SER ConsumidorSER Consumidor
Economia y negocios

¿Qué compras con tu carne picada?

OCU denuncia la presencia de otro tipo de carnes y baja calidad e higiene

Los supermercados venden, en muchas ocasiones, lo que se conoce como “burguer meat”, un preparado de carne con varias sustancias

Madrid

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha detectado la presencia de otras especies de carnes, cerdo y ave; un alto nivel de aditivos, baja calidad e higiene deficiente en varios envases de veintidós marcas diferentes de carne picada de vacuno y preparados adquiridos en supermercados e hipermercados.

“Vas a comprar carne picada y lo que te llevas es una mezcla de aditivos, sulfitos, espesantes, cereales o vegetales”, dicen desde la organización, al tiempo que señalan que se trata de una práctica que nuestra legislación permite. Según la información que manejan, los supermercados en realidad venden, en muchas ocasiones, lo que se conoce como “burguer meat”, un preparado de carne que les da la posibilidad legal de “enriquecer” este producto con las sustancias antes mencionadas.

El problema que subyace a todo esto es que, en muchas ocasiones, el consumidor no es realmente consciente de estar comprando este preparado de carne, ya que su etiquetado no contribuye a despejar las dudas. “En el etiquetado se resaltan otros conceptos como picada de vacuno, 100% raza autóctona… y aparece en menor tamaño la realidad. Crees que estás comprando carne picada, pero has elegido un preparado”, comentan los expertos.

Más información

En cuanto a la presencia de carne de otras especies, un análisis del ADN presente en los productos investigados ha permitido a la OCU detectar trazas (menos del 1%) de carne de cerdo y ave en trece de los veintidós productos del estudio. Desde que se desvelara el escándalo de la carne de caballo se fijó en el 1% el límite a partir del cual la presencia de otras carnes constituye motivo de fraude, algo que ha ocurrido en dos de los productos analizados.

Únicamente cinco de los productos obtienen una calificación de calidad “buena” o “muy buena”. La utilización de colágenos, detectada hasta en un 32% en algunas carnes, indica que se trata de cortes de baja calidad y con abundante presencia de tendones. Asimismo, se ha llegado a encontrar porcentajes de grasa muy elevados, superando en ocasiones incluso el 22%.

Pero todavía hay más, y es que la organización de defensa de los consumidores llama la atención sobre el hecho de que, a pesar de la baja calidad, el precio de algunos productos es muy elevado y, en algunos casos, hay preparados de “burguer meat” más caros que la carne picada propiamente dicha. “Una vez más se pone de manifiesto que lo que parece barato puede no serlo tanto”, comentan desde OCU.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad