una mejor acogida durante el día, que puedan estar calientes". Un recurso que servirá para complementar la atención a estas personas, que tiene el objetivo de ser integral y que incluye clases de castellano. "Nos preocupa no solo donde pasan la noche, que no estén debajo del puente donde estaban antes. Y de día, pues estaría bien aprovechar para que su integración en la ciudad de Pamplona sea mejor".

En respuesta, la concejala Caballero pasa la pelota al tejado del Gobierno de Navarra. "¿Qué tenemos que pensar como comunidad? Si a esas personas se les ha habilitado la estancia en el país, en la comunidad, pues el Gobierno de Navarra, a través de Políticas Migratorias, o el Gobierno de España tendrá que pensar que hay que crear unos recursos residenciales para estas personas. Unos recursos donde puedan vivir, estén atendidos y con cierto seguimiento. Al final no tienen recursos, igual no tienen ni papeles. Entonces, como país no podemos abrir la puerta a personas a las que simplemente no les vamos a dar papeles y encima no les vamos a dar trabajo porque no tienen papeles, y entonces no tienen donde vivir. Es una cadena que creo que sobrepasa a un ayuntamiento". Por ello, pide que el Ejecutivo habilite recursos residenciales más estables, que no se limiten a instalaciones donde estas personas puedan pasar el día: "¿Y dónde duermen? Esto es un albergue de peregrinos que va a terminar en marzo. Yo creo que un régimen residencial tiene que darles soluciones un poco más estables".

Cambio de perfil de las personas sin hogar

El departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra se ha mostrado dispuesto a reevaluar el convenio firmado con el Ayuntamiento de Pamplona -y con los consistorios de Alsasua y Tudela- para subvencionar la apertura de recursos habitacionales para las personas sin hogar, especialmente durante el invierno. "Fuimos prudentes, sobre todo teniendo en cuenta la capacidad económica que teníamos porque los recursos son limitados y no podíamos apoyar un centro de mayores características. También estaba subvencionado a los espacios que podían habilitarse. Habría que valorar ahora si ese incremento que se ha producido a qué está respondiendo y qué necesidades quedan sin cubrir", ha detallado el director general de Protección Social, Andrés Carbonero.

En este sentido, ha reconocido que es necesario un análisis en profundidad sobre quiénes son estas personas y qué necesitan exactamente porque en los últimos años se ha producido un cambio de perfil: "En un principio eran personas itinerantes y con los dispositivos que había, venía a ser una respuesta más que adecuada, no se precisaban más plazas de este tipo de alojamientos. Ahora estamos hablando de un perfil distinto. Son personas con un cierto arraigo en nuestra comunidad. Algunas es verdad que son personas sin papeles, en situación irregular". La situación administrativa condiciona también para encontrar trabajo y, por tanto, para acceder a una vivienda. Derecho que se complica por el elevado precio de los alquileres.

Aquí reside la mayor dificultad detectada hasta ahora: "El tema no es si habilitamos o no unos espacios para alojar una mañana. Es necesario un análisis para saber cuántas viviendas son necesarias para atender a estas personas. Eso es un problema de medio y largo plazo en el que tiene que estar implicada el ayuntamiento, por supuesto, porque son personas que residen en la ciudad, pero también el propio Gobierno foral en la parte de Políticas Migratorias, en la parte de Vivienda y también nosotros de Derechos Sociales. Es un problema complejo, no tiene una solución fácil, porque el acceso a la vivienda es lo que afecta fundamentalmente".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad