Sábado, 28 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Ébola

El ébola deja miles de muertos en el primer año de epidemia

El fallecimiento de un niño en Guinea a principios de diciembre de 2013 es considerado el inicio de la expansión del virus por África Occidental

In this photo taken on Saturday, Nov. 22, 2014, the covered body, foreground, of a man suspected of dying from the Ebola virus, lies in the street as a person, right, walks past in the city center of Monrovia, Liberia.  As infection rates fall in Liberia, the information minister urged people on Thursday, Nov. 27, 2014,  to not let up the fight against Ebola, reiterating the goal of eradicating the disease by the end of the year.  (AP Photo/ Abbas Dulleh)

Abbas Dulleh (AP)

Tenía dos años. Se llamaba Emile y vivía en Meliandou. Justo hace un año por estas fechas comenzó a experimentar los síntomas del ébola. Su muerte el pasado seis de diciembre es considerada la primera del brote que desde entonces ha dejado cerca de 7000 muertos y más de 16.000 infectados.

El virus aparece en la zona en la que se unen Guinea, Liberia y Sierra Leona, países que desde ese momento viven una constante crisis sanitaria. Se han sucedido desde entonces medidas de toda clase. Cuarentenas, cierre de vías de transporte y de playas, prohibiciones a los viajes. Medidas que no han logrado detener la epidemia.

La Organización Mundial de la Salud elevaba la alerta a la opinión pública mundial en agosto, cuando el virus avanzaba hacia otros países como Nigeria, Senegal o Mali. Fuera del continente africano, el virus llegaba a España en agosto. En ese mes moría por la enfermedad el misionero Miguel Pajares. Otro religioso, Manuel García Viejo, fallecía a finales de septiembre, mes en el que también se confirmaba el primer caso en Estados Unidos.

Hace falta más ayuda

La curación del primer caso en Mali o la recuperación de la auxiliar de enfermería Teresa Romero han sido mensajes para la esperanza, pero los organismos internacionales que siguen trabajando en África denuncian que la complacencia de la comunidad internacional está impidiendo que se pueda derrotar al virus. Ha sido la denuncia esta misma semana de la Cruz Roja, quien ha recordado que para poder seguir trabajando en el terreno necesitan más recursos, equipamiento y medidas de protección.

La tasa de mortalidad de este brote, del 60%, ha dejado de crecer exponencialmente en las últimas semanas, pero en la aldea de Emile, en esa zona fronteriza en la que es fácil que las personas pasen de un país a otro, la muerte sigue presente cada día.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?